Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos

5

El demócrata Joe Biden fue elegido este sábado como el próximo presidente de Estados Unidos, derrotando en las elecciones a Donald Trump, que se convirtió en el primer mandatario del país en no lograr la reelección en 28 años.

(Lea: Biden declara victoria y llama a los estadounidenses a la unión)

Biden logró así alcanzar la victoria en unas elecciones que estuvieron marcadas tanto por la polarización entre demócratas y republicanos, como por la incertidumbre que se generó al no conocer el resultado hasta cuatro días después de la jornada electoral, el pasado martes 3 de noviembre. Y eso aunque el conteo de los votos todavía no ha terminado.

(Lea: Biden llega con el reto de levantar la economía estadounidense)
No obstante, Biden fue declarado vencedor el sábado en el estado de Pensilvania, que le otorgó los 20 votos electorales que necesitaba para superar el umbral de 270 que determina al ganador de las elecciones. Así, el demócrata registró 273 sufragios; 284 contando con su victoria en Arizona y 290 al sumar los seis de Nevada, un amplio margen respecto al actual presidente, que en el momento de la confirmación sumaba 214.

(Lea: Kamala Harris: primera vicepresidenta de los Estados Unidos)

En estados como Georgia o Carolina del Norte, el conteo final de los votos en esas regiones todavía se demorará todavía unos días.

En su primer intervención como presidente electo, Biden aseguró que “estoy honrado de que me hayan elegido para liderar nuestro gran país. El trabajo que tenemos por delante será duro, pero les prometo esto: seré un presidente para todos los estadounidenses, hayan votado por mí o no. Con la campaña terminada, es hora de dejar atrás la ira y la retórica dura y unirnos como nación”, aseguró.

Sin embargo, pese al resultado que se conoció el sábado, todavía se mantendrán unos focos de incertidumbre durante las próximas semanas, aunque los expertos no tienen expectativas de que el resultado pueda cambiar.

La razón, por un lado, es que Trump aseguró que irá a la justicia para impugnar el resultado en varios estados, al asegurar sin mostrar ninguna evidencia o prueba que hubo “fraude”, lo que podría demorar la confinación oficial de Biden con el 100% escrutado.

El proceso electoral en Estados Unidos permite pedir un recuento en estados que hayan tenido un margen de diferencia inferior a 0,5%, y da un plazo hasta el 14 de diciembre para emitir el resultado final, de cara a la toma de posesión el próximo 20 de enero.

Como explica el analista político, Robert Valencia, “los republicanos están tratando de mirar si hay algún tipo de voto que llegara después del 3 de noviembre, ese es el principal reclamo, pero no hay evidencia de eso hasta el momento, aunque pueden investigarlo.

Pero lo cierto es que con las proyecciones, Biden es el nuevo presidente y el hecho de que Trump acuda a la Corte Suprema será un despropósito, pues sus mismos colaboradores le han dicho que es imposible cambiar la situación, está muy lejos de los 270 sufragios dar la pelea que se dio entre Al Gore y George Bush en 2000”.

El otro punto de incertidumbre será la composición final del Congreso en el país, pues aunque se da por hecho que los demócratas mantendrán el control, aunque con menos poder, en la Casa de Representantes, la cual seguirá liderada Nancy Pelosi, todavía no se conocerá el resultado en el Senado, el cual podría tardar hasta enero por la segunda vuelta que se hará en el estado de Georgia.

ELECCIÓN DE RÉCORDS

El resultado de los comicios no solo convirtió a Trump en el primer presidente desde 1992 que solo cuenta con un mandato de un año, sino que permitió que Kamala Harris sea la primera vicepresidenta en toda la historia del país, hecho que tiene mayor relevancia al tener en cuenta que es afrodescendiente, hija de padre jamaicano y madre india.

Es decir, Harris desbancará a Pelosi como la mujer que ha tenido un puesto de mayor rango. Cabe añadir que el Congreso se espera que tenga la mayor participación femenina de la historia.

En cuanto a los votos, Biden obtuvo más de 74 millones de sufragios, más que ningún otro candidato presidencial, al tiempo que fueron las elecciones con la participación más alta.

UNA PRESIDENCIA COMPLEJA 

A pesar de los amplios resultados que obtuvo Biden, los expertos aseguran que no le espera una presidencia fácil, pues tendrá que lidiar con la recuperación de la economía tras la pandemia, seguir gestionando la respuesta a la situación de contagios que se viva a partir de enero y reconstruir gran parte de las relaciones con organismos y otras naciones que se han perjudicado con Trump.

Y, todo esto, sería más complicado en el caso de que Biden finalmente no logre la mayoría en el Senado, donde podría contar con una fuerte oposición republicana.
Axel Christensen, director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock,
apunta que “una victoria de Biden con un Congreso dividido limitaría la capacidad de los demócratas para implementar un estímulo fiscal a gran escala, aunque podría generar un mayor enfoque en la sostenibilidad a través de acciones regulatorias y probablemente significaría un regreso a una política exterior más predecible”.

El mismo Biden ha mencionado en diversas ocasiones que entre sus primeras medidas estará regresar al Acuerdo de París o la OMS, y también se espera una postura más cercana a la Organización Mundial del Comercio, que se esperaba que esta semana eligiera a su próxima directora.

En primer lugar, ya desde el sábado líderes como los de Colombia, Canadá o Alemania fueron los primeros que felicitaron a Biden. De hecho, desde la Unión Europea ya se empezó a pedir un “nuevo inicio” para la relación transatlántica.

Y es que en relaciones internacionales es donde se espera un mayor cambio, con mayor cercanía a Europa y Latinoamérica, aunque se mantendría una posición dura frente a China y Venezuela.

“La guerra comercial no va a terminar. Quizá Biden tratará de buscar más consenso y diplomacia con China, pero seguirá. De hecho, con Biden se mantendrán muchos aspectos de Trump como el nacionalismo e incluso el retroceso de la globalización, pues es una tendencia que transciende a los dos. Los mercados ya venían descontando la victoria, y podrían verse beneficiados los mercados emergentes, por un mayor apetito al riesgo”.

También tendrá que lidiar con la oposición republicana, aunque sin saber qué tipo de formación quedará. Según Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de RR.II. de la U. del Rosario, “se va a dar un pulso entre el partido y Trump, en el que le pedirán que acepte el resultado y que maneje las cifras, pues obtuvo más votos que en el 2016 y de lo cual puede sacar rédito. Pero hoy hay más trumpismo que partido republicano, y eso será lo que defina la oposición a Biden”.

PUNTOS CLAVE QUE RIGEN LA ‘BIDENOMICS’

Biden es considerado un demócrata moderado y de centro, por lo que no tendrá recetas económicas muy escoradas a la izquierda. En este panorama, entre los puntos clave que Biden impulsó durante la campaña se encuentran la creación de empleo y la reactivación del país, lo cual pretende conseguir al incrementar el gasto público, llevar a cabo una mayor intervención del Estado, y subir los impuestos reducidos por Trump, especialmente a empresas y grandes fortunas.

Sumado a esto, otro de los puntos importantes es el nacionalismo industrial como bandera del proyecto, con el que pretende impulsar varios sectores de la economía.

Entre otros, Biden plantea ampliar el ‘Obamacare’ y más subsidios a la clase media, mientras que con las alzas de impuestos busca US$3,5 billones más de recaudo. Además, gastaría US$2,5 billones en energías limpias, US$400.000 millones para impulsar la industria nacional y US$300.000 millones en tecnologías como el 5G.

Fuente: Portafolio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: