Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

El ‘valuismo’, un camino hacia un capitalismo sostenible

3

Desarrollar la consciencia, abrirse a la coherencia, impulsar el pensamiento crítico y creativo, promocionar la sencillez como expresión de inteligencia, fomentar la integridad para desinstalar los conflictos, respetar la diversidad, tener en cuenta valores, educación, innovación, infancia, planeta, salud…

(Lea también: ‘Es clave revisar jornada y costos laborales’: nuevo jefe del BID).

Estos son principios que parecen más próximos a la espiritualidad, la filosofía y la psicología que a la economía, pero “habrá que aplicarlos para reequilibrar la dinámica económica global y transformar el capitalismo, mejorándolo y reconduciendo los excesos alentados por una ficción de progreso en beneficio del ser humano”, según la economista ‘consciente’ María Lladró.

Estos principios son algunos de los pilares del ‘valuismo’ (que viene de ‘value’, ‘valor’ en inglés), un nuevo enfoque económico basado en la generación de valor, tanto material como no material, “con consciencia”, más que en la mera acumulación de capital, y que Lladró propone en un libro como una deseable y más humanizada evolución del capitalismo.

(Le puede interesar: ‘Empleo de emergencia ya’: una medida contra la crisis).

“El término ‘valuismo’ proviene del diseño industrial, donde se refiere a que, debido al proceso de selección natural, sobrevivirán en el mercado los artículos y las empresas que aporten mayor valor con sus productos y servicios al usuario y al entorno, teniendo en cuenta las prestaciones, los recursos usados, la reparabilidad, la interacción con el medioambiente y la seguridad”, explica.

“En el ámbito económico global, el valuismo es una propuesta para una nueva economía basada en el concepto de valor, que no es comunismo, ni capitalismo ni un término medio o mezcla de ambos sistemas, sino otra cosa”, señala Lladró.

Todo empieza por la consciencia (…) Quien no empatiza con las necesidades de otros no puede satisfacerlas

Economía consciente

Lladró es una economista impulsora de la transformación positiva, facilitadora de la cohesión y la prosperidad en familias empresarias, y miembro de la Comunidad Global CTT, integrada por consultores que emplean un ‘modelo de siete niveles de consciencia’ para equipos y organizaciones de alto rendimiento.

La experta hace hincapié en llenar la economía de consciencia, “un concepto vital y humano que implica la capacidad para ver, escuchar, sentir, comprender, confrontar… en definitiva, para estar atentos a nosotros mismos y al entorno”, sostiene.

(Le recomendamos: Los cuatro sectores que Bill Clinton destaca para invertir en Colombia).

“Todo empieza por la consciencia. Quien no siente que algo falla o no detecta las incoherencias y las injusticias no puede comenzar el proceso de transformación. Quien no empatiza con las necesidades de otros no puede satisfacerlas”, recalca.

“La consciencia es un despertar: es abrir los ojos del corazón y de la razón para percibir realidades que antes no discerníamos. La consciencia nos permite ver donde otros no ven o lo que otros no ven, es decir, aquello de lo que son inconscientes”, añade.

El consumo exagerado, la concentración de poder, el cortoplacismo y el deterioro del planeta son algunas inconsciencias o trampas económicas que seguimos sin ver en esta sociedad que se considera a sí misma avanzada, pero a la que le faltan equilibrio, justicia y compasión”, según Lladró.

(Además: ¿Cuánto oro queda en el mundo y dónde está la mejor mina de A. Latina?).

El valuismo no pretender ser perfecto ni trabaja en favor de una utopía, sino de un cambio posible.

“Aumentar la consciencia es ver la vida desde más niveles (la calle, el nivel medio y desde arriba), entender el hoy y atender al mañana, abarcar al ser humano en general, sea cual sea su género, e incorporar la diversidad de talentos y culturas, en vez de pensar solo en nosotros mismos y pasarnos la vida atesorando lo que no podremos llevarnos”, reflexiona.

Valor, no dinero

Respecto del valuismo, explica que es una nueva filosofía económica y social basada en la generación de valor sostenible, que implica crear riqueza sin destruir las fuentes de esa riqueza, sin basarse en la búsqueda exclusiva del beneficio, sin considerar a las personas meros seres que consumen, trabajan y pagan impuestos, y sin imponer una visión cuantitativa del mundo.

(Lea también: ¿Cuánto tiempo podría soportar un hogar sin ingresos?).

“En esta filosofía, el beneficio a corto plazo es superado por el concepto de valor, con una mirada a largo plazo, y generar valor es crear riqueza con principios, respetando la dignidad humana, porque no todo puede regirse por el enriquecimiento económico y la acumulación de capital”, señala.

“Un oxígeno y aguas limpios, así como los bosques o los océanos, son elementos tangibles y de riqueza que nos pertenecen a todos sin que tengamos que pagarlos, al igual que elementos intangibles, como la libertad, la creatividad o la justicia”, apunta.

“Si perdiéramos estos valores que no tienen precio, nos daríamos cuenta de su excepcional importancia. A través de la consciencia podemos aprender a valorar estas riquezas sin perderlas”, indica.

(Le recomendamos: Empresas y marcas están ante un consumidor más cauteloso y más digital).

Buscar soluciones creativas para mejorar nuestro mundo es una expresión de consciencia, pero, según Lladró, para humanizar el capitalismo y transformarlo hacia el valuismo no basta con añadirle adjetivos como ‘consciente’, ‘humanista’, ‘inclusivo’ o ‘responsable’, sino que hay que “dar un paso decidido para cambiar el eje del sistema económico, del capital a la generación de valor”, indica.

Según la experta, también requerirá defender la economía real y no especulativa, reducir la concentración de poder, impulsar una justicia independiente y a tiempo, implantar la gobernanza global en lo que no pueda compartimentarse, luchar contra las prácticas violentas y engañosas, impulsar una vigilancia efectiva y cuidar a las personas dependientes.

“El valuismo encuentra en la propiedad e iniciativa privadas un gran aliado para crear riqueza, pero cuando esta actúa sin límites, destruye valor medioambiental, de libertad, de colaboración y de justicia. Ahí entra la necesaria transformación del obsoleto y rezagado ámbito público, nacional e internacional”, apunta.

(Siga leyendo: ‘Ya no es aceptable que las compañías existan solo para hacer dinero’).

¿Hacia dónde debemos evolucionar para aportar valor en todas las facetas de nuestra sociedad? Debemos ir a un entorno que está por construir, basado en lo que hay y ya funciona y eliminando lo que destruye valor, afirma.

El valuismo no pretender ser perfecto ni trabaja en favor de una utopía, sino de un cambio posible. Puede llegar a ser la mejor alternativa posible al capitalismo actual, siendo el siguiente mejor paso en la buena dirección”, asevera con rotundidad.

“Reinventar el sistema económico es reinventar el modelo de sociedad. Todos los grandes cambios se ven primero como absurdos e inviables, hasta que una nueva consciencia les abre paso. La crisis provocada por la pandemia de covid-19 ofrece un buen momento para esta reflexión económica”, concluye.

RICARDO SEGURA
EFE Reportajes

Fuente: El Tiempo https://www.eltiempo.com/economia/sectores/el-valuismo-un-camino-hacia-un-capitalismo-sostenible-542809

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: