Más allá de los fabricantes de automóviles: cómo puede afectar la huelga a la economía estadounidense | CNN

91

(CNN) — Con la histórica huelga de United Auto Workers oficialmente en marcha, los expertos afirman que la economía de EE.UU. ya se está resintiendo, pero no es probable que el impacto lleve al país a una recesión.

“Esto se debe a que la parte sindicalizada de la industria, aunque sigue siendo grande, ya no representa una parte tan importante de la economía nacional como antes”, declaró a CNN Gabriel Ehrlich, experto en previsiones económicas de la Universidad de Michigan.

Pero el impacto final de la huelga depende de factores como su duración, si las empresas despiden a trabajadores de otras plantas, cuántos trabajadores abandonan sus puestos de trabajo y cuánto tardan los sindicatos y las empresas en negociar un acuerdo.

El presidente de la UAW, Shawn Fain, afirmó que no van a “destrozar la economía”. “La verdad es que vamos a destrozar la economía multimillonaria”, dijo.

Brooklyn Tech Support

Y aunque las estimaciones del impacto económico de la huelga no apuntan a “destrozar la economía”, el daño podría ser significativo.

publicidad

Por ejemplo, si todos los trabajadores de UAW en Ford, General Motors y Stellantis hicieran huelga durante 10 días, costaría a la economía estadounidense US$ 5.000 millones, según las estimaciones de Anderson Economic Group.

Otra estimación de Ehrlich parte de la base de que el efecto indirecto inmediato sería mucho menor. Calcula que se perderían ingresos por valor de US$ 440 millones en todo el país si todos los miembros de la UAW hicieran huelga durante dos semanas. Si la huelga dura ocho semanas, calcula que los ingresos nacionales se verían afectados en US$ 9.100 millones.

Así afecta a México la huelga automotriz en EE.UU. 2:16

Estas son las formas en que la economía estadounidense podría verse perjudicada por la huelga:

Las empresas cercanas a los lugares de la huelga verán disminuir sus ingresos

Aunque los miembros de la UAW en huelga recibirán US$ 500 semanales en concepto de paga de huelga, es probable que no les baste para mantener su gasto normal. Esto significa que las empresas locales cercanas a los lugares de la huelga perderán ingresos.

Si la huelga se prolonga lo suficiente, podría llevar a las empresas cercanas a las plantas de automóviles afectadas a despedir trabajadores, dijo Tyler Theile, vicepresidente y director de políticas públicas de Anderson Economic Group.

Los proveedores que trabajan con las tres grandes automotrices podrían tener que despedir a trabajadores

Dado que los inventarios de automóviles a nivel nacional están todavía por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, los tres grandes fabricantes de automóviles van a estar ansiosos por reanudar la producción tan pronto como termine la huelga, dijo Ehrlich. Por eso espera que retrasen todo lo posible la cancelación de los pedidos de piezas necesarias a los proveedores.

Pero cuando los fabricantes de automóviles empiecen a cancelar pedidos, se producirá un efecto dominó en toda la red de proveedores de piezas. Al principio, los proveedores que trabajan directamente con los fabricantes de automóviles, los llamados proveedores de primer nivel, intentarán mantener a los trabajadores en nómina porque les preocupa poder volver a contratarlos si los despiden.

Pero si la huelga se prolonga, no tendrán más remedio que despedir.

Entonces el problema puede extenderse. Los proveedores de segundo nivel, es decir los que abastecen a las empresas de primer nivel, también podrían verse obligados a despedir trabajadores.

Disminuirán los ingresos fiscales

Menos gente trabajando significará que el gobierno no podrá recaudar tantos ingresos fiscales. Esto es importante porque significa que menos programas recibirán los fondos que necesitan.

A nivel estatal, Ehrlich calcula que Michigan, epicentro de muchas de las huelgas, sufrirá un descenso de US$ 10,6 millones en los ingresos fiscales si la huelga dura dos semanas.

GM y Ford hablan de la huelga automotriz en EE.UU. 1:44

Los autos podrían volverse más caros

Anderson Economic Group calcula que dejarán de fabricarse 25.000 vehículos si la huelga dura 10 días. Esto provocaría un aumento de los precios de los coches, sobre todo teniendo en cuenta la escasez de existencias, afirma Theile.

Sin embargo, el impacto de la huelga no se parecerá en nada a la pandemia del covid-19 ni a la escasez de chips informáticos que paralizaron en gran medida toda la industria automovilística estadounidense en los últimos años, según Jonathan Smoke, economista jefe de Cox Automotive.

En la actualidad, los precios de los vehículos nuevos han subido casi un 3% con respecto al año pasado, según el índice de precios al consumo de agosto.

Peter Valdes-Dapena de CNN colaboró con este reporte.

Leave A Reply

Your email address will not be published.