Salvatore Mancuso afirma que paramilitares apoyaron elecciones de Uribe y Pastrana en Colombia

47

El exjefe paramilitar colombiano Salvatore Mancuso reveló este lunes que las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) “intervinieron de manera directa” en las elecciones del Congreso y en los comicios generales en los que ganaron la presidencia Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010).

Esta afirmación la realizó el tercer día de la ‘Audiencia Única de Verdad’, ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), mecanismo de justicia transicional surgido tras la firma de los Acuerdos de Paz en 2016, al que Mancuso aspira someterse para recibir algunos beneficios judiciales.

Durante su exposición, Mancuso se refirió a los homicidios de líderes políticos y sindicalistas llevados a cabo por ese grupo paramilitar, que operaba en coordinación con las autoridades y los cuerpos de seguridad del Estado como “parte de un plan de lucha contra la guerrilla“.

Del mismo modo, mencionó a las empresas estatales, como la petrolera Ecopetrol, y las privadas, como Postobón, que se sirvieron de la actuación de los paramilitares para resguardar sus plantas y centros de operaciones.

El excomandante de las AUC reconoció la responsabilidad de ese grupo contrairsurgente de extrema derecha en varias masacres ocurridas entre mediados de los años 90 y principios de 2000.

Apoyo a expresidentes

Mancuso sostuvo que en 2002, las autodefensas “intervinieron de manera directa” en las elecciones al Congreso, realizadas el 10 de marzo, y también las presidenciales de ese año, llevadas a cabo en mayo.

Uribe, quien rompió con el Partido Liberal y se presentó como independiente, ganó los comicios de 2002, donde quedó en segundo lugar el político liberal Horacio Serpa.

Al respecto, el también exmandatario Iván Duque, abanderado del partido uribista Centro Democrático, catalogó los señalamientos hechos por Mancuso al también exsenador como una “venganza“.

“La tal ‘verdad’ de Mancuso es una venganza con el Gobierno que lo sometió a la Justicia y lo extraditó a los EE.UU. Por supuesto, lo que busca, es eludir sus crímenes en Colombia“, escribió Duque en su cuenta de Twitter.

El exjefe paramilitar, extraditado de EE.UU. a Colombia en 2008, agregó que también hubo respaldo a los candidatos Serpa y Pastrana, del Partido Conservador, durante el proceso electoral de 1998. 

El expresidente Pastrana reaccionó a lo dicho por el exjefe paramilitar y exigió en un trino “que muestre hoy mismo, siquiera, una prueba de apoyos o infiltración de dineros del narcoterrorismo paramilitar” en su campaña presidencial. 

Sin embargo, Mancuso solicitó abordar este tema “en privado“, por lo que no ofreció más detalles.

Respaldo a parlamentarios y alcaldes

Sobre el control en las elecciones, reconoció que “hubo pactos con diferentes políticos“, entre ellos los excongresistas de distintos partidos, como Eleonora Pineda, Miguel Alfonso de la Espriella, Mario Salomón, Zulema Jattín, Juan Manuel López Cabrales y Julio Manzur.

Todos estos exparlamentarios han sido vinculados anteriormente con la llamada ‘parapolítica’, un escándalo donde se revelaron los nexos con el paramilitarismo.

Del mismo modo, se refirió a acuerdos donde se estableció la elección de alcaldes por doce años. Las AUC buscaban posicionar su “proyecto político” relacionado con “la solución de problemas insatisfechos en la zona, apoyo a los procesos de paz, seguridad y negociaciones”.

Homicidios y masacres

Mancuso ratificó que las AUC estuvieron vinculadas a los asesinatos del exalcade del municipio de Tierralta (Córdoba), Héctor Acosta, en 2001, ocurrido dos meses luego de culminar su mandato.

Asimismo, asumió la responsabilidad de ese grupo paramilitar en el homicidio del presidente de la Unión Sindical Obrera (USO), Aury Sará Marrugo, en el departamento de Bolívar, también en 2001.

Sobre varias masacres en el municipio de Tibú (Norte de Santander), en 1999, sostuvo que hubo coordinación con la Fuerza Pública y aportó el nombre de varios generales que habrían participado.

Petro alerta sobre sectores que buscan provocar una "ruptura constitucional" en Colombia

En cuanto a las 14 masacres ocurridas en la región de Montes de María (Bolívar), entre 1999 y 2001, también admitió la participación de las AUC junto al Ejército.

Se refirió también a las masacres de La Granja y El Aro, ambas en Antioquia, perpetradas en 1996 y 1997, respectivamente, y expresó que “hubo coordinación desde un año antes de la operación“.

Sobre la masacre de Pavarandó, en el municipio antioqueño de Mutatá, ocurrida en 1998, dijo que se realizó junto a la Brigada 17, que funcionaba en ese departamento.

Respaldos

Recordó el apoyo de las AUC al exsenador y expresidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), Jorge Visbal Martelo, y al gerente del Fondo Ganadero de Córdoba, Rodrigo García Caicedo.

Manifestó que los paramilitares también tuvieron “relaciones a muy alto nivel” con la Fiscalía colombiana y con su titular.

Destacó que a través del ente acusador lograron el nombramiento de la directora del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), Rosalba Negrete, y a las exfiscales Ana María Flórez y Magaly Moreno.

También se refirió a acuerdos alcanzados con Ecopetrol, que se beneficiaba de la presencia paramilitar “en las zonas donde la guerrilla dinamitaba los oleoductos, disminuyendo estas acciones”. De igual manera, afirmó que las empresas de bebidas Postobón y Bavaria se sirvieron de sus acciones.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Leave A Reply

Your email address will not be published.