Cómo las presidentas de Harvard, Penn y MIT cayeron en un error tan grave durante la audiencia sobre antisemitismo (Análisis)

26

Nueva York (CNN) —  Es la primera lección de cualquier clase de comunicación: conoce a tu público. A las líderes universitarias que testificaron la semana pasada ante un combativo panel del Congreso les habría venido bien un curso de repaso.

La semana pasada, cuando se les preguntó si “pedir el genocidio de los judíos” equivalía a intimidación y acoso en el campus, las dirigentes de Harvard, MIT y Penn dudaron. Cada una de ellas ofreció respuestas jurídicas: “depende del contexto”, que quizá no habrían sido noticia si se hubieran pronunciado en una sala de conferencias, en un artículo académico o ante un juez.

No se trataba de un público académico conservador.

Las declaraciones, que perjudicaron su carrera, se produjeron varias horas después de iniciada la audiencia, en respuesta a la representante republicana de Nueva York, Elise Stefanik, una legisladora afín a Trump con predilección por avivar la indignación. Fueron captadas por las cámaras que transmitieron en vivo su testimonio ante un público que ya estaba enardecido por las manifestaciones antiisraelíes que tuvieron lugar en sus elitistas campus en respuesta a los atentados de Hamas del 7 de octubre.

Brooklyn Tech Support

Las rectoras estaban tan sobrepreparados para un juicio que se olvidaron de responder como seres humanos.

“No vieron el bosque a través de los árboles, defendiendo el derecho a la libertad de expresión por encima de la seguridad de los estudiantes”, afirmó en un comunicado Jeffrey Sonnenfeld, profesor de la Facultad de Administración de Yale. “Los dirigentes universitarios tienen el elevado deber de fortificar la verdad y proteger a sus comunidades universitarias del odio, las amenazas y la violencia”.

publicidad

Un grupo bipartidista de más de 70 miembros del Congreso envió el viernes una carta a los miembros de los consejos de administración de Harvard, MIT y Penn exigiendo el despido de sus presidentas.

Liz Magill, expresidenta de la Universidad de Pensilvania, dimitió el sábado. Un día después de su audiencia, intentó aclarar que se centraba en los derechos de la Primera Enmienda y no en “el hecho irrefutable de que un llamamiento al genocidio del pueblo judío es un llamamiento a una de las violencias más terribles que el ser humano puede perpetrar”. Pero aún no se ha disculpado, y su aclaración llegó demasiado tarde para la junta de Penn.

“La semana pasada, Magill dio un paso en falso muy desafortunado, en consonancia con el de otros dos líderes universitarios que se sentaban a su lado, tras cinco horas de agresivo interrogatorio ante una comisión del Congreso”, dijo el expresidente de la junta de la Universidad de Pensilvania, Scott Bok, que también dimitió el sábado.

“Desgastada por meses de implacables ataques externos, no era ella misma el pasado martes”, dijo Bok en su declaración. “Demasiado preparada y demasiado abogada dado el foro hostil y lo mucho que estaba en juego, dio una respuesta legalista a una pregunta moral, y eso estuvo mal. En lo que fueron más de cinco horas de testimonio, la respuesta duró 30 segundos”.

A diferencia de Magill, la presidenta de Harvard, Claudine Gay, se disculpó por sus declaraciones, declarando al Harvard Crimson que “se vio envuelta” en un “intercambio combativo sobre políticas y procedimientos”.

“Lo que debería haber tenido la presencia de ánimo de hacer en ese momento era volver a la verdad que me guía, que es que los llamamientos a la violencia contra nuestra comunidad judía, amenazas a nuestros estudiantes judíos, no tienen cabida en Harvard, y nunca quedarán sin respuesta”, dijo Gay al periódico estudiantil.

La junta directiva del MIT ha expresado su apoyo a su presidenta, Sally Kornbluth.

Para que quede claro: cada una de estas mujeres son líderes profundamente brillantes y competentes. Magill es decana de la Facultad de Derecho de Stanford y trabajó con la magistrada de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg. Gay se licenció en Economía en Stanford y se doctoró en Gobierno en Harvard antes de convertirse el año pasado en la primera presidenta negra de la universidad. Kornbluth es bióloga celular cuyas investigaciones han sido clave para comprender el cáncer.

Por supuesto, ser presidenta significa llevar muchos sombreros, no muy distinto del CEO de una empresa. No basta con ser inteligente y competente: también tienen que saber vender.

Leave A Reply

Your email address will not be published.