Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Así Guayaquil celebró su primer año de independencia y su centenario

4

Guayaquil en sus fechas conmemorativas siempre las ha celebrado con efusión y mucha algarabía, y su aniversario de independencia no ha podido ser la excepción. En pocos días nos aprestamos a celebrar los 200 años de la liberación del poder español y el hecho no pasará inadvertido a pesar de la crisis producto de la pandemia por la que ha pasado la ciudad.

Guayaquil se aprestó a celebrar su primer año de independencia sumida en los embates de la guerra, pues la ciudad estaba en ese momento asumiendo en el aspecto financiero y material el esfuerzo de liberar el resto del territorio de la Real Audiencia, esto no impidió que los miembros de la Junta de Gobierno presidida por José Joaquín de Olmedo realizaran varias actividades para rememorar una fecha tan importante para la ciudad.

[embedded content]

El propio Olmedo redactó un decreto de las actividades que se realizaron el primer año del aniversario de independencia. Ese día martes 9 de octubre de 1821 se realizó un Te Deum al que asistieron los miembros del Gobierno, las autoridades y todas las comunidades y corporaciones.

Desfile en Guayaquil.

Se realizaron salvas, repique general de campanas e iluminación de la ciudad en la víspera y el día, se efectuaron cañonazos de hora en hora hasta la caída del sol y se ordenó que todos los ciudadanos llevaran la cucarda o escarapela nacional.

En el decreto de Olmedo se proyectaba la idea de crear un monumento que perennizaría la fecha patria y que serviría para exaltar el patriotismo de los guayaquileños, además se contemplaba que el día 9 de octubre sería feriado en toda la provincia. Dicho monumento se lo iba a colocar en el muelle de la ciudad (ubicado frente a la antigua casa del Ayuntamiento). En su base iría una inscripción que diría ‘Aurora del 9 de Octubre’.

No hay constancia que la obra se pudiera llevar a cabo durante esos años, pero la idea quedó para las generaciones venideras que la concretaron en 1918 con la Columna de los Próceres.

Construcción de la Columna e los Próceres

Guayaquil y su primer centenario de la independencia.

La ciudad en vísperas de celebrar su centenario de Independencia había tenido un crecimiento considerable desde 1820, para la fecha del centenario contaba con 89.771 habitantes. La ciudad pasó de tener en 1820 una extensión de 120 hectáreas a un total de 711 en 1920.

La preparación de la festividad se había realizado incluso con años de anticipación, el 16 de octubre de 1915 por decreto legislativo se declaró como fiesta nacional el 9 de octubre. Al año siguiente, el Concejo Cantonal de Guayaquil expide una ordenanza que contempla la creación de la Junta Patriótica para la celebración del Centenario, dicha Junta, estuvo presidida por don Enrique Baquerizo Moreno. Una vez que la Junta entró en funcionamiento comenzó a preparar un variado número de actividades que pusiera por alto la celebración de la fecha libertaria.

Guayaquil en 1918 había logrado tener asfaltada la calle del boulevard 9 de Octubre y en 1919 se había logrado erradicar la fiebre amarilla, gracias a la iniciativa de la misión Rockefeller y al tesonero trabajo del Dr. Hideyo Noguchi, por estas acciones Guayaquil fue declarada Puerto Limpio Clase A. Para 1920 se contaba con 1792 faroles de gas y 1533 lámparas eléctricas.

Por iniciativa del Dr. Rafael Guerrero Martínez se crea el barrio de El Centenario, ubicado en la zona sur de la ciudad. Para 1918, el monumento a los Próceres de Octubre era inaugurado en la zona central de la llamada Plaza del Centenario, el complejo sería inaugurado oficialmente en 1920 como parte de las actividades del 9 de octubre.

Monumento de los Próceres en la Plaza de Centenario

En el plano cultural se lanzaron varios libros que contenían información histórica sobre los acontecimientos de la Independencia, pero también en esos textos se incluyó información económica, urbanística y comercial que mostraban el desarrollo acelerado del Puerto Principal del Ecuador. Los libros destacados y que se publicaron aprovechando la coyuntura de la festividad fueron Ecuador en el centenario de la Independencia de Guayaquil, que tenía una presentación de lujo, en papel de excelente calidad y lleno de ilustraciones y fotografías, el libro fue un esfuerzo editorial de un grupo de empresarios guayaquileños.

Otro libro a destacar es América Libre, 9 de octubre de 1920, que contenía información histórica y biográfica de los líderes de la revolución octubrina, además de contener información sobre el desarrollo comercial del Puerto. Y por último vale mencionar la publicación del ensayo histórico de Camilo Destruge, titulado ‘Historia de la Revolución de Octubre y campaña Libertadora de 1820-1822. La obra obtuvo el primer premio en el Concurso Histórico Patriótico que fue promovido por la Junta Patriótica del Centenario de la ciudad.

Libro de Camilo Estruje

El día de la festividad se realizaron verbenas, desfiles militares, la multitud se congregó en el malecón para presenciar los actos conmemorativos. El desfile estuvo encabezado por el presidente de la República de ese entonces, José Luis Tamayo. (I)

Fuente: EL UNIVERSO https://www.eluniverso.com/entretenimiento/2020/10/08/nota/8007784/bicentenario-guayaquil-celebracion

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: