Investigadores platenses encabezaron un gran descubrimiento en Egipto

46

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata encabezó y concretó el hallazgo de la entrada original a la tumba de Amenmose, localizada en la ribera occidental de la actual ciudad de Luxor, la antigua Tebas, en Egipto. El equipo académico a cargo del Proyecto Amenmose contó también contó participación de especialistas del Conicet y de las universidades de Córdoba, Tucumán y Buenos Aires.

“Finalizó la tercera campaña del Proyecto Amenmose. Conseguimos el objetivo de encontrar la entrada original a la tumba de Amenmose, y no tenemos más que palabras de gratitud”, comunicaron desde el Proyecto. Asimismo manifestaron agradecimiento a “Al Rais Ali Fahrouk y Omar Fahrouk, al Inspector Mahmoud Soliman, a los trabajadores, y a todas las personas que con su generosidad y apoyo hicieron posible este mes de excavación en Egipto“.

Según describió la doctora Andrea Zingarelli, directora del proyecto y docente de la Facultad de Humanidades de la UNLP, “esta tumba tiene más 3.500 años antigüedad y sus pinturas y relieves hasta nuestra primera campaña en 2020 nunca fueron restaurados ni estudiados en profundidad”.

Zingarelli explicó: “El proyecto que venimos desarrollando desde 2019 se ha enfocado en la conservación del monumento, en sus pinturas y relieves. De este modo, el proyecto argentino contribuye a la conservación de un sitio de valor patrimonial mundial; de acuerdo a la convención de la UNESCO de 1979, que incluye a Tebas y sus necrópolis entre los sitios declarados patrimonio de la humanidad”.

La tumba capilla del “trabajador de la necrópolis de Amón” Amenmose consta de dos salas y tiene forma de T. Actualmente la entrada a la tumba es a través de un túnel y un agujero de 50 por 37 cm. desde una tumba vecina. Debido a esto, es necesario encontrar la entrada original para efectuar los trabajos de conservación.

Brooklyn Tech Support

Las ocho paredes de la tumba de Amenmose están pintadas con motivos figurativos, mientras que las jambas y el dintel de la entrada al pasaje y la pared sur de este último están talladas en bajo relieve.

Si bien los trabajos de investigación comenzaron en 2019 y prosiguieron 2022 tras la pandemia y complementando distintas etapas abocadas a trabajos de restauración, para este año el proyecto propuso “excavar y encontrar la entrada original que se encuentra bajo unos cinco metros de sedimentos y escombros desde el siglo XIX”.

“La entrada principal a la tumba debe abrirse para que podamos ingresar fácilmente una serie de máquinas y accesorios para los trabajos de restauración debido a la dificultad de completar el trabajo a través del ingreso actual por el pequeño hueco”, sostuvo.

“Antes de que se inicien los trabajos de excavación para monitorear la estabilidad de la tumba se realizaron “tests de yeso para monitorear posibles movimientos de la fractura presente en el techo, arrojando resultados positivos. Dado que no se encontraron grietas en los tests, después de dos años, se concluye que no hubo movimientos que pudieran ser peligrosos para la estabilidad de la tumba”, explicó.

La experta había señalado respecto de la importancia de este enorme avance que “no se podrían completar los trabajos de restauración si no se abre la entrada principal de la tumba, debido a que los disolventes orgánicos requieren un ambiente con ventilación y una adecuada temperatura y humedad relativa, que brinde seguridad al equipo de trabajo al crear un ambiente seguro de trabajo”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.