Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Olaroiu deja el Jiangsu FC: “Es un club que camina en sentido contrario”

6

Liga China El técnico que dio el primer título liguero al club confiesa en MARCA las razones de su salida

Cosmin Olaroiu sonríe en el podio tras haber conquistado el título...
Cosmin Olaroiu sonríe en el podio tras haber conquistado el título de la Superliga china en la final ante el Guangzhou Evergrande.

Hace tres meses el Jiangsu FC (antiguo Jiangsu Suning) disfrutaba del mayor momento de gloria en la historia del club, conquistando su primer título de Superliga china tras un cuarto de siglo de sequía. Acuciado por los problemas financieros del grupo Suning, el club está en pleno proceso de involución que está desnudando a pasos agigantados los pilares de un equipo campeón. El último de ellos, la marcha de Cosmin Olaroiu, el técnico que en el último año construyó un bloque capaz de llevarse el título liguero con Alex Teixeira como baluarte, y acceder a la final copera disputando las rondas finales sólo con futbolistas locales. Un salida que devalúa aún más las expectativas para la próxima temporada de un Jiangsu FC que vive inmerso un progresivo descabezamiento de los activos que completaron la mejor temporada en la historia del club.

Avalado por su exitosa trayectoria repleta de títulos en Arabia Saudí, Catar y Emiratos Arabes Unidos, el técnico rumano aterrizó en el Jiangsu FC al poco de iniciar la temporada 2018, en sustitución de Fabio Capello tras haberse disputado tan sólo tres jornadas de la Superliga china. La falta de sintonía del entrenador italiano con la cúpula del club fueron las razones a la salida por la puerta de atrás de Capello. Unas discrepancias con origen en el distanciamiento del técnico con Alex Teixeira, de quien Capello quiso deshacerse no encontrando el respaldo del club, habida cuenta del gran desembolso realizado dos años antes de 50 millones de euros por el jugador. Dos años y medio después de su llegada, precisamente Alex Teixeira se convirtió en la llave para que los de Olaroiu lograsen el título de la Superliga china, con su memorable actuación en el partido de vuelta de la final ante el Guangzhou Evergrande.

Después de haber tocado el cielo, Cosmin Olaroiu ha decidido poner punto y final anticipadamente a su etapa en el Jiangsu FC. Una marcha que abre todavía más la herida esta pretemporada de una entidad que va a perder a su tridente brasileño formado por Alex Teixeira, Miranda y Eder, y debe ahora iniciar la búsqueda de un nuevo entrenador en un año en el que el equipo además vuelve a competir en la AFC Champions League. Una competición que parece ahora un regalo envenenado para el equipo.

Desde su retiro vacacional en su hogar, en donde hasta ayer seguía trabajando viendo online los entrenamientos del equipo, MARCA ha podido hablar con Cosmin Olaroiu para que nos ofrezca su visión sobre su abrupta salida del equipo en el que ha militado casi tres años, y al que condujo a la gloria el pasado noviembre. El técnico rumano nos confiesa para empezar la dificultad de la decisión tomada tras mucho tiempo rondándole la idea en la cabeza: “Ha sido un día difícil para mí porque he tenido que tomar esta determinación. Echaré de menos a los jugadores pero al menos tengo la satisfacción de que hicimos algo grande juntos. Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer a los jugadores, aficionados y el staff local del club por el tiempo que hemos vivido juntos. Les deseo lo mejor y mi corazón estará con ellos”.

Olaroiu sorprende al revelar las claves de la ruptura entre técnico y club. Contra la creencia de que las desavenencias entre ambas partes vienen originadas por la exigencia del Jiangsu FC de rebajar su salario para la próxima temporada, para cumplir la nueva política salarial de la Federación China de Fútbol y de paso aligerar la masa salarial del club, el técnico rumano desvela que “no nos han propuesto ninguna rebaja salarial. A mi entender, simplemente creo que no querían que continuásemos en el equipo, sea por problemas económicos u otra razón que desconozco. Al menos nos lo podían haber dicho. Después de la final se hizo un comunicado señalando que esto era sólo el comienzo. Esto es totalmente distinto a lo que está pasando ahora”.

Un título liguero que, con el paso del tiempo, también ha sido fuente de controversia. Como en el caso del Valencia en el caso de su título de Copa hace dos años, el momento de gloria devino con posterioridad en causa de agrandar la brecha entre club y el primer equipo. Tanto como para que Olaroiu señale que no le ha chocado el precipitar de los acontecimientos desde aquel día: “Después de ver como trataron a los jugadores y el cuerpo técnico después de ganar la Superliga china, me lo podía esperar. Nunca he visto algo igual. Los jugadores disputaron las semifinal y final sin saber si tenían bonus o no. Imagina también el caso de los cinco o seis jugadores que terminaban contrato con el equipo, estuvieron fantásticos pese a todo. Eso hizo nuestra misión casi imposible. Como entrenador tienes que motivar a los tuyos entonces buscando una parte más humana. Eso nos pasó tanto en las semifinales y finales de liga y Copa”.

En tal contexto, la conquista de la Superliga china venciendo en la final al Guangzhou Evergrande adquiere todavía una mayor significación. ¿Tanto como para hacer de el mismo su título predilecto en su exitosa carrera? Olaroiu no duda: “Absolutamente. El título de la Superliga china con el Jiangsu FC es el mayor logro de mi carrera. Y lo es porque he pasado momentos muy duros esta temporada. Desde el primer día tuve que convencer a parte de la plantilla en ir a Dalian. Esto ha sido una constante que ha tenido un gran impacto en nuestro trabajo. Además, he trabajado en muchos equipos que buscan ganar, y para ello, mejoran el equipo en consecuencia. Pero aquí no he tenido ninguna transferencia en tres años, solo futbolistas libres de la League One y un jugador que yo traje del Guangzhou Evergrande en cesión. Nada más. Siempre prometieron fichar a los jugadores que necesitábamos pero nunca ocurrió. Por eso, al final me centré en buscar un modo de jugar con los futbolistas que disponía. En mi opinión, no es el camino de un equipo que quiere ganar, es exactamente lo contrario”.

Huérfanos ahora de su ‘técnico-milagro’, de su máxima estrella Alex Teixeira, y si no cambian las cosas del tridente brasileño que formaba con Eder y Miranda, quien ve la situación con desespero es la afición de Nanjing. Seguidores que tocaron el cielo hace apenas tres meses y ven ahora abocarse al club a un nuevo escenario dentro de la Superliga china, en la que parecen lejos de poder optar a los puestos de cabeza. Solo su capitán Wu Xi parece darles motivos para el optimismo. Olaroiu afirma que “entiendo que los aficionados al club estén preocupados, después de ver como un equipo que ganó el título liguero llega a esta situación. Pero esto es la vida, cuando cometes errores tienes que pagar el precio”.

Fuente: Marca https://www.marca.com/futbol/liga-china/2021/02/11/60256e1822601d05538b466f.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: