Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Jefe de Mafia Mexicana y cuatro más serán juzgados por asesinato

4

Un reputado jefe de la mafia mexicana del condado de Orange, Johnny Martínez y cuatro coacusados recibieron el jueves la orden de ser juzgados por presunta conspiración planificada y organizada dentro de la prisión estatal.

Los hombres son acusados por contrabandear teléfonos celulares para matar a un narcotraficante de renombre que fue atacado por no pagar “impuestos” a la pandilla.

El año pasado se lanzó una acusación por cuestiones relacionadas con las pruebas presentadas al gran jurado, pero los fiscales volvieron a presentar cargos y los acusados fueron llamados a contestar al término de una audiencia preliminar que comenzó en noviembre y fue interrumpido cuando algunos de ellos se infectaron con COVID-19 durante un brote en las cárceles.

Martínez, 44, Gregory David Muñoz, 33, Ysrael Jacob Cordova, 35, Ricardo Valenzuela, 41, y Agustín Velasquez, 24, recibieron la orden de regresar a corte el 16 de febrero para la lectura de cargos.

Los cinco están acusados​​ de conspiración, asesinato, e intento de robo, así como participación en actividades de pandillas, con la posibilidad de que la sentencia aumente por actividades relacionadas con pandillas, y una alegación de circunstancia especial de homicidio durante un robo.

Valenzuela y Cordova también enfrentan un cargo de delito grave por posesión de un arma.

Cordova, el gatillo acusado en el 19 de enero de 2017, asesinato de 35-Robert Ríos, de un año en Placentia, también enfrenta la posibilidad de aumentar la sentencia por disparar un arma que causó la muerte. Los otros se enfrentan una posibilidad de aumento en sentencia por el disparo indirecto de un arma que causa la muerte.

Martínez estaba cumpliendo una sentencia de prisión de 15 años a cadena perpetua en la prisión estatal de Salinas Valle en el condado de Monterey por un asesinato en 1994 cuando supuestamente ayudó a orquestar el asesinato de Ríos, según los registros judiciales.

Muñoz también estaba encarcelado en el momento del asesinato de Ríos. Él estaba cumpliendo una condena en la prisión estatal de Calipatria en el condado de Imperial.

Charles Frederick Coghill, de 37 años, también fue acusado del asesinato de Ríos, pero no se incluyó en la acusación. Fue testigo ante el gran jurado y se espera que testifique para los fiscales.

Abogados defensores en las declaraciones finales en la audiencia preliminar ofreció una variedad de razones por las que no se debería ordenar a sus clientes que juicio.

Sus argumentos iban desde acusaciones de que uno de los investigadores en el caso fue acusado de no registrar evidencia en un escándalo que ha llevado a las condenas de dos oficiales, y si algunos de los acusados ​​no deberían enfrentar cargos de asesinato debido a un cambio en la ley estatal que requiere un mayor grado de participación en un asesinato que antes.

El abogado de Martínez, Peter Morreale, dijo Muñoz que el teléfono celular fue incautado por las autoridades seis semanas antes del asesinato de Ríos. Pero el fiscal de distrito adjunto principal Dave Porter respondió que no era solo un teléfono utilizado en la conspiración.

El abogado de Muñoz, David Scarsone, argumentó que no hubo evidencia durante la confrontación de Ríos para mostrar que los otros acusados ​​fuera de custodia iban a matar a la víctima.

“Nunca animó a nadie a matar”, dijo Scarsone sobre su cliente. “Nunca dio instrucciones para matar… la intención del señor Muñoz fue extorsionar”.

Los acusados ​​que estaban fuera de custodia iban “a extorsionar y enviar un mensaje”, dijo Scarsone. “Todo lo que fluye de allí está fuera del guion – no era parte del plan… Está bastante claro que mi cliente no era el asesino”.

Muñoz “no dijo ‘si las cosas van mal, recurra a la matanza. Si él no paga, mátalo”, dijo Scarsone.

“No hay evidencia de mi cliente sabía que estos otros habían hecho impuestos que llevaron a un asesinato”.

Porter dijo que Muñoz  “usaba (su teléfono) a diario, cientos de veces al día, según los registros del teléfono celular”, a pesar de estar en prisión donde está prohibido.

“La inmensa mayoría de los mensajes de texto fueron enviados por el señor Muñoz”, alegó el fiscal.

El “grupo” enviado para “cobrar impuestos” a Ríos “no fue allí para obtener una opinión”, dijo Porter, alegando que Muñoz envió un mensaje de texto a Coghill que decía que la pandilla necesitaba bolsas de plástico ‘ziplock’, cinta adhesiva y una máscara antes de ir al hogar de Ríos.

“Iban a robar a Ríos”, alegó Porter. Muñoz estaba detrás de cada acción esa noche.

Coghill también recuperó armas y las “entregó” a los acusados, alegó Porter.

Cuando Coghill estaba teniendo problemas para encontrar la casa de Ríos, Muñoz le dio direcciones, según el fiscal.

“Podría haberlo detenido en cualquier momento”, dijo Porter. “Él podría haber ordenado que llamaran a una ambulancia o algo, pero no lo hizo”.

Y cuando Velasquez fue herido mientras Ríos se defendía, Muñoz ordenó tripulación para dejarlo atrás, alegó Porter.

“Cuando le dispararon a uno de los suyos, ordenó que lo dejaran en el costado de la carretera”, dijo Porter. “Si perdemos a uno, no es gran cosa, pueden conseguir a otra persona”.

El abogado de Córdoba, Joel Garson, atacó la credibilidad de uno de los investigadores que proporcionó testimonio de un experto sobre por qué el asesinato fue un delito relacionado con unas pandillas. Garson dijo que en uno de los casos del investigador confiscó heroína de un recluso y la puso en su casillero personal “y simplemente la dejó”. 

El abogado defensor Rick Vallejo argumentó que su cliente, Valenzuela, no fue un participante importante en el asesinato y bajo la nueva ley estatal no podría ser acusado.

“Lo que frustró el proyecto en este caso es lo que hizo el señor Ríos: confronta estos tipos en el patio delantero y  lucha con uno de ellos” antes de recibir un disparo, dijo Vallejo. “Realmente no se puede argumentar que el señor Valenzuela es un participante importante en este caso, y no se presentaron pruebas de que esto se hizo en beneficio de la pandilla”.

Porter dijo que cuando Ríos abrió la puerta, “sale y es atacado inmediatamente”. Valenzuela fue parte del pisotón y estaba armado, alegó Porter.

“Esta noción de que este narcotraficante sale y se enfrenta a tres acusados ​​armados es ridículo”, dijo el fiscal.  “Obligaron a Ríos a el suelo … Valenzuela era parte de eso. Tenía una pistola”.

El abogado de Velasquez, Rob Harley, también negó que su cliente fuera un participante principal en el asesinato y argumentó que no había evidencia de que él actuó con un “desprecio imprudente por la vida humana”, un estándar legal para probar asesinato.

“Era un joven que andaba haciendo lo que le decían”, dijo Harley. 

Fuente: Noticiero Telemundo 52 https://www.telemundo52.com/noticias/local/jefe-de-mafia-mexicana-y-cuatro-mas-seran-juzgados-por-asesinato/2155643/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: