Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

China, pedidos atrasados y reactivación, claves en mejora del comercio

4

El pasado abril, en plena explosión de la pandemia, la Organización Mundial del Comercio (OMC) sumaba otra mala noticia a la economía global: los intercambios caerían entre un 13% y un 32%. No obstante, parece que ese desplome histórico no tendrá lugar en 2020.

(Lea: Expectativa por mejora del comercio mundial)

Según la actualización de las cifras que la OMC publicó ayer, la caída en el comercio mundial finalmente sería de 9,2%, por debajo de lo esperado, pues incluso mejora la el pronóstico optimista que hizo en abril.

(Lea: Cincuenta empresas del exterior, con interés en Colombia)

Aunque, al igual que ocurre con el resto de sectores económicos, la recuperación en el 2021 será también será más lenta de lo que se esperaba. La OMC prevé un alza de 7,2% que, no obstante está por debajo de la tendencia promedio durante los últimos años, y la estimación previa a la crisis para el 2020, que era de 21,3%.

(Lea: América Latina: la otra batalla entre China y Estados Unidos)

Detrás de estas cifras, según los expertos, hay varios aspectos. El primero, sin duda, es la reapertura de las economías del mundo. “Creo que los países se están recuperando mucho más rápido de lo previsto inicialmente. Y es posible una recuperación temprana en la medida en que la infraestructura, al contrario de lo que ocurre con una catástrofe natural o una guerra, no ha sido destruida. Al activar el aparato productivo y el empleo, y al tiempo que los ingresos van mejorando y el consumo empieza a ir mejor, el comercio también logra beneficiarse de eso”, apunta Javier Díaz, presidente de Analdex.

En este rubro, la mejora temprana de China, que es el gran importador en el mundo, también tiene una incidencia relevante. De hecho, la potencia asiática ya creció en el segundo 11,5% en el segundo trimestre, mientras que se espera que en el 2020 el alza sea de casi 2%, por lo que sería uno de los pocos países que termine en positivo.

Y, sumado a esto, Rául Ávila, profesor de comercio exterior de la Universidad Nacional, agrega varios factores a las razones de las mejores cifras. “De alguna forma esto ya se venía viendo, y se explica en tres puntos: el primero es que había una fuerte acumulación de inventarios y pedidos pendientes desde marzo, los cuales no se cancelaron e incluso muchos estaban pagados. Así, con la reapertura de la logística, estos envíos se han ejecutado”.

Sumado a esto, Ávila apunta que también tienen que ver los incrementos en la demanda de bienes y servicios relacionados con actividades productivas, y que ya se está viendo un alza de cara al último trimestre por el consumo de bienes por las fechas especiales.

Por región, América Central y del Sur registrará una caída de 7,7% en las exportaciones este año, y un repunte de 5,4% en el 2021. Mientras, en el lado de las importaciones, estas se desplomarán un 13,5% este ejercicio y subirán 6,5% el próximo.

Las exportaciones caerán menos en la región que en América del Norte, con un desplome de 14,7%, o que en Europa (11,7%), pero se verán más afectadas que en Asia (4,5%).

No obstante, la recuperación en el comercio no está garantizada, y según la OMC, “el ritmo de expansión podría ralentizarse de manera acusada una vez se agote la demanda acumulada y se hayan repuesto las existencias de las empresas. Es posible que los resultados sean más negativos si en el cuarto trimestre hay un rebrote de covid-19”.

Cabe decir que la contracción del PIB ha sido mucho mayor en la recesión actual, mientras que el descenso del comercio ha sido más moderado. Por eso, se prevé que el volumen de mercancías solo se reduzca aproximadamente dos veces más que el PIB mundial, y no seis veces más, como ocurrió durante el colapso de 2009.

Fuente: Portafolio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.