Jaime Bayly: Esto no puede seguir así

31

Al escuchar la voz imperiosa y autoritaria de mi madre, prohibiéndome ser quien en verdad soy, obligándome a ser quien en modo alguno podría llegar a ser, me invade una profunda tristeza y decido que no pasaremos las fiestas de fin de año en su casa

Leave A Reply

Your email address will not be published.