Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Merkel vuelve a salirse con la suya: la CDU vota por la continuidad y elige a Laschet como nuevo líder

7

Si en los últimos meses se llegó a especular con una ruptura, la respuesta ha sido bastante clara. No, los conservadores alemanes no están preparados aún para emanciparse de Angela Merkel, ahora que la despedida de la canciller está cada vez más cerca. Al menos para el principal partido de la centro derecha germana la apuesta más segura sigue siendo la continuidad. La Unión Demócrata Cristiana (CDU) eligió este fin de semana como su próximo presidente al hombre más parecido a Merkel entre los tres candidatos en carrera: Armin Laschet, presidente regional del poderoso estado federado de Renania del Norte-Westfalia y representante del ala centrista del partido.

En la CDU no era ningún secreto que este político católico de 59 años, de perfil serio y moderado, así como de cualidades retóricas normalmente discretas, era el favorito de Merkel para asegurar su legado cuando deje el poder a finales de 2021. La canciller se permitió incluso el lujo de dejar por un momento de lado su imparcialidad y de mostrar de forma velada su preferencia por Laschet en su intervención digital en el primero de los dos días del congreso, celebrado por primera vez de forma digital debido a la pandemia. Y él agradeció el gesto.

Foto: Armin Laschet. (Reuters)

“Hay mucha gente a la que le gusta primero Angela Merkel y después la CDU”, dijo Laschet el sábado en su discurso de presentación, antes de la votación que lo consagraría como nuevo líder del partido. Los alrededor de mil delegados le dieron la victoria en segunda vuelta con un claro resultado de 521 votos a favor contra 466 para Friedrich Merz, un viejo enemigo de la canciller. En su discurso, Laschet se deshizo en elogios para Merkel, destacando la “confianza” de la que goza entre la población. “Esa confianza no se puede heredar. Hay que ganársela”, dijo el nuevo líder de la CDU.

¿Viene la batalla entre Söder y Laschet por la candidatura?

Laschet asume el cargo de manos de la desafortunada Annegret Kramp-Karrenbauer –AKK–, que sustituyó a Merkel en diciembre de 2018, cuando la canciller inició su lenta despedida del poder. El nuevo presidente de la CDU es ahora uno de los favoritos para convertirse en el candidato del bloque conservador en las elecciones generales del 26 de septiembre, que marcarán el final definitivo de la era Merkel.

La candidatura debería definirse en los próximos meses entre Laschet y Markus Söder, el líder de la Unión Social Cristiana (CSU), la rama regional bávara de la CDU. Favorito normalmente es el líder o aspirante designado por la CDU, pero el ambicioso Söder ha cimentado durante el año de la pandemia su imagen como gestor público resoluto y enérgico. Muchos dan por sentado que el presidente de la CSU reclamará para sí el derecho a postularse a la cancillería.

Foto: Imagen: Irene de Pablo

El pulso podría convertirse en una prueba de fuego para los conservadores, ya que Söder y Laschet han medido fuerzas varias veces de forma casi indisimulada durante la crisis sanitaria, como presidentes de dos de los “Länder” económicamente más poderosos de Alemania. El líder de Baviera se impuso ahí de forma contundente al de Renania del Norte-Westfalia. Mientras la popularidad de Söder subía, los errores de Laschet en la gestión de la pandemia estuvieron a punto de costarle la elección como nuevo presidente de la CDU. Laschet, sin embargo, se recuperó en las últimas semanas, y la disputa con Söder entra ahora en una nueva fase.

Improbable parece por ahora la candidatura a canciller de Jens Spahn, el ministro de Sanidad de Merkel y uno de los políticos más populares del país. Spahn casi no puede ocultar sus ambiciones de convertirse en el sucesor de Merkel, pero participó en las internas de la CDU como segundo de Laschet y es poco probable que este le ceda el primer lugar en las papeletas electorales en septiembre.

Merz, el eterno perdedor

Fuera de esa carrera está en cambio Friedrich Merz, la esperanza de los círculos más derechistas del partido y la “antítesis” de Merkel. Si alguien encarnaba la posible ruptura más clara con el legado de la canciller en la CDU, ese era Merz. Su nueva derrota frente a Merkel, al menos la tercera, podría sepultar definitivamente sus mayores ambiciones políticas, porque ya parece muy difícil que Merz se pueda sacudir la imagen de perdedor a sus 65 años.

A comienzos de milenio Merz era uno de las estrellas de la CDU, pero el político de la vieja Alemania occidental tuvo la mala suerte de toparse en su camino con una mujer del este, subestimada por todo el mundo en su imparable ascenso al poder. En 2005 Merkel le arrebató a Merz el liderazgo del grupo parlamentario conservador y él se alejó a regañadientes de la política en los próximos años. Entre 2009 y 2018 se hizo millonario trabajando en el sector privado.

La hora de su venganza parecía haber llegado en 2018, cuando anunció su regreso con su primera candidatura para dirigir el partido, entonces como sucesor directo de Merkel. Merz, sin embargo, cayó frente a AKK, la candidata apoyada por la canciller. Su segundo intento ha vuelto a salir mal dos años más tarde. Para muchos delegados y observadores fue de nuevo una sorpresa que Merz, habitualmente un orador incisivo y contundente, volviera a pronunciar un discurso flojo como en 2018, esta vez en los 15 minutos que le correspondían para su presentación digital. Y a diferencia de Laschet, que se mostró cálido y emotivo pese a sus menores cualidades retóricas.

“Le deseo mucha suerte a la CDU”, dijo Merz cuando se conocieron los resultados, en unas palabras que sonaban a despedida. Medios alemanes aseguran, sin embargo, que el representante del ala más conservadora y cercana al empresariado de la CDU se ha ofrecido como posible ministro de Economía. También el tercer candidato, el exministro Norbert Röttgen, mostró interés en seguir activo en el futuro. “Puedes contar con mi apoyo”, le dijo Röttgen al nuevo líder del partido.

Siempre guardando las formas, Merkel volvió a mostrar colmillo: “Mi deseo es que este congreso tome las decisiones correctas”

Röttgen se presentó a las primarias como “outsider”, pero en los últimos dos meses ganó terreno y por momentos parecía capaz de dar la sorpresa. Al final no alcanzó y Röttgen se despidió con 224 votos, frente a los 385 de Merz y los 380 de Laschet en la primera ronda de votación. En la segunda vuelta, Laschet se llevó la mayoría de los apoyos que había obtenido antes Röttgen.

“Tenemos que hablar claro, pero no polarizar. Tenemos que integrar”, dijo luego el nuevo líder de la CDU. Quizá otro dardo en dirección a Merz, habitual polemizador político y el único candidato que estuvo a punto de perder los papeles durante los diez meses de una extraña campaña para las internas del partido. AKK anunció su retiro en febrero de 2020 tras varios reveses políticos, pero el congreso del partido para elegir a su sucesor tuvo que ser aplazado en 2020 dos veces debido a la crisis del coronavirus. Cuando se canceló la segunda cita, Merz generó polémicas en la CDU con sus protestas. Laschet, ahora, necesita ganarse el apoyo de los simpatizantes más conservadores de Merz.

La recomendación velada de Merkel

La campaña electoral aún no ha empezado y el mal desempeño de Alemania en la segunda ola de la pandemia puede aún empañar mucho el legado de Merkel, pero por ahora la figura de la canciller sigue siendo omnipresente en la CDU.

Mucho se ha especulado y se especula aún con el posible cambio de rumbo, pero el partido del que salieron cinco de los ocho cancilleres de la posguerra alemana sigue siendo sobre todo una apuesta por el centro. Por el “Sin Experimentos“, el eslogan que hizo famoso en los años 50 el primer canciller conservador, Konrad Adenauer. Una de las pocas revueltas ocurridas en los 75 años de historia de la CDU fue justamente aquella con la que Angela Merkel enterró la era de Helmut Kohl. En 1999, la entonces secretaria general escribió una carta incendiaria pidiendo al partido distanciarse del excanciller debido a varios escándalos de corrupción.

Siempre guardando las formas, Merkel volvió a mostrar colmillo en su breve intervención del viernes desde la sede de Gobierno. “Mi deseo es que este congreso tome las decisiones correctas”, dijo. “Mi deseo es que se elija a un equipo para que tome las riendas de nuestro partido”.

La única candidatura que se había presentado como un tándem era la de Laschet y la del popular ministro de Sanidad, Spahn. Al final, los delegados cumplieron los deseos de la canciller y los cimientos de la era Merkel siguen en pie tras la primera prueba de fuego de cara a las elecciones de septiembre.

Fuente: El Confidencial https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2021-01-16/merkel-vuelve-salir-suya-cdu-vota-continuidad-elige-laschet-nuevo-lider_2910087/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: