Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

‘Para la región, el cambio con Biden será sobre todo en el tono’

6

Joe Biden asumió ayer como el nuevo presidente de Estados Unidos, y una de las grandes preguntas que se abren en América Latina es qué impacto tendrá su gobierno para la región.

Según Ben Ramsey, director de análisis económico de Latinoamérica para JP Morgan y economista jefe para Colombia, el mayor cambio será en términos del tono, mientras que afirma que los países que tengan un TLC con ese país podrán beneficiarse del crecimiento económico y del plan de estímulo que impulsará el demócrata en el inicio de su administración.

¿Latinoamérica es el más rezagado en la recuperación mundial?

Entre desarrollados y emergentes, América Latina es, como región, la que cayó de forma más profunda en 2020, incluso aunque pensábamos que las grandes economías iban a caer más de lo que lo harán. Y en 2021 no esperamos que crezca mucho más de 4%. Esta cifra puede parecer buena, pero supone una recuperación parcial respecto al nivel previo a la pandemia, que no se lograría hasta finales de 2022.

¿Cuáles son los principales vientos de cara que presenta la región?

La recuperación ha sido frenada por factores estructurales, como un mercado laboral muy golpeado que vio cómo aumentaba rápidamente la informalidad, y eso va a ser un problema para el crecimiento. También, hubo mucho estímulo fiscal y monetario, que fue más grande de lo que esperábamos, pero que realmente era limitado y quizá la región no tenía tanto espacio.

Dependiendo del país, hay más presión para consolidarse. Precisamente, los países con más espacio, Perú y Chile, son los que tienen una fuerte incertidumbre política y procesos electorales. Colombia no tiene esa presión, que pasa a 2022, pero se habla de que el país no hará el ajuste fiscal este año. Esto puede ser razonable mientras los mercados sigan con la voluntad de financiar el déficit, pero tiene que hacer esfuerzos para mantener la credibilidad.

Han revisado al alza la previsión de Colombia para 2021, ¿por qué?

Dada la gran contracción que hemos visto, poder recuperarse de forma importante no debería ser tan difícil, y por eso vemos ahora un rebote de 5,8%, que en relación con el resto de los emergentes no es un gran crecimiento.

Los aspectos que nos han llevado a eso son los números del último trimestre: si comparamos con el año anterior no parece tan alentador, pero lo cierto es que el ritmo de recuperación ha sido más contundente de lo que esperábamos. Preveíamos una reactivación frente al anterior de 12%, y el ISE mostró que el crecimiento de los últimos tres meses anualizados estaba en 28%.

Esto ayudará a amortiguar la segunda ola, que ya es una realidad, y que va a tener un impacto en el inicio de 2021, aunque será más focalizado. Las esperanza está en la vacuna y en la recuperación del sector de los servicios, así como que las variables externas son más favorables. Por ejemplo, esperamos un promedio del Brent por encima de US$60 en 2021, llegando a casi US$70 para final de año e inicio de 2022, algo clave para Colombia.

¿Qué impacto se puede esperar del gobierno de Joe Biden en la región?

Creo que va a haber un impacto importante en cuanto al tono. Va a ser una administración mucho más enfocada en los canales institucionales, en restablecer los lazos con socios como Europa, y también estará muy centrado en temas de gobernanza y ambientales. Esto también va a ser relevante para América Latina.

La rivalidad con China se mantendrá, y eso es algo clave para una región que tiene relaciones comerciales y de inversión con ese país asiático.

¿Y en el lado económico?

Esto se verá más de forma indirecta a través del estímulo que se impulsará en Estados Unidos, pues eso impactará en la economía global y también puede ayudar a los commodities.

¿Los planes verdes de Biden afectarán a las exportaciones de la región?

Esa tendencia en realidad ya venía desde antes, pues el descenso en la demanda a largo plazo para los hidrocarburos ya iba a ocurrir, quizá simplemente se acelere un poco con esta administración, pero no va a cambiar radicalmente.

Con esto, los países tendrán que pensar en estrategias para el mediano y largo plazo más claras que nunca, pero el cambio no será radical en temas como PIB o cuenta corriente en el horizonte de 4 a 8 años, sino tal vez en dos o tres décadas.

¿Qué se puede esperar para los mercados de la región?

Hoy en día los estrategas están favoreciendo tendencias de recuperación económica, y eso hace que en un ambiente en el que las tasas están en sus niveles mínimos, las recomendaciones estén bastante más enfocadas en los mercados de acciones, tanto en los desarrollados como en los emergentes.

No se esperan grandes pérdidas en renta fija, mientras que esperamos repuntes en la cotización de commodities.

¿Qué oportunidades se abren para la región con Biden?

El tema del nearshoring va a seguir siendo favorecido por esta administración, y también creo que los países que ya tienen TLC con Estados Unidos los van a mantener y tratarán de aprovecharlos, y por supuesto el acceso a ese mercado, que tendrá una economía creciendo y con ese estímulo, podrá ofrecer oportunidades. No hay señales de que con Biden se vayan a cambiar las restricciones en el corto o mediano plazo.

¿Cuál es la principal amenaza que se puede ver para Latinoamérica?

Hay un puente entre los estímulos que los gobiernos han ofrecido y las vacunas, por lo que si ese puente no es tan sólido porque las vacunas no llegan o no hay más espacio para seguir apoyando, eso podría generar un choque de nuevos problemas e inestabilidad para la región, lo que generaría diversos riesgos, como los créditos de los bancos.

Fuente: Portafolio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: