Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Opinión / El desafío para el sistema pensional en Colombia y A. Latina

5

El 2020 ha sido especialmente el año en el que los sistemas pensionales en Latinoamérica han estado amenazados desde los ámbitos políticos, económicos, financieros, sociales y sanitarios.

Es evidente que los problemas presentan un riesgo abrumador y consecuencias importantes a corto plazo, que exigen una respuesta urgente y prioritaria por parte de los líderes políticos.

Pero las medidas que son totalmente necesarias para asegurar la economía mundial ahora tendrán un profundo efecto a largo plazo en una amplia gama de escenarios económicos y sociales, incluida la seguridad de la jubilación mundial.

Como cada año, en Natixis Investment Managers realizamos un ranking comparativo de más de 40 países respecto a las condiciones de retiro que ofrecen a sus habitantes.

En el índice (Global Retirement Index, GRI, o Índice Global de Retiro) se evalúan diferentes factores que afectan positiva o negativamente dichas condiciones de jubilación como: Salud (expectativa de vida, gasto en salud y cobertura), Finanzas en el Retiro (inflación, tasas de interés, presión impositiva), Bienestar material (equidad en el ingreso, ingreso per cápita, desempleo) y Calidad de Vida (calidad del aire y del agua, biodiversidad, factores ambientales).

Islandia, Suiza y Noruega se ubicaron en los 3 primeros puestos del ránking en este estudio. Estos tres países se caracterizan por tener la mejor calidad de vida para la vejez. Colombia y sus vecinos regionales, se encuentran después del grupo de los primeros treinta, demostrando que hay trabajo por hacer y camino por recorrer. Colombia se incluyó por primera vez en el estudio el año pasado, ubicándose en el puesto 42 entre 44 países analizados. En 2020 subió dos puestos, para ubicarse en la posición 40 entre el mismo número de países.

La coyuntura actual evidenciada en este ránking nos deja algunas tareas concretas a largo plazo para trabajar, condiciones que pueden ser dolores de cabeza sobretodo en América Latina pero al mismo tiempo, oportunidades para que los gobiernos sigan trabajando con un objetivo claro.

Existen focos fundamentales en los cuales debemos centrarnos: el alto desempleo, que conlleva una gran informalidad y nos plantea la necesidad de flexibilizar las condiciones de contratación y de impuestos a las empresas.

A este desafío de largo plazo se suman la coyuntura actual que ha llevado a algunos países como Perú y Chile (y en estudio en Colombia) para que los contribuyentes puedan hacer retiros de sus planes de pensiones. Tenemos que entender que el ahorro pensional es sagrado e intocable para garantizar la viabilidad y estabilidad del sistema en el largo plazo.

Otro punto clave es la inequidad en el ingreso, que afecta directamente los aportes y su recurrencia y por ende la estabilidad del sistema que debe tener una mezcla perfecta entre los tipos de aportes y las características de los aportantes por nivel de ingreso.

Estas preocupaciones deben ser interiorizadas aún más en los países latinoamericanos que desde antes de esta crisis eran vulnerables a estos factores. México (37) por ejemplo, segundo país de la región en el ránking después de Chile (34) tiene una puntuación más baja en el subíndice de salud debido a las menores puntuaciones en la esperanza de vida y el gasto en salud, o Brasil (43) que entre todos los países del GRI, tiene la puntuación más baja en cuanto a la igualdad de ingresos y la cuarta puntuación más baja en cuanto a empleo.

Por cada peso que dejaran retirar hoy, la pensión perdería más de $12
Colombia subió dos posiciones en el GRI este año, mejorando en los cuatro subíndices. Esto demuestra avances importantes, dentro de los cuales resaltamos que nuestra mejora más importante fue en salud, algo especialmente valioso ante la pandemia que definitivamente deberemos ver como evoluciona a medida que el virus se controle.

Es cada vez más claro en Colombia y su región que cualquier propuesta de reforma pensional debe priorizar la mejora de condiciones de vida de los ciudadanos, garantizándoles no solo una pensión, sino acceso equitativo a buenos servicios financieros y de salud para la cual se requiere un trabajo conjunto entre el sector público y privado.

El desafío de los legisladores no será fácil y habrá múltiples ideas y discusiones para garantizar la viabilidad del sistema en el largo plazo. Sin embargo debemos partir de una base sólida, que es entender la importancia de proteger al sistema a toda costa, blindándolo de medidas desesperadas que atenten contra su esencia: proteger el ahorro y las condiciones de nuestros jubilados. Si partimos de esa base, Colombia seguirá mejorando en este índice de la mano con una economía más fuerte

JOSÉ LUIS LEÓN
Country Head de Natixis Investment Managers para Colombia, Panamá y Perú
Para EL TIEMPO

Fuente: El Tiempo https://www.eltiempo.com/economia/sectores/cuales-son-los-desafios-para-los-sistemas-pensionales-de-colombia-y-america-latina-547462

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: