Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

‘Omer’, la regulación de contenidos y mis ignorancias

3

El mejor saludo a la bandera de la televisión es eso de ‘el siguiente programa es para mayores de 12 o 18 años’. Esto no sirve para nada, ni dice nada. Y eso en YouTube o Facebook o Netflix no opera. Este es otro de esos casos donde hay reglas que no sirven para nada, o tal vez sí, para lavar consciencias y vender morales.

Esto viene a cuento de lo que escribí sobre Omer, esa telenovela que tiene encantadas las tardes colombianas. Y es que doña Libia Forero nos cuenta que todavía se está preguntando, y nadie le ha contestado, por qué la clasificación de Omer es para adolescentes, “mayores de 12 años… cuando la que la antecede y todos los demás programas, incluidos los noticieros que tienen sexo y violencia, dicen que es para todos; es decir, un niño de 10 años no puede ver Omer, donde hay niños de 5 años dibujando, no hay besos, mucho menos sexo. ¿Cómo se determina esa clasificación?”.

Señora Libia, la clasificación es un adorno, lo hacen porque lo dice la norma y se crean hasta burocracias para defenderlas, pero, en verdad, a nadie le importa: en horario infantil hay avances de películas para adultos, a las 9 de la noche comienza el horario sexual y el mismo programa antes era para 12 años: es decir, un beso puede cambiar de clasificación a las 9 de la noche.

La clasificación es un puro lavado de manos del capitalismo. Si debería haber algo, sería no clasificación de sexo y violencia, sino de racismo, clasismo, machismo y homofobia, y ahí es peor: todos los programas de la tele colombiana son racistas, clasistas, machistas al 1.000 por ciento, y eso es violencia pura y dura.

Sobre Omer, sueños robados, doña Libia me comenta que es una “novela que me gusta mucho, igual que las turcas en general, por sus costumbres, paisajes, música, en especial esta novela y sus personajes”.

Le encanta su música y la canción Pájaros heridos. “Lástima que se acabó, y en lugar de reemplazarla por otra turca, nos pusieron una mexicana, es decir que en el día hay cuatro novelas mexicanas: una en la mañana, dos en la tarde y una en la noche, ¿hasta que nos cansen?”, concluye la televidente.

Y como describí como árabes a paisaje, personas y la historia de la telenovela, el televidente Carlos H. Novoa me escribe que sería bueno aclarar que “Turquía no es árabe”, ya que sus amigos turcos están muy ofendidos porque es como confundir los chinos con los japoneses, y que esto “no es cierto y agradecería rectificar a sus lectores”.

Y me pide que investigue y sepa que “Turquía no es Occidente, pero es miembro de la Otán. Es Oriente Medio, pero no es árabe. Es islámica, pero también es una república laica”. No quise ofender. He estado en Estambul y vi y sentí y hablé y conviví con árabes y muchas cosas más. ¡Aprendido!

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
[email protected]

Fuente: ElTiempo https://www.eltiempo.com/cultura/cine-y-tv/omer-la-regulacion-de-contenidos-y-mis-ignorancias-columna-de-omar-rincon-549229

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: