Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

OPI de Ant Group: La historia detrás del negocio que nunca fue

3

Burócratas de nivel medio dejaron al hombre más rico de China esperando mientras se preparaban para una reunión que conmocionaría al mundo financiero.

(Ant Financial frenó la mayor salida a bolsa de la historia). 

Era lunes por la mañana en Pekín, y Jack Ma había sido convocado a una sala de conferencias en la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRS, por sus siglas en inglés) solo unos días antes de la OPI programada para Ant Group Co., el mayor debut bursátil de todos los tiempos. Cuando los burócratas finalmente aparecieron, se saltaron la conversación amistosa y entregaron un mensaje ominoso: los días de supervisión gubernamental relajada y requisitos mínimos de capital de habían terminado para Ant.

La reunión termino sin una discusión sobre la OPI, pero fue una señal de que las cosas podrían no salir según lo planeado.

(Ant Financial, tras la mayor Oferta Pública Inicial de la historia). 

El posterior desmoronamiento de la venta de acciones de US$35.000 millones ha llevado a la gigante de la tecnología financiera de Ma a la confusión, ofreciendo un duro recordatorio de que incluso el empresario más célebre de China no es inmune a los caprichos de un Partido Comunista que ha reforzado constantemente su control sobre la segunda economía más grande del mundo bajo el liderazgo de Xi Jinping.

Entre las preguntas que persisten mientras los inversores internacionales intentan darle sentido a unas caóticas 72 horas: ¿por qué China echaría a pique la oferta pública inicial de Ant en el último minuto después de meses de meticulosa preparación? ?Y qué le depara el futuro a una de las empresas más importantes del país?

Entrevistas con reguladores, banqueros y ejecutivos de Ant ofrecen algunas respuestas, aunque incluso los expertos dicen que solo los principales líderes de China pueden estar seguros de lo que sucederá a continuación.

La mayoría de las personas que hablaron para esta historia lo hicieron bajo condición de anonimato por tratarse de asuntos delicados.

La reunión de Ma en Pekín el lunes desencadenó una lucha detrás de escena por Ant y sus banqueros por mayor claridad de los reguladores chinos.

Si bien los funcionarios de la CSRC señalaron en ese momento que no estaban al tanto de ningún cambio en los planes de la OPI, la publicación criptica en las redes sociales del regulador más tarde ese día sobre una “entrevista de supervisión” con Ma generó ruido de Hong Kong a Nueva York.

El martes por la tarde, el estado de ánimo había empeorado cuando comenzaron a circular en Shanghai rumores de un retraso.

Alrededor de las 8 p.m., la bolsa de valores de la ciudad llamó a Ant para informar que la OPI sería suspendida. Cuando la declaración oficial llegó menos de una hora después, citó un “cambio significativo” en el entorno regulatorio, pero ofreció pocos detalles adicionales sobre por qué las autoridades arruinarían la OPI dos días antes de su inicio programado.

En una reunión organizada apresuradamente entre los banqueros de Ant y la CSRC más tarde esa noche, los funcionarios señalaron la necesidad de la compañía de más capital y nuevas licencias, a fin de cumplir con una serie de regulaciones para conglomerados financieros que habían comenzado a entrar en vigencia a principios de noviembre.

No se discutió que tan rápido se podría reiniciar la OPI. Un portavoz de Ant dijo que la necesidad de más capital y nuevas licencias no se discutió en la reunión, pero declinó proporcionar más detalles.

Una preocupación entre los reguladores fue que las reglas más estrictas pueden no haber sido reveladas completamente en el prospecto de Ant.

Además de las nuevas regulaciones para el conglomerado financiero, el gobierno publicó el lunes un estricto borrador de reglas para los préstamos al consumo que requerirían que Ant proporcione al menos el 30% de los fondos para préstamos que suscribe a bancos y otras instituciones financieras.

Ant financia actualmente solo el 2% de sus préstamos, y el resto lo asumen terceros o se empaquetan como valores. Varios funcionarios dijeron que era mejor detener la cotización a última hora que dejar que prosiguiera y exponer a los inversores a pérdidas potenciales.

Ese sentimiento fue compartido por al menos un administrador de dinero institucional, quien dijo que prácticamente le había pedido a un ejecutivo de Ant una asignación de OPI durante una reunión en el hotel Mandarín Oriental en Hong Kong.

Ahora que tiene una idea más clara de los riesgos regulatorios, se siente aliviado de que la venta de acciones fuera pospuesta.

La CSRC dijo en un comunicado el miércoles que evitar una cotización “apresurada” de Ant en un entorno regulatorio cambiante era un movimiento responsable para el mercado y los inversores.

Aun así, algunos observadores de China tienen una teoría alternativa de por qué el gobierno de Xi actuó de la forma en que lo hizo: quería enviar un mensaje.

Ma, un ex maestro ampliamente venerado en China, enfrentó una cantidad inusual de ataques en los medios estatales después de criticar las reglas financieras del país por sofocar la innovación en una conferencia en Shanghai el 24 de octubre.

Sus comentarios se produjeron después de que el vicepresidente Wang Qishan, un confidente de Xi, pidiera un equilibrio entre la innovación y las regulaciones estrictas para prevenir riesgos financieros.

“Parecía que, intencionalmente o no, Ma estaba desafiando y criticando abiertamente el enfoque del gobierno chino sobre la regulación financiera”
, escribió en un informe Andrew Batson, director de investigación de China en Gavekal Research.

El fin de semana antes de que Ma fuera convocado a Pekín, el Comité de Desarrollo y Estabilidad Financiera dirigido por el viceprimer ministro Liu He enfatizó la necesidad de que las empresas de tecnología financiera estén reguladas.

En una señal de que las autoridades pueden mantener la presión sobre Ant, personas familiarizadas con el asunto dijeron el miércoles que los reguladores planean disuadir a los bancos de usar las plataformas de préstamos en línea de la firma de tecnología financiera.

La directiva golpea el corazón del modelo de préstamos basado en comisiones de Ant, que generó alrededor de 29.000 millones de yuanes (US$4.400 millones) de ingresos en los seis meses que terminaron en junio.

Cualquier sugerencia de que los bancos dejarían de usar sus plataformas no tiene “fundamento”, dijo Ant en respuesta a las preguntas de Bloomberg.

Algunos inversores se están preparando para tiempos más difíciles, tanto en Ant como en el resto del imperio empresarial de Ma.

Las acciones de Alibaba Group Holding Ltd., que posee alrededor de un tercio de Ant, cayeron más de 8% el martes en Nueva York, su declive más pronunciado en cinco años.

La caída redujo la riqueza de Ma en casi US$3.000 millones a US$58.000 millones, arrastrándolo al número 2 en la lista de los más ricos de China por detrás de Pony Ma de Tencent Holdings Ltd.

La debacle de la OPI también ha suscitado preocupaciones más amplias sobre el compromiso de China con la transparencia en su intento de atraer inversores internacionales.

El martes, la confusión sobre la suspensión provocó una avalancha de llamadas a los banqueros de Ant por parte de administradores de dinero desconcertados.

La sensación de latigazo en algunos casos fue cruda: solo una o dos horas antes de que se anunciara la suspensión, el equipo de relaciones con inversores de Ant todavía estaba tratando de confirmar la asistencia a una gala posterior a la OPI en Hong Kong.

Uno de los mayores inversores extranjeros de la compañía predijo que el episodio podría causar un daño duradero a la confianza en los mercados de capital de China.

También puede tener efectos secundarios en Hong Kong, cuyo estatus como principal centro financiero ya ha sido cuestionado en medio de una mayor intromisión de Pekín.

Casi una quinta parte de la población de la ciudad, según una estimación, se había registrado para comprar acciones de Ant; muchos de los que habían planeado ganancias inesperadas quedaron, en cambio, pagando gastos de intereses de préstamos de margen inútiles.

“La falta de transparencia nos recuerda que el ‘estilo chino’ sigue plagado de problemas”, asegura Fraser Howie, autor de “Red Capitalism: The Fragile Financial Foundation of China’s Extraordinary Rise” (Capitalismo rojo: La frágil fundación financiera del extraordinario auge de China”).

En cuanto a Ant, es poco probable que la suspensión de la OPI de un golpe fatal. La compañía tenía 71.000 millones de yuanes en efectivo y equivalentes a junio y es una de las instituciones de mayor importancia sistémica de China.

Lo último que quieren las autoridades es una pérdida de confianza desestabilizadora en un negocio con un papel clave en las finanzas del país.

El riesgo más pertinente para Ant es una disminución en su vertiginoso ritmo de crecimiento y su elevada valoración.

Las nuevas regulaciones de China obligaran a la empresa a actuar más como un prestamista tradicional y menos como un proveedor de servicios tecnológicos con pocos activos para la industria financiera.

Es casi seguro que eso significara una relación precio-ganancias más baja para la acción si finalmente cotiza.

También se avecina la introducción de la moneda digital del banco central de China, que amenaza con erosionar el dominio de Ant en los pagos.

Eso también podría tener implicaciones para los demás negocios de la empresa. La plataforma de crédito de Ant, por ejemplo, utiliza su enorme base de datos de pagos para evaluar la solidez financiera de los prestatarios que a menudo carecen de antecedentes crediticios formales o garantías.

Todo eso será una mala noticia para los accionistas que impulsaron la valoración de Ant a US$315.000 millones, más alta que la de JPMorgan Chase & Co., pero puede ser adecuado para reguladores y líderes de partidos que se preocupan de que la creación de Ma haya crecido demasiado, demasiado rápido.

Bloomberg

Fuente: Portafolio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: