Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

El G7 busca contrarrestar la influyente diplomacia de las vacunas de Rusia y China

6

El ‘premier’ Boris Johnson se convierte este viernes en el anfitrión de una reunión virtual de los líderes del G7, previa a la cumbre prevista este junio en Cornualles. La cita es sumamente significativa. Y ya no solo por producirse en medio de una pandemia que ha puesto en jaque a los gobiernos de ambos lados del Atlántico. Se trata de la primera oportunidad en la era pos-Brexit en la que Reino Unido debe demostrar que sigue siendo un protagonista de peso en el tablero internacional. Y supone también el estreno de Joe Biden tras su nombramiento como presidente de Estados Unidos.

Las vacunas centrarán las discusiones. Y ya se han vivido las primeras tensiones al respecto. Johnson quiere establecer el objetivo de 100 días para el desarrollo de nuevas vacunas cuando surjan nuevas enfermedades. Además se ha comprometido a donar la mayor parte del excedente de suministro de vacunas del Reino Unido al programa Covax, de ayuda a los países en desarrollo.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson, sujeta una dosis de la vacuna de Oxford-AstraZeneca. (Reuters)

Eso sí, la decisión sobre cuándo y cuántas dosis se donarán no se tomará hasta a finales de año, una vez se haya completado la campaña de vacunación en el Reino Unido (donde más de 16 millones de personas han recibido el primer pinchazo) y se haya valorado si se necesitan dosis de refuerzo. A día de hoy, el Gobierno británico —que ya ha donado 548 millones de libras a este programa internacional avalado por la OMS— ha pedido más de 400 millones de dosis de varias vacunas, por lo que, en teoría, tendría que sobrar una cantidad importante una vez todos los adultos estén vacunados.

Pero las ONG contra pobreza señalan que la medida de Downing Street no es suficiente. Y, en este sentido, lo que plantea el presidente francés, Emmanuel Macron, es que los países más ricos deberían enviar entre un 4 y un 5% de sus actuales suministros a las naciones más necesitadas.

‘Diplomacia’ de las vacunas

“Estamos viviendo una aceleración sin precedentes de la desigualdad global y también es políticamente insostenible porque está allanando el camino para una guerra de influencia sobre las vacunas”, señala el presidente francés en una entrevista en ‘Financial Times’. “Pueden ver la estrategia china y rusa”, matizó.

Ahí está la clave de todo. Las donaciones que discuten ahora el G7 (Reino Unido, los Estados Unidos, Francia, Japón, Alemania, Italia y Canadá) no se tratan simplemente de un acto humanitario. Hasta que la pandemia esté bajo control, la posibilidad de que surjan variantes peligrosas sigue siendo alta y, de alguna manera, viene a ser una medida de protección. Pero, ante todo, lo que busca ahora el G7 es hacer frente a la donaciones que ya están realizando tanto el régimen de Vladímir Putin como el de Xi Jinping, con las que buscan incrementar su influencia internacional.

Foto: Una mujer se vacuna con una dosis de Sinopharm en Belgrado. (Reuters)

Moscú ya ha negociado acuerdos con más de 50 países para su vacuna Sputnik V, incluyendo Hungría —que es miembro de la UE— y Serbia —que pretende unirse pronto al bloque—. Belgrado también se ha unido al juego de la diplomacia de las vacunas, donando 2.000 dosis de Sputnik al vecino Montenegro.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, planteó el jueves “por qué todavía nos preguntamos qué hace Rusia ofreciendo teóricamente millones de millones de dosis [a países extranjeros] sin avanzar lo suficiente en la vacunación de su propia gente”.

No es que Johnson y Macron tengan una química especial, sobre todo tras las largas negociaciones del Brexit y la reciente guerra por la efectividad de la vacuna británica Oxford-AstraZeneca. La propuesta del presidente francés de donar el 5% del suministro actual de vacunas es una política que choca directamente con los planes del Reino Unido y Estados Unidos. Pero Johnson no actúa, en esta ocasión, solo como primer ministro británico. Es también el anfitrión. Y, como tal, debe tratar de encontrar un entendimiento.

Líderes de los países del G7 en videoconferencia. (EFE)

La ONG contra la pobreza, ONE, señala que Australia, Canadá, Japón, el Reino Unido, los Estados Unidos y la UE ya han asegurado más de 3.000 millones de dosis, 1.200 millones más de lo que necesitan para proteger a toda su población con las dos inyecciones.

Liga “de las democracias”

Por otra parte, Johnson quiere aprovechar este año su presidencia del G7 para transformarlo en un club D10. El ‘premier’ aspira ahora a convertirse en el capitán de la lucha contra estados autoritarios. En esta línea, el líder ‘tory’ ha invitado a India, Australia y Corea del Sur a la cumbre del próximo verano, en la que el Reino Unido actuará como anfitrión.

La idea de una agrupación D10 concuerda con el plan de Biden de celebrar una cumbre de las democracias. De este modo, Johnson pretende estrechar los vínculos con el nuevo presidente norteamericano, con quien las cosas tampoco han empezado con el mejor pie, ya que el demócrata ha dejado claro que cerrar un acuerdo comercial con el Reino Unido no está ahora entre sus prioridades.

Foto: Foto de archivo de Boris Johnson y Donald Trump. (Reuters)

La transformación de un G7 en nueva alianza D10 será analizada por China con sospecha. Pekín ya viene observando con cautela una sucesión de países europeos que se interesan ahora cada más en el Indo-Pacífico, incluidos Alemania y Francia.

De alguna manera, la colaboración entre estos 10 países ya existe informalmente. Pero la cumbre del próximo verano sería la primera vez que el grupo D10 se reuniría formalmente al más alto nivel.

Fuente: El Confidencial https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2021-02-19/el-g7-busca-contrarrestar-la-influyente-diplomacia-de-las-vacunas-de-rusia-y-china_2959391/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: