Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

En medio de dudas, el comercio mundial busca reacomodarse

3

Los cambios obligados en las preferencias y hábitos de consumo debido a la pandemia, es decir, la compra de más productos para preparar en casa, el desplome de las salidas a comer o a actividades culturales y espectáculos, y el repunte de la demanda de mercancías y servicios a domicilio, han generado un importante ajuste en las cadenas de comercio mundial.

Y este reacomodo está llevando a las empresas de transporte marítimo y logística a replantear su operación bajo esta nueva realidad, sobre la cual hay cosas claras, como la consolidación de la tendencia del comercio electrónico, pero también incertidumbres sobre el nivel de demanda para la temporada de fin de año, que será definitiva para proyectar los nuevos patrones de consumo y los planes futuros de quienes operan estas cadenas globales que hacen posible el intercambio de bienes y servicios.

(Le puede interesar: ‘Bancos miden fuerzas para controlar el negocio de los pagos digitales’).

Y es que si bien en varios países la vacunación ya comenzó, la primera pregunta es, dependiendo de la velocidad de ese proceso, qué va a pasar con el consumo de productos físicos, porque la que más sufrió durante la pandemia fue la industria de servicios, como los restaurantes, tiendas, música, espectáculos y teatro, entre otros, que generan un importante nivel de pedidos de alimentos, bebidas y miles de insumos relacionados.

Robbert van Trooijen, presidente ejecutivo de Maersk para Latinoamérica, empresa con el 15 por ciento de la capacidad de buques en el mundo y el 20 por ciento de los barcos del comercio de América Latina, explica que el consumidor se movió de la compra de servicios en estos sitios a un consumo de productos físicos llevados hasta la puerta de la casa, y dejó de buscarlos en las tiendas, situación que implica un cambio para la operación de la compañía.

“Estamos lidiando con varios cambios de demanda de forma inmediata y muchas veces de forma imprevisible, y ante esto hay que responder con agilidad. La relación de consumo de servicios y consumo de productos va a tener un rebalanceo, consumiendo más servicios, pero potencialmente algo menos de productos físicos”, recalca.

Y es que, según los más recientes datos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el crecimiento del volumen del comercio mundial de mercancías se mantuvo firme en el cuarto trimestre del 2020, después de que el comercio se recuperó en el tercer trimestre del profundo desplome provocado por la pandemia.

No obstante, la entidad advirtió que ve poco probable que el ritmo de expansión en la última parte del 2020 se mantenga en el primer semestre de 2021, ya que los principales indicadores parecen haber alcanzado el nivel máximo, según los datos más recientes del barómetro sobre el Comercio de Mercancías de la OMC, publicados el 18 de febrero.

(Además: ‘No todo lo que brilla es bitcóin’).

En el reporte, la OMC recalca que si bien dichos indicadores están por encima de la tendencia o en este nivel, los pedidos de exportación (índice de 103,4) y los productos de automoción (índice de 99,8) muestran signos de desaceleración después de haber bajado.

A su turno, el índice de envío de contenedores (107,3) y flete aéreo (99,4), aunque aumentan y ello sugiere un crecimiento más rápido que el promedio, los datos recientes de alta frecuencia muestran que el transporte de contenedores se ha hundido en el nuevo año.

El directivo de Maersk confirma que aunque existe la posibilidad de que la demanda cambie, hasta el tercer año se mantendrán las tendencias y solo la dinámica del tercer trimestre, cuando se espera la demanda para la temporada de fin de año, será una prueba clave “para ver si nos vamos para una temporada alta”.

“Unas cosas cambiarán para siempre y otras no están tan claras, como por ejemplo el consumo de servicios comparado con el de productos físicos”, precisó.

Colombia se destaca

Según Robbert van Trooijen, en medio del fuerte declive del flujo de mercancías y la incertidumbre existente, la historia de exportaciones marítimas totales de Colombia en 2020 fue positiva, ya que no existen muchos países del mundo que crecieron casi 5 por ciento la exportación de productos diferentes a las materias primas, y el 4,8 por ciento de avance del país en volumen de exportación marítima total de carga es destacable.

“La producción agrícola continuaba, la mercadería seguía y los aviones continuaron. Para mí es una historia de éxito y por eso estamos superpositivos sobre el potencial que tiene Colombia, no pensando en petróleo ni carbón, sino en productos agrícolas, que son los que transportamos”, señaló.

Al respecto, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, dijo la semana anterior, durante el lanzamiento del Plan Vallejo Exprés, que al término del 2020 las exportaciones no mineras, es decir las de alimentos y del sector agrícola, fueron las más altas que ha tenido Colombia en su historia y en medio de la pandemia, por lo cual se continúa trabajando en esa dirección.

De acuerdo con el ministro, “tenemos tasas de crecimiento del 24 por ciento en el último mes, incluyendo la industria, en sectores no mineros”.

(En contexto: ‘Exportaciones de agroalimentos del país crecieron 7 por ciento en 2020’).

Según el Departamento Nacional de Estadísticas (Dane), durante el 2020 las ventas al exterior de productos agropecuarios, alimentos y bebidas cerraron en 7.872,9 millones de dólares, superiores en 510 millones de dólares al registro del 2019, para un aumento del 6,9 por ciento en el valor comercializado.

“Hay mucha carga refrigerada, mucha carga agrícola y es algo positivo. Si colocamos las tres marcas del grupo, que son Maersk, Hamburg SUD y Sealand, estamos en una posición muy fuerte en el mercado, y es por esto que es nuestra obligación ayudar a los clientes con la cadena de suministro”, agregó el directivo de Maersk para América Latina.

América Latina, una página en blanco

Para Robbert van Trooijen, presidente Ejecutivo de Maersk para Latinoamérica, después de la pandemia, la historia del comercio en la región es una página blanca. “Ni el mercado ni nosotros sabemos qué va a pasar con América Latina a nivel comercio, a nivel del transporte marítimo”, indicó.

Y sostuvo que si bien se prevé que la perspectiva apunta a una continuación de la situación de hoy, si por ejemplo todos los consumidores dejan de comprar productos y electrodomésticos, y deciden priorizar sus gastos y optan por utilizar su dinero en servicios, será otro el escenario.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
SUBEDITOR DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS
EN TWITTER: @omarahu

Encuentre también en Economía:

‘Gobierno corporativo y autonomía operativa deben mantenerse’: ISA

Reservas probadas netas de Ecopetrol disminuyeron 6,5 % el año pasado

Pese a la crisis, el 63 % de las empresas mantuvieron su personal

Fuente: El Tiempo https://www.eltiempo.com/economia/sectores/pandemia-razones-por-las-cuales-el-comercio-mundial-tiene-que-cambiar-y-reacomodarse-568523

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: