Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

La Toya Montoya muestra su faceta de ‘influencer’ de viaje

4

Desde hace muchos años, la Toya Montoya dejó de comer carne. Y aunque inicialmente tenía algo de preocupación al grabar el capítulo de Viajeros por naturaleza en los Llanos Orientales, debido a que estaba relacionado con la ganadería, cuando llegó allá su percepción cambió.

Encontré un mundo maravilloso relacionado con la tierra misma, los vaqueros, su trabajo en el arreo de vacas y los cantos de vaquería, que además hacen parte de la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, dice la modelo y presentadora.

Sí, para ella este mundo que ha unido desde hace siglos a los Llanos Orientales de Colombia y los occidentales de Venezuela le mostró el universo “de estar en el campo, de madrugar, de ver cómo se monta a caballo, de ir por un territorio que tiene su manera de vivir y convivir con su entorno. Hoy, me da mucha emoción oír los cantos de vaquería”, dice Montoya.

La presentadora y modelo estuvo en esta zona del país como parte del proyecto Viajeros por naturaleza, una serie de 10 capítulos que empezó el pasado 15 de septiembre y que cada semana presenta un capítulo. Irá hasta el 17 de noviembre por www.viajerospornaturaleza.com y por las redes sociales de Caracol Televisión.

El objetivo es mostrar estos sitios con un gran potencial turístico, con el fin de dar a conocer sus grandes riquezas. Además de los Llanos, hay especiales de La Guajira, Amazonas, Chocó, Tolima, Santa Marta, Inírida, Guainía; Boyacá y Casanare.
Además, es una propuesta que busca que no solo se aprenda a respetar las costumbres, sino a fomentar un turismo sostenible, en lugares en los que sus habitantes asumen sus territorios como espacios que les dan todo lo necesario para vivir, además de sus bellezas para que otros las disfruten.

“Yo agradezco que haya llegado a mi vida este proyecto –dice Montoya–, porque lo que hago en los capítulos es parte de mi esencia. Siempre he tenido como prioridad que el turismo debe ser responsable y que hay que respetar los ecosistemas que visitemos, así como valorar los paisajes y los emprendimientos de las personas de los territorios”, dice.

Nacida en Santa Marta, en 1984, María Victoria Montoya Maya cuenta que crecer en esta zona del país no solo le permitió el contacto con el mar durante su niñez y adolescencia, “sino también con las montañas y los ríos. Teníamos la posibilidad de ir a lugares ecoturísticos, donde nos hospedábamos con respeto por los territorios. En mi familia era muy importante que nuestro impacto se sintiera lo menos posible en la naturaleza, que no generáramos tanta basura. Íbamos a sitios en los que nos iluminábamos con velas y dormíamos en hamacas”, recuerda Montoya.

De ahí que para ella fue también muy importante dejarse sorprender con Viajeros por naturaleza. “De hecho, ya quedé obsesionada con el Pacífico colombiano. Conocía el Pacífico mexicano y el chileno, y para mí fue un gran y maravilloso descubrimiento el nuestro, así como conectar con su biodiversidad. Es uno de los puntos más importantes del mundo en flora y fauna, pero también encontré su gastronomía, su música, su gran calor humano, esa energía indescriptible”.

Reconocida más como modelo (es una de las más importantes del país y varias marcas siempre la piden como su figura central), así como conductora de realities, lo cierto es que cuando ha participado en estos programas ha tenido muy buenos resultados porque desde niña es deportista.

“Yo vengo de un lugar considerado el ‘corazón del mundo’: la Sierra Nevada de Santa Marta, con todos los pisos térmicos, donde uno dentro del mar recibe las cascadas de agua dulce. Nosotros tenemos un país con abundancia de riquezas y con este proyecto me quedó claro que donde hubo un primer viaje, como, por ejemplo, al Chocó, voy a volver. Empaparme de su cultura, de su música, de su gastronomía no significa que tenga todo conocido, es mi obligación regresar”.

Su objetivo, además, fue entender mejor a estas comunidades, “partiendo de un gran respeto por ellas, llegando con algo de conocimiento, pero sabiendo que todos tenemos visiones distintas desde las partes campesina, indígena y afro”, sigue.
En el suroccidente del país, por ejemplo, Montoya se reunió con un abuelo ticuna y él le contó, con mucha tristeza, que su tradición oral está en peligro, porque sus hijos y sus nietos no tienen muchas ganas de conocerla.

“El día que ese abuelo se muera se acaba toda su historia, y nosotros, todos, lo vamos a lamentar”, sigue.

De paso, aprovechó estos viajes para comprar artesanías, “de las que soy amante. Adoro los objetos que tienen alma, que se hacen con las manos, que cuentan historias. En La Guajira me senté al lado de una abuela a verla tejer un chinchorro wayú, y ella me contó la historia de cada parte de ese tejido, de todo lo que transmiten con su saber ancestral”.

Fuente: ElTiempo https://www.eltiempo.com/cultura/cine-y-tv/la-toya-montoya-muestra-su-faceta-de-influencer-de-viaje-540170

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: