Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

El secreto de la ‘vieja’ Nordlingen: esconde el mayor yacimiento de diamantes de la Tierra

1

A mediados del siglo XIII, un pequeño grupo de centroeuropa descubrió un lugar que podía ser ideal para levantar un asentamiento. En plena Edad Media, eran conscientes de que encontrar una zona que tuviera una serie de barreras naturales, que pudiera ser amurallada de manera sencilla y desde la que poder tener buena visión para ver si el enemigo se acercaba, era fundamental para sobrevivir. En mitad del bosque, una especie de agujero en pleno suelo podría ser el lugar perfecto para construir una villa duradera: lo que aquellos pobladores no sabían es que, además, estaba lleno de diamantes.

De esta manera, en los últimos años del siglo XIII, se fundó Nordlingen, una ciudad ubicada en el sur de la actual Alemania a medio camino entre Nuremberg, Stuttgart y Múnich. El terreno en el que se encontraban, una especie de valle de gran tamaño, otorgaba una protección especial y era un lugar muy rico en piedra que permitiría la construcción de las casas con relativa facilidad. Fue así como los primeros habitantes de la ciudad comenzaron a levantar una localidad que, a día de hoy, es considerada como una de las más bellas de Alemania… y de las más ‘ricas’.

Foto: Diamante blanco de 998 quilates de Karowe (Foto Lucara Diamond Corp)

Aquellos primeros habitantes de Nordlingen pronto notaron algo extraño en la construcción de sus casas: la piedra usada para levantar las edificaciones era mucho más brillante de lo habitual, si bien es cierto que tampoco le dieron excesiva importancia. Este hecho, unido al bello paisaje que le rodeaba, pronto hizo que Nordlingen se convirtiera en ciudad que, con el paso de los años, comenzó a llamar la atención de personas de todo el mundo. Sin embargo, no sería hasta el año 1960 cuando se descubrió su verdadero secreto: la propia ciudad era el yacimiento de diamantes más importante del mundo.

Los primeros habitantes de Nordlingen creían que su ubicación era la boca de un volcán inactivo desde hacía millones de años, pero, en realidad, estaban equivocados. No sería hasta la década de los años sesenta del pasado siglo cuando dos investigadores norteamericanos, Eugene Shoemaker y Edward Chao, determinaron que, en realidad, el cráter no tenía nada que ver con un volcán, sino que había sido formado tras el impacto directo de un meteorito mucho tiempo atrás. Estaban convencidos de que el paisaje no había sido modelado desde el fondo de la Tierra, sino que había sido hecho desde el propio cielo.

Tardaron muy poco tiempo en demostrar que su teoría era correcta: un meteorito había impactado en ese lugar hace 15 millones de años, generando un cráter de 25 kilómetros de diámetro y 150 metros de profundidad, por lo que se calcula que el bólido que impactó en la zona debería de tener, aproximadamente, un kilómetro de ancho. Pero el meteorito traía consigo una sorpresa: casualmente, impactó contra un depósito de grafito y la presión ejercida en dicho golpe provocó que se generarán más de 72.000 toneladas de diamantes. Sin embargo, el impacto fue tan brutal que su tamaño es microscópico, quedando incrustado entre la rocas.

Fue entonces cuando se descubrió el motivo por el que las construcciones de Nordlingen eran tan brillantes cuando el sol se reflejaba en ellas y es que, en realidad, buena parte de la piedra primigenia utilizada para levantar estas edificaciones contiene diamantes en su interior. Y, a pesar de tan valioso descubrimiento, ¿por qué no se han derribado estas paredes para extraer esta rica piedra? La respuesta muy sencilla: el tamaño de esta piedras preciosas es inferior a los 0,2 milímetros, por lo que no tienen valor como gema, a pesar de ser uno de los depósitos más grandes del planeta.

Este hecho hace que Nordlingen cuente con una concentración de diamantes que no se encuentra en ningún otro lugar del planeta y donde sus más de 20.000 habitantes pueden presumir de vivir en una ciudad que está construida sobre —y con— uno de los yacimientos de diamantes más importante del planeta. A día de hoy, esta bella ciudad de grandes techos rojizos y paredes blancas, construida prácticamente de manera circular y rodeada de vegetación por todos lados, es considerada como una de las villas más bellas de Alemania. Y, por qué no, también una de las más ‘ricas’ de todo el planeta.

Fuente: El Confidencial https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2021-02-03/nordlingen-secreto-ciudad-alemania-mayor-yacimiento-diamantes-tierra_2934720/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: