Carmen Conesa: "La amistad ayuda a superar momentos difíciles. Es transformadora e inspiradora"

34

Carmen Conesa (Barcelona, 1960) siempre ha tenido facilidad para la comedia, pero no es lo único para lo que está dotada. Canta, baila, pinta y hasta capitanea barcos, como nos descubre en esta entrevista que mantenemos cerca del Teatro Alcázar, donde está ayudando a sofocar el verano con una comedia ambientada en la montaña. Por su aspecto físico parecería capaz de ascender sin esfuerzo cualquier pico y en la conversación confiesa que se ha hecho unos cuantos kilómetros corriendo esa misma mañana.  

Carmen Conesa protagoniza 'Paso a Paso' en el Teatro Alcázar
Carmen Conesa protagoniza ‘Paso a Paso’ en el Teatro Alcázar
@geraldineleloutre

Una escapada de amigas a la montaña puede resultar sanadora, como la de Paso a Paso, pero también puede convertirse en pesadilla. ¿Cómo reacciona ante una situación así?Sí, me ha pasado, pero soy bastante tolerante. Mis amigas me dicen que soy pasota. Yo nunca entro en conflicto porque antes me voy. ¡No me enfado con nadie! La gente que quiere discutir conmigo no encuentra manera. Si necesitan polemizar es por un problema suyo, no mío. En esto soy muy zen.

En esta comedia habla sobre cómo afrontar una ruptura amorosa: compartirlo o curarlo en soledad. ¿Qué es más efectivo?Siempre abogo por contarlo a los buenos amigos. Exteriorizar la herida hace que se cure. El problema de dejarlo dentro es peor.

¿No lo hacemos a veces por vergüenza a mostrarnos débiles o resquebrajados?Es bonito ver a una persona resquebrajada. Somos humanos. Es un acto de humildad por una parte y un acto de amor por otra, al poder ayudar.

Orson Welles decía que había contratado a amigos sin ser los más idóneos, pero para él la lealtad en la amistad está por encima de todo. ¿Se ha metido en proyectos con amigos sin ser lo que más le convenía?Sí pero siempre me ha ido bien, porque al final ellos han demostrado ser muy talentosos. La gente hace clanes de amigos y es maravilloso trabajar así. Almodóvar trabaja con sus amigos, Alaska con los suyos…

Brooklyn Tech Support

¿Las carreras de los actores no están trazadas, en parte, por las afinidades y los amoríos?En mi caso, las historias de amor han surgido después, por la admiración que causa alguna persona. No he elegido un trabajo porque me gustara este o me atrajera aquel otro, pero de las funciones que he hecho siempre me he llevado grandísimos amigos.

El personaje de Eva Barceló es el más cercano. La que en vez de barritas de cereales lleva los dulces que todas desean en algún momento.Es terrenal, mucho más práctica. Da el contrapunto y contacta mucho con el público. Diana y yo somos más estereotipados de alguna manera.

Su personaje encadena relaciones superficiales pero al final parece muy ilusionada con su propia boda. ¿No parece un poco paradójico?Sí, es absurdo. Antiguo. Pero hay mucha gente que quiere casarse. Quieren sentirse reina o príncipe por un día. Los actores nos disfrazamos todo el tiempo y una boda va de disfrazarse. 

Luego están las dichosas despedidas de soltero que sufrimos en los trenes y vemos por las calles.Las despedidas de soltero son un carnaval, un show, un ritual como si fuera de una tribu, pero está bien que lo hagan.

“Nunca he tenido redes sociales, sólo whatsapp. Además no leo nada en el smartphone, me gusta el papel, pasar las páginas del periódico”

En la obra también se refleja algo muy habitual: la imposibilidad de desconectar. Aunque te vayas al quinto pino sigues enganchado a través del smartphone.Yo nunca he tenido redes sociales, sólo whatsapp. Además no leo nada en el smartphone, me gusta el papel, pasar las páginas del periódico que compro dos o tres veces por semana. De todos modos, se puede recurrir a la llamada telefónica, que es lo que siempre hemos hecho.

Carmen Conesa en la comedia de Peter Quilter 'Paso a Paso'
Carmen Conesa en la comedia de Peter Quilter ‘Paso a Paso’
@geraldineleloutre
Carmen Conesa en primer plano

Carmen Conesa, actriz.

  • Barcelona, 1960.

Estudió Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y pasó por el teatro catalán hasta debutar en cine con A la pálida luz de la luna (1985). En los años siguientes rueda, entre otros filmes, ‘El caballero del dragón’ (1985), de Fernando Colomo, ‘La noche más larga’ (1991), de José Luis García Sánchez, ‘Cómo ser mujer y no morir en el intento’ (1991), de Ana Belén, o ‘Makinavaja, el último choriso’ (1992). La mayor popularidad le llega a través de la televisión cuando protagoniza junto a Diana Peñalver, ‘Las chicas de hoy en día’ (1991-1992). Ha participado en numerosos musicales y obras de teatro, bajo la dirección de Josep María Flotats, Mario Gas o Juan Carlos Pérez de la Fuente.

La serie Chicas de hoy en día le unió a Diana Peñalver. ¿Han trabajado después juntas?Nunca, pero somos muy amigas desde entonces y quedamos muy a menudo.

¿Tendría éxito hoy en día una serie como esta, o el espectador actual ha cambiado demasiado?Puede que suene a prehistoria, pero hay un revival de los ochenta y el rollo de la ropa llama mucho la atención. Mi hija me dice “¡qué fuerte cómo vestíais!”. Eran capítulos de 25 minutos y estaba rodada en cine por Fernando Colomo y otros directores como Iborra o Barroso. Tenía una audiencia de 11 millones de telespectadores porque solamente había dos cadenas de televisión, aunque entonces estaba empezando Tele 5. No había móviles y sólo se podía ver una de las dos cadenas, La 1 o el UHF, o ir al cine. Eso se acabó.

Ha dedicado a la música una buena parte de su carrera.He tenido un grupo de jazz durante mucho tiempo pero cuando mi pianista, Pepe Torres, murió de una embolia quedé un poco descolocada. Luego he seguido cantando pero perdí un poco la ilusión. Le quería mucho. También tuve una big band con 10 músicos y grabé una versión de Soy minero, por ejemplo.

¿Le gustaría seguir haciendo teatro musical?Por supuesto. Lo último que hice fue La Familia Addams, durante dos años. Morticia ha sido un papel maravilloso. Antes también estuve en Follies de Mario Gas o Chicago, en el año 2000. En los siete últimos espectáculos he tocado el piano, salvo en esta función, Paso a Paso,. En febrero estaré en el Teatro Abadía, con Reyes del Mundo, donde además tocaré el saxo y la guitarra. También he hecho mucha zarzuela.

“Cuando empecé lo que me interesaba era el baile y la pintura, no el teatro”

¿Cuáles son los recuerdos de sus inicios como actriz, en aquella versión musical de Historia de un caballo con José María Rodero?Yo estaba estudiando Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y a la vez tomando clases de baile. A mí lo que me interesaba era el baile y la pintura, no el teatro. Eso de hablar me parecía un rollo patatero (ríe). Nos avisaron en la escuela porque necesitaban bailarines y cantantes para esa función. Todos los alumnos se fueron al casting pero a mí no me apetecía hacer esa obra y no hice la prueba. Me quedé fuera con una amiga y a un ayudante de dirección les debimos gustar, así que nos eligieron. Ese fue mi primer sueldo de teatro con 19 años.

¿Algún actor que le haya impresionado trabajar a su lado?Muchos. Tengo grandes recuerdos de José María Rodero en esa función, donde también estaban María José Alfonso y Paco Valladares. Con Flotats estuve en dos montajes, Beaumarchais y Stalin. Adoro a Josep María. Le pinté un cuadro de él haciendo de Stalin.

“Como actriz, si no sólo das la réplica, sino que observas y aprendes, te haces más grande gracias a los maestros”

Retrato de Josep M. Flotats caracterizado como Stalin
Retrato de Josep M. Flotats caracterizado como Stalin
Carmen Conesa

Es muy buena pintoraHago exposiciones y acabo de vender unos cuadros. En Madrid expuse más de setenta obras en Casa de Vacas.

También actuó con Amparo Rivelles, Juan Luis Galiardo…Con Juan Luis Galiardo hice Las últimas lunas. Era un actor brutal, le adoraba. Debuté como actriz con Amparo Rivelles, haciendo El abanico de Lady Windermere en este teatro, el Alcázar, dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente. También estaban Margot Cottens, Maruchi Fresno y Juan Carlos Rubio. Recuerdo a Nati Mistral a Vicente Parra… Hice televisión con Constantino Romero. He tenido tanta suerte al estar con maestros de ese talento, que en el fondo están en mi corazón. Trabajo no me ha faltado nunca.

Si tuviera que elegir algunos papeles que le han permitido crecer como actriz, ¿cuáles serían?Con todos los papeles se avanza, pero hay algunos que te marcan como cuando hice La loba, con Nuria Espert. También en Stalin, con Flotats. Si no sólo das la réplica, sino que observas y aprendes, te haces más grande gracias a los grandes actores con los que trabajas.

“Me gusta aprender y tener la cabeza siempre despierta. Estoy estudiando Filosofía e Historia del Arte, por la UNED”

Además es capitán de barco, ¡nada menos!El título lo saqué durante el confinamiento, porque me gusta estudiar cuando tengo tiempo. Aprender y tener la cabeza siempre despierta. Ahora estoy estudiando Filosofía e Historia del Arte, por la UNED. Al hacer las prácticas de capitán en Valencia doce, once hombres y yo. Entonces me dije “voy a escribir una historia”, y con Miguel del Arco hemos hecho un guión para un documental sobre cinco capitanas navegando por el Mediterráneo, todas mayores de 50 años, una de ellas es una sueca que ha estado siete años navegando en solitario.. Serán entrevistas a mujeres relacionadas con el mar. 

¿Todo el Mediterráneo o sólo España?Todo el Mediterráneo: Grecia, el Peloponeso, el Adriático… Pero necesitamos un barco de apoyo. Me hace mucha ilusión reivindicar a las mujeres capitanas en el mar, pero también a las fareras, por ejemplo. También me gustaría dar una vuelta al mundo, como proyecto vital.

Carmen Conesa, Eva Barceló y Diana Peñalver en 'Paso a Paso'
Carmen Conesa, Eva Barceló y Diana Peñalver en ‘Paso a Paso’
Adolfo Ortega

Finalizando por donde empezábamos, en esta función la amistad es la base fundamental, ¿debe serlo también en nuestras vidas?Creo que es lo más importante, incluso por encima del amor, aunque amistad y amor casi son una misma palabra. Es esencial para vivir y aprender a vivir. Incluso para morir mejor. Cuando se acaban los romances y los amores, sigue la amistad, con otras personas o con las mismas. La amistad es transformadora e inspiradora. Te ayuda a superar momentos difíciles y hay que cultivarla y cuidarla. Llamar a los amigos periódicamente, pero no para pedirles algo, sino para preguntarles “¿estás bien?, ¿nos tomamos un café?” o simplemente “te quiero”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.