Fieles a la realidad, pero sin el elevado precio, ni funcionalidad: así son las armas señuelo que Ucrania quiere que Rusia destruya

101

(CNN) — Estas armas fueron creadas con un único objetivo: ser destruidas lo más rápido posible. Y en eso, se jacta la empresa siderúrgica detrás de ellas. Estas armas señuelo tienen un éxito notable: cientos han sido atacadas por las fuerzas rusas casi tan pronto como fueron desplegadas.

Cañones D-20 ucranianos, obuses M777 estadounidenses, tubos de mortero, radares de defensa antiaérea… la lista continúa. Si está desplegado y opera en Ucrania, lo más probable es que Metinvest lo haya copiado, o esté en proceso de hacerlo, dentro del pequeño hangar que se encuentra, escondido, en el borde de un vasto polígono industrial en el centro de Ucrania. Allí se encuentra un impresionante conjunto de réplicas de la última tecnología de exterminio estadounidense y europea.

Antes de la guerra, la empresa era el grupo metalúrgico más grande de Ucrania, pero no participaba en la fabricación de armas, según un representante de la empresa que pidió permanecer en el anonimato. De hecho, todavía no lo hace, ya que su única incursión en el mundo del armamento es esta línea secundaria de señuelos, sorprendentemente fieles a la vida real pero que no cuentan con el campo de tiro ni con el elevado precio.

armas señuelo Ucrania

Metinvest fabrica una serie de réplicas de la última tecnología de matanza estadounidense y europea, incluidos obuses ucranianos D-20, obuses M777 de fabricación estadounidense, tubos de mortero y radares de defensa aérea. (Crédito: imagen obtenida por CNN)

El objetivo, dice el portavoz, es doble: salvar vidas ucranianas y engañar a los rusos para que despilfarren sus muy caros drones, proyectiles y misiles kamikazes.

La idea es que, desde el cielo, los señuelos luzcan dignos de ser atacados, sin gastar demasiado. Y eso ha significado lograr un equilibrio en la elección de materiales, complementando la madera contrachapada barata (que no emite la señal térmica adecuada para engañar a los radares y drones rusos buscadores de calor) con suficiente metal para engañarlos.

publicidad

“La guerra es cara y necesitamos que los rusos gasten dinero usando drones y misiles para destruir nuestros señuelos”, explica el portavoz de Metinvest. “Después de todo, los drones y los misiles son caros. Nuestros modelos son mucho, mucho más baratos”.

Tomemos, por ejemplo, el obús M777 de 155 mm. El modelo real cuesta varios millones de dólares. La versión de Metinvest cuesta menos de US$ 1.000 y no requiere nada más sofisticado que viejas tuberías de alcantarillado. Pero –y este es el punto– a las fuerzas rusas les cuesta tanto destruir con un ataque con aviones no tripulados como con uno real.

Armas señuelo Ucrania

Si un diseño sobrevive demasiado tiempo en el campo, los diseñadores de señuelos de la compañía vuelven a la mesa de dibujo, lo que da como resultado un catálogo largo y variado de armamento falso. (Crédito: Obtenido por CNN)

“Después de cada ataque, los militares nos entregan los restos de los trofeos”, explica el portavoz de la empresa, “nosotros los recogemos. Si nuestro señuelo fue destruido, entonces no trabajamos en vano”.

Inicialmente los señuelos eran bastante toscos, dice él. Cuando comenzó la guerra, los trabajadores de la empresa se apresuraron a hacer réplicas para llevarlas rápidamente al frente, con el fin de que Ucrania pareciera mejor armada de lo que realmente estaba. Pero a medida que la guerra avanza y el armamento que llega al país se vuelve cada vez más sofisticado, también lo hacen los señuelos de Metinvest.

La verdadera prueba ahora –la medida del éxito de cada señuelo– es cuánto tiempo permanecen en el campo. Si un diseño sobrevive demasiado tiempo, los diseñadores de señuelos de la empresa vuelven a la mesa de dibujo. Como resultado, el catálogo de armamento falso de la compañía se está volviendo impresionantemente largo y variado.

“No contamos el número de señuelos producidos, sino el número de los destruidos, y esto es lo principal para nosotros”, afirma el portavoz. “Cuanto antes se destruyan nuestros señuelos, mejor para nosotros”.

Hasta ahora, dice, muchos centenares han sido destruidos y la empresa está luchando para satisfacer las demandas del ejército. Nos muestra fotografías de los señuelos en el campo, en distintas etapas de su corta vida, hasta que finalmente encuentra una imagen de la que se siente especialmente orgulloso.

Muestra, colgada de un árbol en algún lugar de Ucrania, una efigie de tamaño natural del presidente de Rusia Vladimir Putin. También es obra de sus hombres, dice con satisfacción, y espera que pronto, al igual que las armas, sea cosa del pasado.

Brooklyn Tech Support

Leave A Reply

Your email address will not be published.