Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Harry Styles, Taylor Swift, Sia o The Beatles han ayudado a dar forma a ‘Promesa de juventud’ de María Reig

4

Dicen que María Reig es “la nueva voz de la narrativa femenina” y lo cierto es que el éxito de sus dos primeras novelas avala esa etiqueta. Con Papel y tinta demostró que la ficción de época era su terreno y con Promesa de juventud ha confirmado que domina ese arte de hacernos viajar en el tiempo para descubrir sentimientos universales.

En esta ocasión nos traslada a Suiza en la II Guerra Mundial. El contexto en el que viven los jóvenes de dos internados, uno masculino y otro femenino, separados por un bosque. Las relaciones que se establecen entre ellos en un momento de tanto cambio, nos hace revivir la intensidad que embarga la adolescencia.

MÁS INFORMACIÓN


Y para conseguir trasladar todas esas sensaciones, la autora se vale de música. Tiene por costumbre crear una playlist de cada una de sus obras y la de Promesa de juventud viene muy variada. Desde música de los 70 que envuelve una de las tramas de la novela, hasta bandas sonoras pasando por canciones más actuales.

Tienes tu propia playlist con música que suena en el libro y música que has escuchado mientras escribías, ¿qué importancia le das?

Para mí es fundamental. Una canción te puede desbloquear un día. De repente no ves por dónde seguir, estás pensando en las tramas, no necesariamente escribiendo, pero, de repente, te desbloquea, hace que aparezca la escena que es clave para seguir avanzando en la trama. Tiro mucho, a la hora de escribir, sobre todo en los momentos de concentración, de música de bandas sonoras, música instrumental, pero cuando estoy imaginando o pensando en la novela, me valen muchísimas canciones que se convierten, al final, en canciones preferidas y que tienen algo especial.

En esa playlist has añadido una que te recuerda a ese bosque (Sihlwald), ¿cuál es?

Soy muy fan de Taylor Swift y sacó este verano un último disco y Ephinay es la canción que, de repente, cuando estaba escuchando el disco, que lo he escuchado en bucle durante estos dos meses, de repente, esa canción me recordaba imágenes de la novela. Es un poco trampa porque no la he escuchado mientras escribía la novela, pero la quise añadir como cierre a la lista de reproducción que creé.

Eagles, Beatles, Stevie Wonder, Carole King, Alanis Morissette… lo tuyo también es retroceder al pasado en el ámbito musical, ¿no?

La verdad es que sí. Eso me lo ha inculcado muchísimo mi padre que siempre ha compartido con mi hermana y conmigo los grupos musicales que le gustan. Es muy fan de The Beatles, es muy fan de Abba y, yo creo que, al final, se acaban convirtiendo en la banda sonora de tu vida y son canciones que te acompañan y que tienes super presentes y, de alguna manera, siempre intentas compensar y poner otras canciones. Ha sido muy chulo viajar a esa época. Estamos hablando de finales de los años 70 y musicalmente tiene mucha chicha y había que hacer guiños a la música del momento porque es una maravilla.

Decías que recurres mucho a bandas sonoras. En tu playlist también hay música de cine: James Horner, James Newton Howard, Alexandre Desplat… ¿ambientación?

Ayuda a construir las imágenes. Esas canciones las acabas vinculando a momentos muy concretos de la novela. La música tiene algo indescriptible que es la capacidad de generar sensaciones, sentimientos, de una manera tan mágica que, cuando estás escuchas esa melodía, contigo se queda esa sensación, ese sentimiento y es lo que luego vuelcas en un personaje o en una escena.

Y hay canciones más de nuestra época. Me gustaría que me comentaras lo que significan para ti las siguientes canciones. Primera: Harry Styles. Sweet Creature.

Lo he descubierto en su carrera en solitario. Acababa de sacar su primer disco en solitario cuando me empecé a documentar sobre la novela y esta canción la escuché en bucle mientras estaba investigando y mientras estaba empezando a dibujar en mi mente las primeras imágenes de la novela. Es verdad que lo tengo super vinculado a esos primeros momentos de dibujar los colegios, los personajes, la historia de George y Sara. Escucho esa canción y me lleva directa ahí.

Leona Lewis. Footprints in the sand.

Es una canción que, sobre todo, escuché al final de proceso, en las fases de corrección y edición y fue una canción que tenía en una lista de spotify que me hice en 2015 y, aquello que dices, necesito escuchar canciones nuevas porque un día te encuentras saturada de las canciones que siempre escuchas. Y me puse a escuchar playlist antiguas y salió esta y dije ‘ay, cómo me gusta’ y no me acordaba para nada de ella. A raíz de introducirla en la lista de reproducción que me creé para la novela, empecé a escucharla y la tengo muy vinculada a las fases y escenas finales de la novela.

Sia. Bird set free.

Con esta canción me pasó algo muy curioso y es que yo la había escuchado como hilo musical, no sé exactamente dónde. Yo tenía claro por el sonido que era Sia pero no sabía qué canción era. Me escuché un montón de canciones de Sia hasta que la encontré. No es lo típico que te pille con el shazam. Sabes más o menos cómo suena, pero no me acordaba más que de un poquito del estribillo. Al final la encontré y la incluí directa en la lista de reproducción y es otra de las del principio. Me acompañaba cuando estaba buscando documentación. Es muy época y te imaginas planos cenitales de los colegios y del bosque.

Birdy. Strange birds.

También forma parte de las fases iniciales y creo que fue de las primeras que añadí. Tiene unos toques al principio más tristes y nostálgicos, me ayudó mucho en la parte inicial de imaginar y crear.

Si tuvieras que hablarme de otra de las canciones que te venga ahora a la cabeza, ¿cuál sería?

Hay una canción, la introducción de la banda sonora de Las normas de la casa de la sidra, una película que vi hace tiempo y su banda sonora me parece maravillosa y esa canción la tengo muy, muy vinculada al momento en el que Charlotte le presenta a Caroline, St Úrsula. Cuando quería aclimatarme o meterme en la novela, escuchaba esa canción y de pronto me encontraba allí. Ha tenido un toque muy especial y muy mágico a la hora de ambientarme para empezar a escribir.

Fuente: Los40 https://los40.com/los40/2020/10/09/actualidad/1602237026_549546.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: