Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Luxemburgo, de ser la peor de Europa a soñar con jugar un Mundial

9

Nations League El país ha mejorado notablemente su fútbol en los últimos años y puede subir a la Liga B

Daniel Sinani celebra el gol del triunfo de Luxemburgo frente a...
Daniel Sinani celebra el gol del triunfo de Luxemburgo frente a Montenegro en octubre

7 de septiembre de 2005. Partido clasificatorio para el Mundial 2006 entre Liechtenstein y Luxemburgo en el Grupo E de UEFA. Un año antes, Liechtenstein había conseguido en Luxemburgo su mayor goleada histórica, que permanece incluso en la actualidad: 0-4 en Luxemburgo. La visita a Vaduz no fue mucho mejor para el combinado nacional del Ducado: 3-0, con goles del incombustible Mario Frick, Fischer y Thomas Beck. Tras la debacle, todavía quedaban por delante dos jornadas más… que se saldaron con un 5-1 en Rusia y un 0-2 ante Estonia.

Era un hecho: Luxemburgo acababa de concluir la peor fase de clasificación para un Mundial de su historia y certificó, tanto por números como por ranking FIFA lo que demostraba sobre el terreno de juego: era la peor selección de Europa y una de las peores del mundo, llegando a estar, incluso, por debajo de San Marino en el ranking FIFA de agosto de 2006: la 195 del mundo, de un total de 208 naciones afiliadas por entonces.

Ahora, apenas 14 años después de aquella terrible mala fase clasificatoria (sumaron 0 puntos en 12 partidos, con apenas 5 goles a favor y 48 en contra), Luxemburgo vive el presente de una forma muy diferente: son líderes en el Grupo 1 de la Liga C y hoy, ante Chipre (18.00h, UEFA TV), podrían dar un paso de gigante hacia su segundo ascenso consecutivo en la Nations League, tras el que lograron al subir de la Liga D a la C en la primera edición. Además, el Dudelange, equipo más potente del país, disputó la fase de grupos de la Europa League en las ediciones 2018-19 y 2019-20. ¿Qué ha cambiado en el fútbol del último Gran Ducado que resiste en el mundo?

“En el año 2000, y dado que no había ningún equipo profesional de Luxemburgo, la federación decidió construir su propia Academia, para poder entrenar y desarrollar a los mejores talentos nacionales. En aquel momento apenas teníamos 2 o 3 futbolistas profesionales jugando en el extranjero”, confirma Joël Wolff, secretario general de la federación de Luxemburgo desde 1990, a MARCA. Esta inversión en la Academia cristalizó en la inauguración del centro de tecnificación de Mondercange, en 2002.

“A partir de ahí, seguimos invirtiendo dinero en el desarrollo de las instalaciones de la Federación y en el fútbol nacional en general, gracias también al tremendo aumento que se ha dado en los últimos 20 años en los ingresos de patrocinadores y derechos televisivos que nos ha llegado de los fondos de FIFA y UEFA”, afirma un Wolff que llegó a la Secretaría General de la Federación en 1990 y ha vivido y gestionado in situ todo el proceso de crecimiento del fútbol nacional luxemburgués.

Los duros primeros años, incluyendo el nefasto 2006, empezaron a dar sus pequeños frutos: desde aquella fase de clasificación al Mundial de Alemania, Luxemburgo ha ganado un partido en cada fase clasificatoria a Mundiales y Eurocopas, teniendo su mayor pico reciente de forma en 2017.

Luxemburgo empezó ese 2017 en el puesto 133 del ranking FIFA, cayendo hasta el 147 en mayo. En la última actualización FIFA de esa año, los encontramos en el puesto 83, convirtiéndose en la selección que más mejoró de las 211. Rumbo al Mundial de Rusia 2018, Luxemburgo sacó un increíble empate ante Francia (0-0) -primera vez que los galos no les ganaban desde 1914-, un empate (1-1 ante Bulgaria) y una victoria (1-0 a Bielorrusia)-, además de una victoria final en un amistoso ante Hungría (2-1) que les permitió cerrar en el puesto 83 aquel año. Desde entonces, siempre han acabado los años entre los 100 primeros del ranking FIFA.

Para poner en valor estos resultados, las cuatro victorias de Luxemburgo en 2017 (amistoso 2-1 a Albania, 1-0 a Bielorrusia y 2-1 a Bulgaria rumbo a Rusia 2018 y amistoso 2-1 a Hungría) fueron una más de las que consiguieron los Leones Rojos en los cuatro años anteriores en total.

Esto les hizo llegar a la primera edición de la Nations League, que arrancó en septiembre de 2018, llenos de moral y con buenos resultados en el zurrón . Pese a quedar en segunda posición de su grupo por detrás de Bielorrusia, consiguieron el ascenso en la reestructuración que hizo UEFA del torneo de cara a la segunda edición. Todo ello sustentado en una generación de futbolistas (Leandro Barreiro, Vincent Thill, Daniel Sinani, Florian Bohnert, Gerson Rodrigues, Kiki Martins, Dirk Carlson, Selimovic…) en la que muchos de ellos se formaron el el laboratorio de Mondercange.

La clave para entender la mejora es el buen trabajo que se está haciendo en la Academia. Yo hace cinco años ya estaba convencido de que tendríamos un equipo competitivo para 2020, porque a diario puedes ver cómo el talento sigue llegando y trabajándose en Mondercange”, afirma un Wolff que tiene claro, también, uno de los pilares recientes de la selección luxemburguesa: el aprovechamiento de la inmigración.

Vincent Thill, durante un partido con Luxemburgo

Luxemburgo es, en 2020, el primer país del mundo en Renta per Cápita, según el Fondo Monetario Internacional y se ha asentado como un centro neurálgico de la industria y los negocios en el corazón de Europa. Miembro fundador de la Unión Europa en 1957 (junto a Países Bajos, Alemania, Bélgica, Francia e Italia), el Gran Ducado es una tierra de oportunidades para gente de toda Europa y el fútbol también ha sabido pescar ahí.

Luxemburgo es un país multicultural y una tierra acogedora de inmigrantes. Más o menos el 50% de nuestros 600.000 habitantes tiene su origen fuera de nuestras fronteras y muchos de ellos ya son parte de la segunda o tercera generación familiar que reside en nuestro país. Esto fue un gran cambio para nuestro fútbol y generó grandes oportunidades. Por ejemplo, tenemos una gran inmigración desde Portugal, Cabo Verde, los países de la antigua Yugoslavia, anteriormente desde Italia… los hijos de todos estos inmigrantes han crecido con una gran cultura de fútbol y nosotros nos estamos aprovechando de ello en nuestra Academia”, afirma el Secretario General.

Esto ya se puede ver reflejado en la selección nacional. En la plantilla que ganó 1-2 en Montenegro en octubre de 2020 y les aupó al primer lugar de su Grupo en la Nations figuraba Anthony Moris, nacido en Bélgica e internacional con las inferiores belgas; Lars Krogh, de ascendencia noruega; Mica Pinto, de ascendencia portuguesa y que llegó a jugar un Mundial sub 20 con Portugal; Leandro Barreiro, de raíces angoleñas; Aldin Skenderovic, de ascendencia bosnia y montenegrina; Gerson Rodríguez, portugués; Daniel Sinani, nacido en Belgrado (Serbia); Edvin Muratovic, internacional con las inferiores de Montenegro; Stefano Bensi, con raíces italianas, Maurice Deville, de raíces alemanas…

Esta Torre de Babel, unico al excelente trabajo en Mondercange, está dando sus frutos también en la exportación de talento al exterior.

Daniel Sinani, con Luxemburgo

Si nos fijamos en la plantilla de Luxemburgo mediados de los 2000 encontramos apenas 4 futbolistas que se desempeñaban en Ligas extranjeras. En la última convocatoria de noviembre de 2020 del seleccionador Luc Holtz, exfutbolista internacional luxemburgués, apenas encontramos cinco jugadores que se desempeñan en clubes de la Primera división de Luxemburgo. Las tornas han cambiado. Y el futuro está más claro que nunca.

“Queremos ser la próxima pequeña selección en conseguir clasificarnos para un gran torneo, tal y como han hecho recientemente Islandia o Macedonia del Norte”, confiesa, entusiasmado, Joël Wolff.

Además de lo que sucede sobre el terreno de juego, la Federación tiene en marcha desde finales de 2019 la construcción de un nuevo estadio para la selección. Con cuatro estrellas UEFA, el estadio Ali Ruckert sustituirá en 2021 al mítico Josy Barthel, en funcionamiento desde 1931 y que será derruido.

La visita de hoy a Chipre y el partido ante Azerbaiyán del martes serán claves para el futuro de Luxemburgo: un ascenso a la Liga B les daría más opciones de poder entrar por esta vía de cara a la Eurocopa 2024. Antes, estará el clasificatorio para el Mundial de Qatar 2022. 20 años de trabajo están dando sus frutos en el Gran Ducado.

Fuente: Marca https://www.marca.com/futbol/nations-league/2020/11/14/5faec90ee2704e2f358b463e.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: