Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

La ruptura amorosa que inspiró a Gwen Stefani para componer ‘Don’t Speak’

13

Corría el año 1995. Después de un disco homónimo no demasiado exitoso, No Doubt no quería tirar la toalla. La banda, influida en un primer momento por el ska, que evolucionó posteriormente al new wave y ritmos jamaicanos, continuó hasta que consiguió el éxito soñado. Fue con su tercer disco, Tragic Kingdom, cuando alcanzaron la fama mundial, llegando a ser incluso disco de diamante en los Estados Unidos.

La líder y vocalista de la banda, Gwen Stefani, encontraba inspiración en cualquier lugar para hacer nuevas canciones. Un buen día, escuchó a su hermano Eric, que también se dedica a la industria musical, tocar una melodía al piano. Era el inicio perfecto para una canción de amor, y la artista comenzó a trabajar sobre ella. Lo que no sabía es que, finalmente, se convertiría en una de las canciones más conocidas de desamor de los últimos tiempos, y que llegaría a romper el récord de permanencia en la lista Billboard, después de permanecer 16 semanas consecutivas.

Gwen pensaba para componerla en la relación amorosa que mantenía con el bajista de la banda, Tony Kanal. No tenía, a priori, nada que ver con la tradición de música ska con la que el grupo había nacido, pero la banda, ya asentada, no tenía miedo de experimentar. La canción iba viento en popa, con su letra y su melodía ya preparadas y listas para ser producidas. Sin embargo, lo que no iba tan bien era precisamente la relación entre los protagonistas de esta, que estaban empezando a tener graves problemas.

Después de una fuerte discusión, Gwen tomó la decisión de cambiar rotundamente la letra de la canción. Así lo contó en una entrevista en The Independent: “Fui con mi hermano Eric al garage. Muy irritada por la situación, me senté con él a reescribir todos los versos”. Entonces fue cuando nació la letra que ahora todos conocemos: “Tú y yo, solíamos estar juntos, todo el día juntos, siempre. De verdad siento que perdí a mi mejor amigo, no puedo creer que este es el final”. Así nació Don’t Speak.

El grupo no estaba muy convencido al principio de este cambio, sobre todo Kanal, que consideraba que era algo demasiado real y personal como para incorporarlo a una de sus canciones. Además, No Doubt tuvieron que volver a reestructurar su disco después de este cambio, y llegaron a grabar hasta cuatro versiones diferentes del tema.

A finales de 1995 salió a la venta Tragic Kingdom, el disco que contenía este tema, con el que se consolidaron como una de las bandas más importantes de la década. Eso sí, el hecho de que Don’t Sepak fuera tan autobiográfica hizo que los miembros de la banda tuvieran que contestar a un sinfín de rumores y preguntas acerca de su relación. “Fue un desafío para los dos. La parte más difícil de eso fue tener un récord masivo que vendió 15 millones de copias en todo el mundo, viajar y tener que contestar en diferentes países preguntas sobre el tema. Eso volvería loco a cualquiera. El hecho de que hayamos superado todo eso es un verdadero testimonio de nuestra amistad, y también de lo que significa No Doubt para nosotros. No dejamos que nos separara como banda, seguimos adelante y nos hizo más fuertes”, contó Tony Kanal a Complex.

Gwen Stefani y Tony Kanal actúan en la Super Bowl XXXVII en 2003. / Jason Nevader/WireImage

Al final, lo que iba a ser una bonita canción de amor acabó convirtiéndose en un triste tema sobre una ruptura. Sin embargo, consiguió dos nominaciones a los Grammy, un éxito internacional sin precedentes para ellos y, lo más importante, fue como una terapia para que ambos reforzaran su relación de amistad.

Fuente: Los40 https://los40.com/los40/2021/02/15/los40classic/1613393346_763677.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: