Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Fortalecer la OMC, reto de la nueva directora

8

Tras meses de espera, en un proceso que inició incluso antes de las elecciones de Estados Unidos y que se congeló por el veto de ese país, la Organización Mundial del Comercio (OMC) eligió a quien ya es su nueva directora general, la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala, quien tendrá importantes retos por delante al frente de la institución, entre los que destaca devolverle la fuerza perdida al ‘juez’ de los intercambios globales.

(Lea: ¿Qué se juega Colombia en el cambio de dirección en OMC?)

La elección fue además aplaudida por diversos países e instituciones, ya que se trata de la primera vez que una mujer comandará la OMC, y también que lo ejercerá un candidato procedente de África, el único continente que quedaba en el cargo de director general.

Aunque Okonjo-Iweala ya había recibido el aval de la mayoría de los países miembros de la OMC el pasado octubre frente a su contrincante, la surcoreana Yoo Myung-hee, el veto de la administración Trump frenó el proceso hasta que se decidiera el liderazgo en Estados Unidos. Pero la semana pasada, ya con el gobierno de Biden en el poder, recibió el apoyo también de EE. UU.

No obstante, la nueva directora general de la OMC no tendrá un camino fácil por delante, pues en sus manos estará renovar la entidad para devolverle la influencia perdida en las disputas comerciales, y llevar a cabo la reforma que se ha venido pidiendo desde los últimos años.

“Los retos que afronta la OMC son numerosos pero no imposibles de superar, sobre todo si trabajamos juntos para construir confianza y diluir la tensión política. Espero (…) construir la OMC que todos queremos, una organización que sea dinámica, robusta y apoye al desarrollo sostenible mediante el comercio”, apunta Okonjo-Iweala en el comunicado de la OMC, a lo que agregó en su posesión que se deben “iniciar las amplias reformas que la OMC necesita para adaptarse el futuro”.

Ante la designación de Okonjo-Iweala, Lisandra Flach, directora del centro de economía internacional IFO, apuntó que es una “oportunidad única. Después de los difíciles años de Trump, ahora existe la posibilidad de dar nueva vida a las negociaciones comerciales y lograr un sistema más estable que no se base en relaciones unilaterales”.

Precisamente, William Reinsch, asesor sénior del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) apuntó que entre las tareas por delante, la directora general deberá restaurar la credibilidad y la funcionalidad de la OMC, enfocándose en tres aspectos clave: volver a convertirse en un árbitro real de las negociaciones, restaurar el órgano de apelaciones para la solución de diferencias, y poner de nuevo en marcha un sistema de notificaciones entre las medidas que ejecuten los países.

Okonjo-Iweala tiene décadas de experiencia en cargos de importancia, tras trabajar más de 25 años en el Banco Mundial, donde llegó a ser directora gerente y disputó la presidencia de la entidad, la cual obtuvo Jim Yong Kim.

También ha sido dos veces ministra de finanzas y ministra de asuntos exteriores de Nigeria. Su mandato al frente de la OMC será hasta el próximo 2025, y será renovable.

Fuente: Portafolio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: