Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Antetokounmpo somos todos: una historia de cinco hermanos

9
Los hermanos Antetokounmpo (en la imagen falta Francis), posando...
Los hermanos Antetokounmpo (en la imagen falta Francis), posando durante un acto de la NBA.
Getty Images

Como la temporada había terminado para ellos, después de que los Heat barrieran a los Bucks en las semifinales de la Conferencia Este, Giannis (25 años) y Thanasis (28) decidieron pasar unos días de vacaciones visitando a su hermano Alexis (19). Para ello tuvieron que cruzar el charco, recorriendo los más de 7.000 kilómetros que hay entre Orlando… y Murcia. Como viaje suena incluso curioso, pero es que el pequeño ha fichado este mismo verano por el UCAM. Su presencia, por supuesto, puso el foco español sobre una familia que entre otras cuestiones procura olvidar el mencionado resultado y el aluvión de críticas que por el mismo ha caído sobre el primero de los mencionados. El que no ha podido acompañarlos es Kostas (22), que sigue dentro de la burbuja californiana en la que se decide la NBA esta temporada: sus Lakers andan en la tarea de encargar un anillo. ¿Y Francis (31)? Vaya usted a saber. Siempre ha sido entre los suyos algo así como el quinto Beatle.

Antetokounmpo somos todos.

O Adetokunbo, en la versión original africana de un apellido que luego pasó por el tamiz del alfabeto griego.

“Llevábamos un tiempo sin vernos. Es genial haber venido y comprobar que su casa está limpia y que está haciendo la cama. Está mentalmente muy centrado, preparado para la temporada que está empezando y para mejorar”, señala Giannis. “Podríamos estar con Kostas, apoyándole en la final, pero hemos preferido acompañar a Álex. Nos hubiese gustado ver algún partido suyo, pero al menos podemos estar en los entrenamientos. Es nuestro pequeño y al final uno hace lo que sea necesario”, añade el MVP de la temporada por segundo año consecutivo. Es, el 34 de Milwaukee, estrella de una Liga a la que atiende todo el planeta. Es, también, el tercer hijo de una familia emigrante…

Charles y Verónica llegaron a Grecia, procedentes de Nigeria, en 1991. No tenían papeles y tuvieron que trabajar como vendedores ambulantes o recogiendo fruta en el campo, así que justo eso fue lo que Giannis aprendió con tal de llevar algo de dinero a casa. Ni él ni sus hermanos iban a conseguir la ciudadanía hasta alcanzar la mayoría de edad, lo que resulta paradójico teniendo en cuenta que inmediatamente después fue reclutado para una selección a la que ha defendido en Euros y Mundiales. “Preguntábamos a nuestros padres: ‘¿por qué no tenemos identidad ni pasaporte?, ¿por qué no podemos viajar con nuestros amigos?’ No pudieron explicárnoslo. Nunca tuvieron la ocasión de votar ni de expresar su opinión“, recordaba Anteto hace poco más de un año.

Así que el deporte acudió al rescate, como en tantos otros casos. Spiros Velliniatis era el entrenador de Filathlitikos, un club de Zografou, al este de Atenas. Buscaba talentos y recordó que un niño lo había impresionado dos años antes en Sepolia, uno de los barrios de la capital. Un tal Thanasis. No lo encontró, al menos no directamente. “Topé con otros tres que jugaban en la cancha del equipo Tritonas. Me sorprendió lo que vi. Era Giannis, junto con dos de sus hermanos: Kostas y Alexis. Miré hacia el cielo y dije: ‘Dios, ¿cómo es posible que nadie haya notado las habilidades físicas de este niño?’. El resto fue convencerlo”. Para ello tuvo incluso que buscar un trabajo a los padres. Lo demás es historia… incluidos los cuatro años que firmó con el Basket Zaragoza en octubre de 2012. Los Bucks lo eligieron en el decimoquinto puesto del siguiente draft y no llegó a debutar en España, pero dejó una historia que contar… y 400.000 euros en concepto de traspaso para el CAI.

Thanasis fue el que jugó en nuestra Liga. En el Morabanc Andorra, concretamente. Durante la temporada 16-17 y con una aportación que sirvió para meterse en playoffs. Antes de eso, la primera aventura americana no tuvo el resultado esperado: apenas una aparición fugaz en la NBA con los Knicks después de pasar por la D-League con los Delaware 87ers y los Westchester Knicks. Después de eso (y de brillar en su país con el Panathinaikos), en el verano de 2019 recalaba en los Bucks para apenas jugar los minutos de la basura, al menos de momento, y para servir como apoyo de su hermano, sobre todo. En ese sentido su aportación a la carrera de Giannis se antoja fundamental. “Si podía competir con él, con dos años menos, puedo competir con cualquiera”, apunta éste.

La relevancia de Kostas en los Lakers es similar a la de Thanasis en los Bucks, pero ahí está: a punto de convertirse en el primer miembro de la familia con anillo de campeón. En la burbuja apenas llegó a jugar los partidos de preparación, más allá de que se le haya mantenido dentro para completar los entrenamientos, pero resulta que en temporada regular gozó de minutos en cinco partidos, cuatro más de los necesarios para tener derecho a la joya en caso de que ese equipo gane el título. Significativo el caso de Dion Waiters: empezó la temporada en los Heat y la termina con los de LeBron, así que la tiene garantizada pase lo que pase en la final. Regresando a Kostas, que pasó por la Universidad de Dayton y debutó en la NBA con los Dallas Mavericks, también se ha especulado con que su llegada a Los Ángeles tuviera que ver con un hipotético intento de hacerse con los servicios de Giannis en el futuro.

Álex es el pequeño, pero, ante las ofertas de unas cuantas universidades después de graduarse en el Dominican High School de Wisconsin promediando 20 puntos y 7 rebotes, parecía tenerlo muy claro: “Quiero convertirme en profesional lo antes posible. Yo he nacido y crecido en Europa, conozco el baloncesto europeo y lo mejor para mí sería firmar un contrato con un equipo europeo”. Dicho y hecho. Ha firmado tres temporadas con el UCAM, aunque en la primera tendrá ficha con el filial de Liga EBA y combinará la dinámica del primer equipo ACB con un grupo de élite que dirige personalmente Sito Alonso junto al resto de su staff. Hay cláusula de salida hacia la NBA, por supuesto, pero de momento su desarrollo pasa por Murcia. Donde, ya saben, limpia la casa y se hace la cama.

El del primogénito, por último, es un caso extraño. Francis era el único que ya había nacido cuandos sus padres emigraron, pero optaron por dejarlo en Nigeria con los abuelos en una decisión que ha marcado su vida y por la que conserva el Adetokunbo. También fue original en lo que al deporte respecta, toda vez que apostó por la portería antes que por la canasta. Con escasa suerte, por cierto: se supone que, una vez siguió por fin los pasos de la familia, jugó en Grecia para Aittitos Spaton y AE Sparti, dos modestos. Dicen los que lo han visto en algún video que se desempeñaba como centrocampista, pero ni siquiera hay estadísticas fiables de una carrera futbolística que en todo caso parece haber llegado a su fin. Ahora le tira la música y lanzó hace meses un sencillo, ‘Shekosi’, en cuyo video aparece como estrella invitada Darko Peric. El actor de ‘La casa de papel’, sí.

Cuando Giannis recibió el primer MVP, se acordó de la familia en un discurso emocionante. Charles había muerto dos años antes, cuando sólo tenía 53 y tras un ataque al corazón: “Entonces me metí en la cabeza la meta de ser el mejor de la liga; todo lo que hice en la cancha fue pensando en mi papá“. Verónica sigue viva y presume de hijos: “Siempre creyó en nosotros, siempre estuvo ahí para nosotros; eres mi verdadera heroína“. También hubo hueco para Francis, Thanasis, Kostas y Álex: “Los amo y lo saben, son mis modelos; los miro y agradezco todo lo que hacen por mí“. Antetokounmpo, en fin. Entre Nigeria, Grecia y Estados Unidos… con hueco para España en la historia de una familia: “Murcia es una ciudad muy bonita”. Pues eso.

Suscríbete a la Newsletter de Fin de Semana de MARCA y recibe en tu correo electrónico, sábados y domingos a primera hora de la mañana, los reportajes, entrevistas y gráficos en profundidad de MARCA y los de su suplemento dominical ‘Primera Plana’.

Fuente: MARCA https://www.marca.com/primera-plana/2020/10/03/5f70d29bca4741e41e8b45de.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: