Rodeado de rusos y dispuesto a morir, este soldado ucraniano habilitó un ataque de artillería contra su propia posición | CNN

36

(CNN) — El soldado ucraniano Serhii está sentado en su cama de hospital en una clínica pública del centro de Ucrania. Tiene pequeños trozos de metralla incrustados en las piernas que los médicos no pueden recuperar. A pesar del dolor, dice sentirse bien.

“No puedo creer que ahora esté en el hospital y no en la trinchera. No pensé que sobreviviría”, dice este hombre de 36 años.

Serhii es soldado de infantería de la 80ª Brigada Gallega de Asalto Aéreo. Se alistó en el ejército poco después de que Rusia invadiera Ucrania en febrero de 2022, dejando Finlandia, donde había estado viviendo y trabajando como empleado de mantenimiento durante los 10 años anteriores, para alistarse. En un guiño a su pasado, le dieron el indicativo “Fin”.

Serhii antes de salir a una misión. Su unidad tenía el objetivo de mantener las trincheras de la línea del frente oriental en las afueras de Bakhmut. (Imagen cortesía de Serhii)

Hace un mes, el 27 de octubre, a él y a su unidad se les asignó una misión: mantener las trincheras de la línea del frente oriental en las afueras de Bakhmut. La misión debía durar tres días, pero se alargó dos semanas después de que la unidad quedara inmovilizada por el fuego enemigo. Para algunos de los hombres sería la última misión de su vida.

La unidad había estado sometida a bombardeos constantes durante varios días cuando un mortero explotó cerca del refugio en el que se encontraban Serhii y otros dos hombres, aislando al grupo justo cuando estaban a punto de cambiar de posición.

publicidad

“Todos estábamos heridos. Yo estaba herido en ambas piernas e inmediatamente las toqué para comprobar si seguían allí”, recuerda Serhii.

Los otros dos soldados tenían las piernas y la mandíbula rotas. Uno de ellos estaba tan conmocionado que pidió suicidarse, así que los otros le quitaron el arma. Cuando llegó el equipo de evacuación, Serhii insistió en que se llevaran primero a los otros hombres y que él esperaría a la siguiente oportunidad.

Pero esa oportunidad nunca llegó. Cada vez que llegaban otras unidades, los constantes bombardeos rusos las mantenían inmovilizadas e incapaces de llegar hasta Serhii.

Múltiples equipos de evacuación intentarían llegar a Serhii durante las dos semanas siguientes, pero ninguno pudo conseguirlo y algunos murieron en el intento.

“Estábamos bajo fuego enemigo constante. El enemigo parecía buscar nuestros puntos débiles o poner a prueba nuestra resistencia”, recuerda.

Serhii, que había trabajado en tareas de mantenimiento durante 10 años, se convirtió en soldado de infantería de la 80ª Brigada Gallega de Asalto Aéreo. (Imagen cortesía de Serhii)

Serhii, que había trabajado en tareas de mantenimiento durante 10 años, se convirtió en soldado de infantería de la 80ª Brigada Gallega de Asalto Aéreo. (Imagen cortesía de Serhii)

Con Serhii confinado en su trinchera, su comandante utilizó un avión no tripulado para entregarle artículos de primera necesidad, como agua, analgésicos, chocolatinas e incluso cigarrillos.

“El agua fue un gran problema porque, en primer lugar, el dron no podía recoger botellas grandes de agua. Así que el dron dejaba caer botellas pequeñas envueltas en papel y cinta adhesiva, pero no todas las botellas sobrevivían (a la caída) y a menudo se rompían. El agua se escapaba. Agradecí cada sorbo de agua”, dijo Serhii.

Al mismo tiempo, los drones rusos apuntaban al refugio con cargas más siniestras, y uno de ellos lanzó una granada justo al lado de Serhii, a quien en ese momento se había unido otro soldado ucraniano que había quedado aislado.

“Explotó cerca de la espalda del otro soldado y a medio metro de mí, cerca de mis pies. Resultamos heridos, pero tuvimos suerte de sobrevivir. Era posible evacuar solo a un soldado con heridas críticas. Así que en ese momento me di cuenta que estaba solo”.

Rodeado

Durante los tres días siguientes, Serhii se escondió en su refugio rodeado por el enemigo. Cada hora las tropas rusas se acercaban más y más a su posición. Podía oír sus voces y conocía su plan.

Creyendo que no sobreviviría, Serhii se puso en contacto con su comandante por radio y le susurró las coordenadas del enemigo.

Gracias a Serhii, la artillería ucraniana realizó varios ataques certeros, pero más soldados rusos siguieron tomando posiciones a su alrededor.

“Estaba rodeado de enemigos”, explicó Serhii. “Cuando no pudieron oírme, volví a susurrar las coordenadas por radio y nuestra artillería disparó contra ellos”.

En un momento dado, Serhii pensó que se le había acabado el tiempo cuando un soldado ruso subió a su refugio. El soldado preguntó a Serhii de dónde era y el ucraniano respondió en ruso que tenía una conmoción cerebral y pidió agua. El soldado ruso no le dio agua, sino que se arrastró fuera de la trinchera, aparentemente sin darse cuenta de que Serhii era ucraniano.

“Todavía no entiendo cómo no se dio cuenta de que yo pertenecía a las fuerzas armadas ucranianas. Llevaba un uniforme ucraniano. Mis pantalones estaban sucios, pero era obvio que las botas eran ucranianas”, recuerda Serhii.

Agotados todos los esfuerzos por evacuar a Serhii, su comandante acabó diciéndole que la única salida era arrastrarse y rezar.

Serhii vivió 10 años en Finlandia y se ganó el apodo de "Fin". (Imagen cortesía de Serhii)

Serhii vivió 10 años en Finlandia y se ganó el apodo de “Fin”. (Imagen cortesía de Serhii)

“Tuve que arrastrarme por el foso donde estaban los rusos. Sujetando la radio con la mano izquierda sobre las rodillas, empecé a arrastrarme. Encontré un cable trampa con una granada. Podía oír al comandante por la radio corrigiéndome, pero yo no podía contactar con él. La batería estaba casi agotada. El comandante me gritó que me moviera. Finalmente llegué a las posiciones ucranianas. ‘Fin, sigue moviéndote’, me decían”.

Serhii lleva más de dos semanas recuperándose. Sentado en la cálida sala del hospital, recuerda cómo lamía el agua de lluvia de su trinchera y soñaba con cada sorbo.

Al contar su historia a CNN, Serhii no ve nada heroico en sus acciones.

“Deberían ver lo que hacen nuestros hombres en el frente. Cómo luchan, evacuan y rescatan a sus compañeros. Nuestros chicos están pagando un precio muy alto. Pagan con su sangre. Lo único que quiero es ir a pescar con mis colegas, beber unas cervezas y sentarme en silencio”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.