El año pasado, EE.UU. imprimió una cantidad récord de billetes de US$ 50. Pero no por el motivo que crees

42

Nueva York (CNN) — A menos que seas un ávido coleccionista de divisas, un empleado de la Oficina de Grabado e Impresión (BEP, por sus siglas en inglés) o trabajes en la Reserva Federal, probablemente no sabías que el año pasado se imprimió una cantidad récord de billetes de US$ 50 en Estados Unidos.

El año pasado, el gobierno imprimió 756.096.000 de esos billetes, el total más alto de denominaciones impresas en un año en más de 40 años. Si sumas todos esos 50 dólares, tendrías alrededor de US$ 37.800 millones. Eso es suficiente para permitirle a Yum Brands, Inc., matriz de Taco Bell, una capitalización de mercado de US$ 35.300 millones.

Por lo general, el billete de US$ 50 es una denominación poco común y algo impopular. Incluso existen múltiples supersticiones de que trae mala suerte. (Más sobre esto más adelante). En 2019, solo el 3,5% de todos los billetes impresos en EE.UU. eran de US$ 50. En 2022, esa cifra aumentó al 8,5%, según el BEP.

Entonces, ¿por qué ves más billetes de US$ 50? Sorprendentemente, no tiene nada que ver con la inflación, aunque hoy en día a veces pueda parecer que un artículo que solía costar US$ 20 ahora cuesta US$ 50. (Afortunadamente, la tasa de crecimiento de la inflación se desaceleró a 3,2% en octubre desde su máximo de 9,1% en junio pasado.)

Brooklyn Tech Support

En cambio, todo empezó con la pandemia. La Reserva Federal descubrió que la gente empezó a acumular dinero en efectivo. Y es más fácil guardar billetes de mayor denominación.

publicidad

El edificio de la Reserva Federal Marriner S. Eccles 14 de mayo de 2023 en Washington DC.

El edificio de la Reserva Federal Marriner S. Eccles 14 de mayo de 2023 en Washington DC.

La Reserva Federal mueve los hilos

En julio de 2021, la Reserva Federal señaló que su “orden de impresión para 2022 estaba fuertemente influenciada por la pandemia de Covid-19… la Reserva Federal continúa experimentando una demanda de moneda sin precedentes”.

Un informe posterior de la Reserva Federal de San Francisco confirmó que, después de 2020, los estadounidenses empezaron a llevar más dinero en efectivo en sus carteras, coches, casas y otros lugares.

Entonces, la Reserva Federal ordenó un gran aumento en los billetes de US$ 50. Hasta la pandemia, el billete de US$ 50 había sido uno de los billetes más raros pedidos en años, salvo el billete de US$ 2. Pero para 2021 y 2022, la Reserva Federal ordenó imprimir más billetes de US$ 50 dólares que de US$ 10 y 5.

Para entender por qué se imprimieron tantos billetes de US$ 50, es importante saber cómo funciona el sistema de impresión de dinero. La Reserva Federal no imprime dinero físico; estima la demanda prevista de moneda y el ritmo de deterioro de los billetes que ya están en circulación. Luego, solicita el dinero a la Oficina de Grabado e Impresión, la agencia gubernamental que imprime papel moneda. La Casa de la Moneda de Estados Unidos produce monedas.

Una denominación desafortunada

Pocas personas realmente aman los US$ 50. Existe una vieja superstición que dice que, debido a que el presidente Ulysses S. Grant está en la cara de los US$ 50 y se declaró en quiebra, los billetes están malditos. (El billete de US$ 50 data de 1862, pero la cara de Grant no se añadió hasta 1914).

En 2010, el representante republicano de Carolina del Norte, Patrick McHenry, incluso intentó introducir una medida en el Congreso para reemplazar al decimoctavo presidente Grant por el cuadragésimo presidente Ronald Reagan. El esfuerzo obtuvo cierto apoyo pero finalmente no llegó a ninguna parte.

Según se informa, a los jugadores profesionales y a los casinos no les gusta llevar consigo los billetes, considerándolos una maldición y en parte porque se rumoreaba que el inversionista y gángster de los casinos de Las Vegas, Bugsy Siegel, había muerto con sólo US$ 50 en el bolsillo.

Pero, lo más probable, y de manera más realista, es que la gente tiende a evitar el uso de billetes de US$ 50 debido a que se confunden con billetes de US$ 5 o US$ 20 y muchas tiendas no aceptan billetes de más de US$ 20.

Ulysses S. Grant, decimoctavo presidente de los Estados Unidos de 1869 a 1877.

Ulysses S. Grant, decimoctavo presidente de los Estados Unidos de 1869 a 1877.

La seguridad del efectivo

Un aumento en la demanda de dinero físico en medio de una cuarentena podría no tener sentido a primera vista. Especialmente teniendo en cuenta que, a medida que avanzaba el Covid-19, las empresas en todo Estados Unidos cerraron temporalmente sus tiendas físicas orientadas al cliente y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades desalentaron el uso de efectivo.

Pero la demanda de efectivo físico y el pago real en efectivo son dos cosas distintas, según analistas de la Reserva Federal de San Francisco. La incertidumbre económica y geopolítica naturalmente causa inquietud, lo que lleva a muchas personas a conservar dinero en efectivo que tal vez no intenten gastar de inmediato, concluyeron.

Sus datos también muestran que los estadounidenses están utilizando menos efectivo físico en las compras diarias, y la cantidad que tienen los consumidores sigue siendo elevada en comparación con antes de la pandemia.

Volver a la normalidad

La impresión de varias denominaciones ha vuelto a niveles normales este año, como lo demuestran las órdenes de impresión de la Reserva Federal para 2023 y 2024. En su orden de 2023, la Reserva Federal dijo que su principal impulsor ahora en los pedidos de divisas es la necesidad de reemplazar los billetes dañados (los billetes de US$ 50 duran en promedio 12,2 años, según datos la Reserva Federal; los billetes de US$ 1 duran aproximadamente la mitad).

La Reserva Federal realizó su pedido de divisas para 2024 en julio, con un volumen previsto de billetes de US$ 50 en el rango de 99.200.000 a 211.200.000 billetes, menos de un tercio de la impresión de 2022.

Pero las tenencias de efectivo de los hogares estadounidenses siguen siendo elevadas en comparación con la época anterior a la pandemia, según muestra el informe de la Fed de San Francisco, señalando que los consumidores “continúan teniendo una cantidad significativa de efectivo que es poco probable que se utilice para las compras diarias”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.