El astronauta Frank Rubio perdió un valioso tomate en el espacio, pero sus colegas lo encontraron

28

(CNN) — Quizás en ningún lugar del universo un tomate fresco y maduro sea más valioso que en la Estación Espacial Internacional, donde los astronautas viven durante meses subsistiendo principalmente de productos preenvasados y no perecederos.

Es por eso que el astronauta Frank Rubio se convirtió en la figura central de una desenfadada novela policíaca que tardó meses en resolverse.

Rubio cosechó uno de los primeros tomates jamás cultivados en el espacio a principios de este año. Sin embargo, más tarde, el astronauta admitió que lo extravió.

“Lo puse en una pequeña bolsa, y uno de mis compañeros de equipo estaba haciendo un evento (público) con algunos escolares, y pensé que sería genial mostrárselo a los niños: ‘Hola chicos, este es el primer tomate cosechado en el espacio'”, dijo Rubio durante un evento en octubre. “Estaba bastante seguro de que lo volví a poner con velcro donde se suponía que debía hacerlo… y luego regresé y ya no estaba”.

Brooklyn Tech Support

En el entorno de microgravedad del espacio, cualquier cosa que no esté anclada a una pared corre el riesgo de flotar, destinada a pasar la eternidad oculta detrás de un rincón o grieta dentro del laboratorio orbital del tamaño de un campo de fútbol y de sus pasillos laberínticos.

publicidad

Rubio dijo que probablemente pasó de ocho a 20 horas de su tiempo libre buscando ese tomate.

“Desafortunadamente, porque es parte de la naturaleza humana, mucha gente pensó que probablemente yo me había comido el tomate”, dijo Rubio. “Y quería encontrarlo principalmente para poder demostrar que eso no ocurrió”.

Pero nunca lo encontró.

Rubio regresó a la Tierra el 27 de septiembre mientras el preciado producto seguía aún perdido a bordo de la estación espacial.

Y el tomate permaneció perdido… hasta ahora.

Durante una conferencia de prensa este miércoles, los miembros de la tripulación de siete personas que estaban en la estación espacial revelaron que finalmente habían localizado el tomate.

Rubio “había sido culpado durante bastante tiempo por comerse el tomate”, dijo la astronauta de la NASA Jasmin Moghbeli. “Pero ahora podemos exonerarlo”.

Tomate en la cima de una misión histórica

Los astronautas no revelaron dónde estaba el tomate ni especificaron en qué estado se encontraba cuando lo encontraron.

Rubio supuso en octubre que probablemente ya se había echado a perder hasta convertirse en una podredumbre irreconocible.

“La humedad allí arriba es del 177%, por lo que probablemente se secó hasta el punto de que no se podía saber qué era”, dijo Rubio.

Caso cerrado.

El regreso de Rubio a la Tierra en septiembre fue un momento histórico. Su estadía en la estación espacial, que duró más de un año, estableció un récord: el tiempo más largo que un astronauta estadounidense pasó en un ambiente de microgravedad.

Originalmente, Rubio esperaba pasar sólo seis meses a bordo de la Estación Espacial Internacional. En cambio, registró 371 días después del descubrimiento de una fuga de refrigerante proveniente de su viaje original, una nave espacial rusa Soyuz, mientras estaba atracada en el puesto de avanzada en órbita.

En su entrevista de octubre, Rubio reconoció lo arduos que fueron los momentos del viaje.

“Me permití un día para sentirme triste y compadecerme de mí mismo, y luego traté de realmente tomar una decisión consciente para decir OK, tengamos una buena actitud y tratemos de hacer el mejor trabajo posible”, dijo Rubio sobre el aprendizaje durante su estancia que se ampliaría otros seis meses.

Leave A Reply

Your email address will not be published.