Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Cinco motivos por los que ver fútbol de selecciones durante este parón

2

Fútbol Internacional La repesca de la de EURO, eliminatoria sudamericanas, último partido de un mito…

Cinco motivos por los que ver fútbol de selecciones durante este parón

Los parones de selecciones siempre son vistos por gran parte del público como un alto inoportuno del fútbol a nivel de clubes. En cierto modo, esto ocurre porque suelen llegar una vez que las competiciones domésticas o internacionales están cogiendo velocidad crucero. Pero lo cierto, es que los enfrentamientos internacionales siempre traen consigo pasión y emoción.

Este no iba a ser menos. De hecho, confluyen hasta tres competiciones diferentes además de enfrentamientos amistosos, algo que no duele ocurrir muchas veces. Por ello, estas son las principales razones por las que los aficionados al fútbol deberían seguir enganchados al deporte rey durante los próximos 7 días.

Falta menos de un año para que se dispute la Euro que debía celebrarse en verano de 2020, y que por causas sanitarias que todos conocemos no pudo hacerse. Y lo que tampoco pudo celebrarse fue la repesca. Por lo que la lista de participantes en el máximo torneo europeo a nivel de selecciones aun está sin cerrar. En concreto, faltan por confirmar cuatro selecciones que estarán en el torneo, que se conocerán este jueves.

Los ganadores de las eliminatorias, a partido único, entre Hungría – Islandia, Irlanda del Norte – Eslovaquia, Serbia – Escocia y Georgia – Macedonia obtendrán su billete para la Eurocopa. La emoción está más que garantizada en la siempre agónica repesca. Además, selecciones como Georgia o Macedonia nunca habían estado tan cerca de participar en una Euro. Por lo que, pase lo que pase, será una jornada histórica.

La UEFA Nations League fue creada por el máximo organismo del fútbol europeo para acabar con los partidos amistosos de selecciones. Y lo cierto es que, a pesar de estar un escalón por debajo de la Eurocopa, está consiguiendo poco a poco ir ganando adeptos. El formato, enfrentando a selecciones de primerísimo nivel en grupos reducidos y con diferentes categorías, ha sido todo un acierto. No hay jornada de la Nations League en la que no se enfrenten dos equipos nacionales de renombre.

Por si no fuera esto suficientemente interesante, durante este parón se juegan las dos últimas, y trascendentales, jornadas de la fase de grupos. El formato, de cuatro grupos, solamente clasifica a una selección para la Final Four en la que se juega el título, lo que hace que a día de hoy no haya ninguna selección clasificada. Polonia, Italia y Holanda en el Grupo 1, Bélgica, Inglaterra y Dinamarca en el Grupo 2, Portugal y Francia en el Grupo 3, y España, Alemania y Ucrania en el Grupo 4, se disputarán el pase a la fase final.

Si el fútbol de selecciones es de por sí pasional y emocionante, en Sudamérica alcanza otro guarismo. Allí el fútbol se vive de otra manera diferente, alcanzando su máximo exponente con los equipos nacionales. Cada partido es mucho más que un enfrentamiento deportivo. Las victorias y las derrotas trascienden a lo social. Y las eliminatorias para el Mundial, en las que se enfrentan todos contra todos, son el mayor ejemplo de esto.

Al poseer el sistema de liguilla, en la que los cuatro primeros clasifican directamente y el quinto juega repesca, cada jornada tiene mínimo un enfrentamiento entre dos de las mejores selecciones sudamericanas de la actualidad. En esta ocasión el Colombia – Uruguay del viernes, el Perú – Argentina y el Brasil – Uruguay de la madrugada del martes al miércoles, son los platos fuertes de unas jornadas, que además tendrán el atractivo de ver a combinados como Brasil o Chile.

Si los parones de selecciones son un bajón para muchos, si encima los partidos que se disputan son amistosos, el sentimiento de desdén se acrecenta aun más. Pero nada más lejos de la realidad. Los partidos internacionales nunca son amistosos como tal. El simple hecho de que para un futbolista jugar con su selección sea un sueño cumplido, denota la importancia que tienen realmente estas fechas para los jugadores. Aquí a todos les importa el resultado.

Además, los partidos amistosos suelen aprovecharlos los entrenadores para colocar a los jugadores menos habituales y más jóvenes, y que así, estos vayan adquiriendo experiencia internacional. Por ello, en los partidos de este miércoles podremos ver a jugadores que están llamados a ser las estrellas del futuro como Bellingham, Foden o James en Inglaterra, Pedro Neto o Trincao en Portugal, Max o Dahoud en Alemania, o Ferran o Dani Olmo en España.

Esta es para los más frikis. Porque más allá de las Alemania, Francia, España, Brasil, Argentina o Portugal, hay muchas más selecciones que comparecen durante parones de selecciones. Combinados formados de jugadores, los cuales, muy pocos de ellos juegan a fútbol de manera profesional, y que suelen encajar goleadas de todo tipo. Selecciones como Gibraltar, San Marino, Andorra, Liechtenstein, Islas Feroe o Malta.

En concreto, el protagonista de este parón es el jugador más mítico en la historia de la selección de Malta: Michael Mifsud que dice adiós a la selección después de 20 años. Durante ellos, ha disputado 142 partidos y ha marcado 41 goles, ambos récord de su país. El encuentro de despedida en el que se le brindará un homenaje tendrá lugar este miércoles ante Liechtenstein.

Fuente: Marca https://www.marca.com/futbol/futbol-internacional/2020/11/11/5fab260746163fa04e8b45c7.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: