Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Alessandro Gentile: “No tengo mal carácter, digo las cosas a la cara”

3

ACB Liga Endesa El alero firmó por tres meses con el Movistar Estudiantes, donde ya jugó en el curso 18-19

Alessandro Gentile, en la sesión oficial de fotos del Movistar...
Alessandro Gentile, en la sesión oficial de fotos del Movistar Estudiantes.
ACB Photo.

La primera llegada de Alessandro Gentile (Maddaloni, 1992) al Movistar Estudiantes en 2018 resultó sorprendente. Un jugador que había paseado su físico y su talento por algunos de los grandes equipos de Europa fichaba por un club en horas bajas para terminar luchando por la permanencia y ayudando a conseguirla. Ahora, el alero regresa al Ramiro en otra operación chocante. Ha firmado sólo por tres meses para suplir la baja del lesionado Edwin Jackson, operado ayer de una muñeca.

“Vuelvo por las ganas de jugar de nuevo en la Liga Endesa y el entrenador, que es joven, pero es una persona especial. Sabe mucho de baloncesto y seguro que va a tener una gran carrera”, dice el alero de 2,00 metros sobre su segundo advenimiento colegial. En el primero, en la campaña 18-19, jugó 22 encuentros con medias de 15,2 puntos, 4,1 rebotes, 1,6 asistencias y 11,9 de valoración. “Pasé un año muy bonito en el Estudiantes y tengo muy buenos recuerdos. Volver fue una decisión fácil para mí”, asegura.

Javier Zamora, entrenador estudiantil explica que “en el momento en el que se produce la lesión de Jackson pensamos en incorporar un jugador que también pueda asumir un rol de referencia ofensiva y liderazgo. Alessandro reúne ambas características, conoce la casa y es de mi absoluta confianza. Tiene un gran talento y es muy polivalente”.

El contrato de Gentile es temporal y su principal misión es “ayudar al equipo ante una lesión grave de un jugador importante”. En su estreno ante el Urbas Fuenlabrada colaboró con 12 puntos (4/11 en tiros), cuatro rebotes y tres asistencias al primer triunfo colegial esta temporada y a romper una maldición en el Fernando Martín que duraba ya 13 años.

Gentile, sin embargo, tiene objetivos en mente. “Ya veremos si me quedo toda la temporada”, duda sobre una ampliación de contrato hasta junio. El Estu puede ser para él un trampolín: “Siempre aspiro a lo máximo, a ser la mejor versión de mí mismo y jugar al nivel más alto. Si me preguntas si me gustaría jugar en Eurocup o Euroliga, la respuesta es sí. Aspiro a hacerlo”.

El curso pasado militó en el Aquila Basket Trento, un equipo de media tabla de la LEGA en el que fue el máximo anotador con 15,1 puntos de media hasta que se suspendió la temporada por el COVID-19. En julio, pese a que tenía un año de contrato, llegó a un acuerdo para rescindirlo.

En 2015, Gentile estuvo cerca de fichar por el Barcelona y luego de irse a la NBA, pues le pretendían los Rockets. “Preferí quedarme en Milán”, recuerda. Pero al año siguiente salió de allí envuelto en cierta polémica y desde entonces ha pasado por cinco equipos:Panathinaikos, Hapoel Jerusalén, Virtus Bolonia, Trento y dos etapas en el Estu. Detrás de cada mudanza, una compleja forma de ser: “No tengo mal carácter. Soy una persona que habla a la cara. No me gusta ser falso. El que está cerca y me conoce lo sabe. En el baloncesto como en la vida intento ser la mejor persona posible. Cada uno tiene su carácter. Yo soy así. Si no le gusta a alguien, ¿qué puedo hacer?”.

En su anterior etapa, el Estu luchó por la permanencia. Esta temporada parece que será el mismo objetivo, aunque en el poco tiempo que lleva en el club ha visto que “como hace dos años, hay muchos jóvenes. Creo que tenemos mucho potencial, pero será una temporada difícil porque jugar sin afición será duro. Tenemos que jugar sin mirar a largo plazo”, recomienda.

Gentile se recuerda siempre rodeado de balones. Primero los de su padre, el mítico Ferdinando. Luego los suyos desde que empezó jugando al minibasket. “Eran torneos en los que sólo ibas a disfrutar. Era pasión, el baloncesto en estado puro. Ahora no siempre es así”, cuenta.

Su progenitor le inculcó la devoción por la canasta y le dio el mejor consejo:”No te vengas arriba en los buenos momentos ni te deprimas en los malos porque las cosas pueden cambiar rápidamente”. El apellido, las expectativas y el estrellato prematuro fueron una carga en el pasado. “Cuando tenía 15 años, sí que pesaba el apellido. Ahora que tengo ya casi 28, no”, dice.

Suscríbete a la Newsletter de Basket de MARCA y recibe en tu correo electrónico, de lunes a domingo y a primera hora de la mañana, las noticias exclusivas, entrevistas, reportajes, gráficos y vídeos que marcarán el día en la NBA, Liga Endesa, Euroliga y el resto del mundo de la canasta.

Fuente: MARCA https://www.marca.com/baloncesto/acb/2020/10/07/5f7cdc4146163f34908b45c3.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: