Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

De la Sexta división a sustituir a Van Dijk en el Liverpool

8

Premier League Las lesiones de Van Dijk, Fabinho y Joe Gomez abren la puerta al prometedor canterano

Virgil van Dijk, a la izquierda. Rhys Williams, a la derecha.
Virgil van Dijk, a la izquierda. Rhys Williams, a la derecha.
EFE

Cuando Rhys Williams (Preston 3-2-2001) renovó con el Liverpool a comienzos de temporada hasta 2025, nada hacía presagiar que, a estas alturas, sumaría cinco partidos -tres de Champions y dos de Copa de la Liga- con el primer equipo. “Comenzará con el sub 23 a las órdenes de Barry Lewtas”, anunciaron los ‘reds’. Aún no ha debutado en Premier, pero no tardará en hacerlo. Las lesiones de Van Dijk, Joe Gomez y Fabinho obligarán a Jürgen Klopp a seguir confiando en el que en Inglaterra ya han bautizado como ‘El Van Dijk con cara de niño’.

La distancia futbolística entre uno y otro a día de hoy es sideral, pero la elevada y estilizada planta del canterano -mide 1,95 metros- y su coleta ‘a lo afro’ alimentan las comparaciones. Van Dijk, lógicamente, ha sido para él un modelo en el que fijarse. “Se le ve siempre tranquilo y lo que hace. Nunca entra en pánico. Es un gran modelo a seguir para todos. Veo todos los partidos y los grabo para analizar que partes de su juego puedo implantar en el mío”, reconoce el dorsal ’46’ del ‘Pool’, que añade: “Me gusta salir con el balón jugado hacia adelante y asumir riesgos”.

Desde el ‘Liverpool Echo’ añaden otro parecido: “Su distribución es excelente, pero la destreza aérea de Rhys Williams es una de sus mayores fortalezas. Es un activo importante en el juego aéreo tanto a la hora de atacar como de defender”.

Rhys Williams, al que conviene no confundir con el prometedor lateral derecho Neco Williams, llegó al Liverpool en 2011, con 10 años, y pasó por todas las categorías inferiores hasta ganar la Youth Cup contra el City en 2019. La pasada temporada se marchó cedido al Kidderminster Harriers de la National League North (Sexta división), pero en ésta ha irrumpido con fuerza.

“Cuando comenzó la plaga de lesiones, Vítor Matos -entrenador de desarrollo-, me sugirió: ‘Rhys Williams. Es un gran talento, realmente prometedor, deberíamos llevarle a entrenar. Anteriormente, para ser sincero, no había escuchado mucho sobre él, pero desde el primer momento me impresionó y nos ha ayudado enormemente”, recuenta Klopp.

Su estreno como titular en Champions, en la victoria por 0-5 ante Atalanta, despertó todo tipo de elogios. “Estuvo excepcional. Si tuviera 19 años y jugara en Champions contra Zapata estaría nervioso como el infierno, pero él no lo estaba. Defendió de forma absolutamente increíble”, sugirió Klopp. “Nunca se equivocó. Hizo un trabajo de clase mundial siendo muy joven y con tan poca experiencia”, apuntó Alexander-Arnold. “Aporta una gran estatura y habilidad aérea que Fabinho o Joe Gómez no tienen”, precisó Jamie Carragher.

Lógica, por tanto, la alegría desbordada del joven canterano ‘red’: “No hay nada mejor que una victoria por 0-5 contra Atalanta, me siento como si estuviera en la luna. Estoy feliz de que el ‘jefe’ confíe en mí y voy a tratar de seguir devolviéndole la confianza con actuaciones como ésta”.

“El plan siempre fue irme cedido en mi primer año de contrato”, desvela Rhys Williams. Cuentan las ‘malas lenguas’ que lo que buscaba el ‘Pool’ era curtirle, convertirle en un ‘tipo duro’. “Sabía que sería muy diferente a jugar con el sub 18 o con el sub 23, pero debía asumir el desafío. Lidiar con el cambio de intensidad fue lo que más me costó”, admite.

Su paso por el Kidderminster Harriers de la National League North (Sexta división) fue todo un ‘máster’. En lo colectivo, las cosas no acabaron de funcionar. Tuvo tres entrenadores -los mismos que a su paso por toda la Academia ‘red’- y marchaban 15º cuando la Liga se interrumpió por la pandemia. A nivel individual, ‘El Van Dijk con cara de niño’ lo había jugado prácticamente todo: disputó 26 partidos y marcó un gol.

Su recuerdo es difícilmente mejorable. “Cuando le vimos pensamos: ‘¡Dios mío, es Virgil van Dijk disfrazado”, indica Russell Penn al ‘Liverpool Echo’. Rhys Williams maduró a marchas forzadas: “Se dio cuenta de que en la National League North el fútbol es la vida y la muerte, que hay que pagar hipotecas. Le rompieron la nariz en Darlington y acabó en el hospital. Tuvo una conmoción cerebral, le expulsaron y le sancionaron tres partidos… Su calidad es insuperable, por eso juega en el Liverpool, sólo espero que haya aprendido también el lado sucio del juego”.

Su progreso no sólo le ha llevado al once del Klopp. Rhys Williams, que ya había sido internacional sub 18 y sub 19, comienza a abrirse paso también en la sub 21 inglesa. Debutó contra Andorra (3-3) en el parón de octubre.

Fuente: Marca https://www.marca.com/futbol/premier-league/2020/11/12/5fac37e9e2704e91028b45ba.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: