Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

¿La vida después de la vacuna podría significar que volvemos a la normalidad? Todavía no

2

(CNN) — Los programas de vacunación masiva de covid-19 están en marcha en muchos países de todo el mundo, ofreciendo el primer rayo de esperanza de que la vida como la conocíamos podría volver a estar a nuestro alcance.

El Reino Unido fue el primer país en comenzar a vacunar a sus ciudadanos con una vacuna de covid-19 completamente examinada y autorizada, y se encuentra entre los países con el mayor número de vacunas inoculadas per cápita.

Pero, ¿con qué rapidez puede esperar el Reino Unido, y quizás el resto del mundo, volver a alguna forma de normalidad? La verdad es que no muy pronto.

Expertos en salud pública coinciden en gran medida en que no es realista apostar a que la vacuna sea una solución mágica para acabar con la pandemia; dicen que es probable que las salvaguardias contra el coronavirus, como las mascarillas y el distanciamiento social, permanezcan vigentes durante al menos varios meses.

El Dr. Paul Hunter, profesor de medicina en la Universidad de East Anglia, le dijo a CNN que se deben considerar muchos factores antes de que se relaje el confinamiento del Reino Unido, comenzando con una gran caída en los casos graves y las muertes.

«El problema se reduce realmente a los números», dijo Hunter.

publicidad

Explicó que si el Reino Unido estuviera en una posición similar a la de agosto de 2020, cuando el número de casos nuevos era inferior a 1.000 la mayoría de los días, y descendía a un mínimo de 600, y las hospitalizaciones caían por debajo de 100 y las muertes diarias por debajo de 10, entonces el país estaría en un mejor lugar para aliviar algunas de las restricciones actuales, dado que el despliegue de la vacunación está en marcha.

Pero los brotes aún se están descontrolando en todo el Reino Unido, donde el miércoles se registraron más de 25.000 casos nuevos y 1.725 muertes por coronavirus, lo que eleva el número de muertes por covid-19 en el país a 101.887.

La semana pasada, el panorama también fue sombrío, con más de 35.900 casos reportados cada día y un promedio de más de 1.240 muertes diarias, según un promedio de siete días de datos gubernamentales. Hace dos semanas, el Reino Unido registró la tasa de mortalidad más alta del mundo.

Más de 37.500 pacientes de covid-19 se encuentran en hospitales del Reino Unido, con un promedio de 3.825 pacientes admitidos a diario, según el promedio de siete días de datos gubernamentales.

Por tanto, queda en duda si una vacuna realmente puede cambiar las cosas.

También hay muchas incógnitas en torno a las vacunas en uso, como si pueden detener la transmisión o no y durante cuánto tiempo brindan inmunidad. Esto significa que es posible que las personas vacunadas aún puedan transmitir el virus o contraerlo en una fecha posterior, si las medidas de distanciamiento social se relajaran por completo.

MIRA: FOTOS | Así se aplica la vacuna contra el coronavirus en el mundo

Y aunque el programa de vacunas del Reino Unido ha tenido un gran éxito hasta ahora, hay otro factor clave a tener en cuenta: sus tasas de cobertura.

En primer lugar, las vacunas actualmente solo están disponibles para los grupos prioritarios, que constituyen alrededor del 20% de la población del Reino Unido: los ancianos, los que son clínicamente vulnerables y los trabajadores de la salud, todos los cuales, según sugiere la investigación, tienen muchas más probabilidades de tomar la vacuna.

A woman from the top four priority groups receives the Oxford/AstraZeneca vaccine at a church in Yorkshire, northern England on January 23.

Una mujer que hace parte de los cuatro grupos prioritarios recibe la vacuna de Oxford/AstraZeneca en una iglesia en Yorkshire, en el norte de Inglaterra.

A medida que la vacuna esté disponible para la población en general, se espera que la tasa de uso disminuya, ya que algunas partes de la población no podrán tomarla (niños y mujeres embarazadas o en período de lactancia, por ejemplo), mientras que otras podrían seguir dudando en recibirla.

Por ejemplo, múltiples encuestas han mostrado resistencia entre los grupos étnicos minoritarios, incluido un estudio reciente encargado por el Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) del gobierno del Reino Unido que encontró que la aceptación entre estos grupos en el Reino Unido varió ampliamente.

El estudio, basado en encuestas realizadas en noviembre, encontró que el 72% de los encuestados negros dijeron que era poco probable o muy improbable que se vacunen. Los grupos paquistaníes y bangladesíes fueron el siguiente grupo étnico minoritario más vacilante, con un 42% que dice que es poco probable o muy improbable que se vacune.

Esto significa que es posible que se deban seguir aplicando ciertas medidas para proteger a las personas vulnerables en las comunidades no vacunadas, dijo Hunter. Y señaló que es posible otro aumento en los casos en el otoño y el invierno, dependiendo del porcentaje de la población que sea inmune o esté vacunada para entonces.

Estos factores, junto con el hecho de que se utilizan múltiples vacunas y ninguna vacuna es 100% efectiva, todos toman la probabilidad de inmunidad colectiva, una situación en la que una cantidad suficiente de la población se vuelve inmune al virus para bloquear su supervivencia, como se describe en un artículo reciente que Hunter coescribió. El documento aún no ha sido revisado por pares.

Pero Hunter le dijo a CNN que tiene la esperanza de que alguna forma de normalidad pueda llegar ya en el verano, bajo «muchas más restricciones de contacto leve», como el uso de máscaras y el distanciamiento social.

Esto se debe a que, si bien es posible que las vacunas no proporcionen inmunidad colectiva, ayudarán a reducir la transmisión, ya que reducen el riesgo de desarrollar síntomas y enfermedades graves, y los casos sintomáticos tienen alrededor de tres veces más probabilidades de transmitir la infección, dijo.

Esto, a su vez, debería llevar el número R por debajo de uno, una medida clave para determinar si la epidemia se está reduciendo o creciendo.

Sin embargo, la llegada de nuevas variantes del coronavirus amenaza esta esperanza, porque los expertos simplemente no saben cómo reaccionarán las vacunas a las nuevas variantes. Los estudios ya sugieren que la variante B.1,351, que se vio por primera vez en Sudáfrica, puede evadir la inmunidad inducida por la vacunación.

LEE: Estas son las variantes del covid-19 que tienen en alerta a los expertos, según los CDC

Los estudios preliminares sugieren que la vacuna de Pfizer / BioNTech es eficaz contra la variante que se vio por primera vez en el Reino Unido. Pero el lunes, Moderna dijo que si bien se espera que su vacuna «proteja contra las cepas emergentes detectadas hasta la fecha», incluida la del Reino Unido, los primeros estudios han sugerido que puede ser algo menos efectiva contra la variante reportada por primera vez en Sudáfrica. Moderna dijo que estaba desarrollando una nueva vacuna de refuerzo para ayudar a combatir esta reducción.

No está claro si la vacuna Oxford / AstraZeneca, que comenzó su despliegue en el Reino Unido a principios de este mes, se verá afectada por las nuevas variantes. Un portavoz de la Universidad de Oxford le dijo a CNN el martes que están «evaluando cuidadosamente el impacto de las nuevas variantes en la inmunidad de la vacuna y evaluando los procesos necesarios para el desarrollo rápido de vacunas de covid-19 ajustadas si fueran necesarias».

Si bien las variantes continúan presentando nuevos desafíos para los programas de vacunas, los científicos están avanzando con modelos para predecir un atisbo de lo que puede deparar el futuro.

El mejor escenario

Un estudio, desarrollado por John Roberts, miembro del Covid-19 Actuaries Response Group, a principios de este mes, predice que para fines de marzo, las muertes en el Reino Unido pueden reducirse en casi un 90% y que a mediados de marzo, las hospitalizaciones podrían caer casi un 60%.

Pero el modelo de pronóstico asume un escenario en el mejor de los casos en el que el gobierno cumple su objetivo de administrar la primera dosis a todos los grupos vulnerables antes del 15 de febrero, y donde todos a los que se les ofrece una inyección la aceptan.

El modelo de Roberts también se basa en el supuesto de que la vacuna es 70% efectiva para prevenir infecciones y 100% efectiva para prevenir enfermedades graves que llevarían a hospitalizaciones y muertes, que las nuevas variantes ahora amenazan.

LEE: Pese a avances, pasarán «meses» antes de que todos los que quieran una vacuna puedan obtenerla, dice grupo de trabajo de coronavirus

Algunos expertos dicen que no está claro si las vacunas ofrecen una protección total contra la enfermedad grave y la muerte, argumentando que los ensayos clínicos han evaluado la eficacia contra los síntomas en desarrollo, pero que los datos eran más limitados sobre la enfermedad grave. Otros también dicen que una asimilación completa no es realista.

Tener en cuenta estas advertencias y crear una amplia gama de escenarios plausibles podría ayudar a predecir cuándo podemos esperar ver algún impacto, que es lo que han hecho los investigadores de la Universidad de Warwick, la Universidad de Edimburgo y el Imperial College de Londres.

La semana pasada, los científicos presentaron una amplia selección de modelos que tienen como objetivo abordar los diversos factores que ponen en tela de juicio el lanzamiento de la vacuna y su éxito.

Un modelo exploró las opciones basadas en el despliegue y la aceptación de las vacunas a la luz de la variante B.1,1.7, vista por primera vez en el Reino Unido. La investigación, realizada por la Dra. Anne Cori y el Dr. Marc Baguelin del Imperial College London, encontró que, como era de esperar, debería haber «más restricciones para obtener el mismo nivel de control», debido a la llegada de la variante. Pero también que el 78% de la población necesitaría estar protegida, ya sea por vacunación o por inmunidad, debido a una infección previa, para que el número R sea inferior a uno.

Y con varias incertidumbres en torno a la eficacia de las vacunas que se están implementando, predijeron que se necesitaría una tasa de aceptación de más del 80% para lograr la inmunidad colectiva, y eso incluso con un programa de vacunación muy ambicioso de 3 millones de dosis por semana, se necesitarían de cuatro a cinco meses para cubrir el 80% de la población del Reino Unido con su primera dosis.

La semana pasada en el Reino Unido, más de 2,5 millones de personas recibieron su primera dosis de la vacuna y 18.177 recibieron una segunda dosis. Los investigadores estiman que la inmunidad a nivel de la población en el Reino Unido fue del 19% a partir de una infección pasada a mediados de enero.

En última instancia, los modelos de Imperial encontraron que el levantamiento total de las restricciones antes del verano «conducirá a períodos prolongados y potencialmente múltiples de presión sobre los hospitales, y muertes adicionales sustanciales».

El profesor Mark Woolhouse y su equipo de la Universidad de Edimburgo encontraron resultados similares.

Trazaron 44 escenarios con diferentes tasas de cobertura, variantes, patrones de mezcla, grados de relajación de las restricciones y cuánta protección ofrece la vacuna (frente a la protección natural de enfermarse y luego recuperarse), y vieron que una relajación de las medidas extremadamente gradual, que comenzaría en la primavera y continuaría hasta principios de 2022, sería un enfoque mucho menos riesgoso y podría ayudar a salir de la pandemia sin abrumar al Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido.

Datos y vigilancia valiosos

People line up outside a Covid-19 vaccination center in Stevenage, in central England, on January 11.

Personas hacen fila afuera del centro de vacunación de Stevenage, en Inglaterra.

Si bien ninguno de los modelos del Reino Unido se puede aplicar a otros países, Roberts dice que las naciones que adoptan enfoques similares al Reino Unido, por ejemplo, implementando la vacuna en los grupos más vulnerables primero, junto con los cierres nacionales u otras restricciones pueden ver, o «esperar ver», resultados comparables.

MIRA: En Florida el 76% de los vacunados son blancos, según un análisis de datos

Hunter insta a tener cuidado al extrapolar y comparar los resultados observados en diferentes países, pero destaca que la solidez de la vigilancia posterior a la vacuna en el Reino Unido ha sido exitosa y que los datos de esta pueden ser útiles para otros países en un futuro próximo.

En unos pocos meses, los científicos del Reino Unido deberían poder examinar el impacto de una amplia gama de factores, incluyendo quién ha recibido qué vacuna, qué dosis y qué tan grande es la brecha. Es un paso clave para comprender el efecto que tienen las vacunas, explica Hunter.

«Eso será valioso en todo el mundo», dijo, y señaló que el modelo del Reino Unido podría, a su vez, ayudar a informar cómo otros países podrían planificar sus implementaciones y allanar el largo camino de regreso a la vida normal.

Eliza Mackintosh y Krystina Shveda de CNN contribuyeron a este informe.

Fuente: CNN https://cnnespanol.cnn.com/2021/01/28/la-vida-despues-de-la-vacuna-podria-significar-que-volvemos-a-la-normalidad-todavia-no/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: