Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

El condado de Los Ángeles vigila de cerca el número de casos de COVID-19 después de aumento

0

Por segundo día consecutivo, el condado de Los Ángeles reportó más de 1,200 nuevos casos de coronavirus el viernes, continuando un período de tres días
de casos elevados que podrían paralizar aún más los esfuerzos para reabrir más sectores de la economía local.

El condado anunció 1.256 nuevos casos el viernes, ligeramente por debajo del
1.280 anunciados el jueves.

Un día después de que el condado informara su mayor número diario de nuevos casos de coronavirus en seis semanas, el funcionario de salud del condado de Los Ángeles dijo el jueves que si los números continúan siendo elevados, el experto tendrá que investigar los datos para ver si pueden determinar la causa del pico.

“Veremos cómo se ven esos números finales (el jueves),” dijo el Dr. Muntu Davis a los periodistas en una sesión informativa en línea. “Mi sospecha es que no serán tan altos. Pero si vemos algunos días o incluso durante toda la semana algunos aumentos, tendremos que mirar más de cerca nuestros datos para averiguar si hay algo en común entre esos aumentos en los casos.”

Davis dijo que el aumento está demasiado alejado del Día del Trabajo para estar vinculado al fin de semana festivo, y es demasiado pronto para saber si se puede vincular a reaperturas recientes de negocios.

El condado informó el miércoles 1,645 nuevos casos de COVID-19, el número diario más alto desde el 22 de agosto. La directora de salud pública, Barbara Ferrer, dijo al anunciar la cifra que un aumento de un día no indica una tendencia, pero agregó:

“Esto es algo que debemos vigilar de cerca.”

El sorprendente aumento se produjo en un momento crítico para el condado, que continúa languideciendo en el nivel más estricto de la hoja de ruta de reapertura económica de cuatro niveles del estado. La tasa de positividad de las pruebas recientes del condado es lo suficientemente baja como para calificar al condado para pasar a un nivel menos restrictivo, pero el número promedio diario de casos nuevos debe reducirse a aproximadamente 700 por día antes de que ocurra cualquier movimiento.

Hasta el miércoles, la tasa del condado de casos nuevos por cada 100,000 residentes promediaba 7.4, por encima del límite de 7 necesarios para salir del restrictivo nivel “púrpura” del estado.

Ferrer señaló que el número promedio diario reciente de casos del condado ha caído a niveles no vistos a fines de abril y principios de mayo, por lo que el pico del miércoles podría resultar ser una anomalía.

Davis dijo que un elemento clave para reducir la transmisión del virus es el rastreo de contactos, y el condado ha tenido éxito en ese frente. Dijo que el 63% de las personas que han contraído el virus en el condado han participado en entrevistas de rastreo de contactos, mientras que el resto se negó a ser entrevistado o no pudo ser localizado.

También dijo que más de la mitad de las personas entrevistadas proporcionaron “al menos un contacto para el seguimiento.”

“Esta es una muy buena noticia, ya que nuestra capacidad para llegar a personas que pueden estar potencialmente infectadas es una herramienta muy importante que tenemos para identificar y frenar la propagación del virus,” dijo Davis. “Hablar con los casos e identificar sus contactos cercanos es una parte muy importante para reducir la transmisión de COVID-19.”

Instó a cualquier persona que reciba una llamada del condado a hablar con los rastreadores de contactos, y señaló que la llamada se mostrará en los teléfonos de las personas como “L.A. Salud Pública” o con el número 833-641-0305.

“Diré que cada vez que podemos hablar con una persona, podemos brindarle información, averiguar quién también podría haber estado expuesto e informarle sobre su riesgo potencial,” dijo Davis. “Entonces, cuanto más podamos hacer eso, cuanto más alto sea el porcentaje, más probabilidades tendremos de detener la transmisión entre personas que no saben que estuvieron expuestas.”

Después de meses de cierre, se permitió que los centros comerciales interiores reabrieran el miércoles, aunque limitados al 25% de su capacidad y con los patios de comidas y las áreas comunes cerradas. Eso sigue a los salones de uñas, a los que se les permitió reabrir en interiores la semana pasada; salas de juego, que podían abrir al aire libre el lunes; y áreas de juegos al aire libre, que se autorizaron para reabrir a discreción de las ciudades individuales.

Esta semana, el condado también comenzó a aceptar solicitudes de exención de escuelas que desean ofrecer instrucción en persona para estudiantes de prejardín de infantes a segundo grado. Ferrer dijo que hasta ahora unas 26 escuelas han presentado solicitudes de exención.

El martes, el condado silenciosamente autorizó que las cervecerías y bodegas que no tienen sus propias cocinas reabran para el servicio al aire libre, siempre que se asocien con un proveedor de alimentos externo. Todas las ventas de alcohol para consumo en el lugar en cervecerías y bodegas deben ir acompañadas de una compra de “comida de buena fe.” Los clientes deben estar sentados en las mesas y deben hacer una reserva con al menos un día de anticipación, bajo la orden de salud.

Los bares en todo el condado permanecen cerrados, excepto en Long Beach, que esta semana les permitió reabrir con operaciones al aire libre si se asocian con un proveedor de alimentos externo y vinculan todas las ventas de alcohol con las compras de alimentos. Long Beach tiene su propio departamento de salud separado del condado.

Los 1,645 nuevos casos reportados el miércoles, junto con 37 anunciados por Long Beach y cinco por Pasadena, elevaron el total del condado desde el inicio de la pandemia a 277,487.

El condado también reportó 30 muertes más el miércoles, aunque tres de esas muertes fueron anunciadas el martes por la tarde por funcionarios de salud en Long Beach y Pasadena. El número acumulado de muertes en el condado durante la pandemia era de 6,709 hasta el miércoles.

Las hospitalizaciones en el condado relacionadas con el coronavirus estaban en 696 al miércoles, frente a las 685 del martes y las 674 del lunes.

Ferrer destacó que el número de hospitalizaciones ha tenido una tendencia a la baja durante semanas, ubicándose ahora muy por debajo de los promedios de julio de alrededor de 2,200 por día.

“Es una buena noticia y creemos que refleja tanto la mejora de la terapia como la atención para los pacientes con COVID-19 que puede conducir a estadías más cortas, así como el hecho de que sabemos que tenemos una población mucho más joven de residentes que están infectados ahora y, en general, es menos probable que requieran hospitalización como grupo,” dijo Ferrer.

Fuente: Noticiero Telemundo 52 https://www.telemundo52.com/noticias/salud/coronavirus/el-condado-de-los-angeles-vigila-de-cerca-el-numero-de-casos-de-covid-19-despues-de-aumento/2123201/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: