Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Ginebras: “Sigue habiendo prejuicios con los grupos de chicas”

4

Flechazos en el metro, verbenas de en el pueblo, Carmen Lomana comprando ropa vintage… en el mundo musical de Ginebras puede pasar cualquier cosa. Magüi (voz y guitarra), Sandra (voz y coros), Raquel (bajo) y Juls (batería) acaban de lanzar su primer LP, Ya dormiré cuando me muera.

Se trata de nueve canciones donde las artistas nos introducen de lleno en su universo. Con referencias a Instagram, a los Beatles o a High School Musical, este grupo de chicas han llegado a la industria para quedarse. Tras triunfar con su primer EP (Dame 10:36 Minutos), la banda ha vuelto a apostar por sonidos que van desde el rock and roll hasta el ska. Ellas no tienen miedo de mezclar géneros, siempre y cuando inviten a sus oyentes a darlo todo.

Las chicas tenían previsto un 2020 lleno de conciertos, participando en algunos de los festivales más importantes del país. Por desgracias, el coronavirus cambió sus planes. A pesar de eso, ellas no han perdido su optimismo y siguen ganando oyentes mensuales en Spotify. ¡Y no nos extraña! Identificarse con su música es muy fácil, da igual que seas una señora que acaba de encontrar el amor a los cincuenta años que un modernito de Malasaña.

En LOS40, hablamos con Sandra y Juls sobre Ya dormiré cuando me muera, los planes que tienen para este año y las dificultades a las que se han enfrentado al empezar como grupo en tiempos tan complicados.

Pregunta (P): Primer disco, tras vuestro EP, 10:36, ¿cómo os sentís? ¿Da un poco de vértigo?

Sandra (S): Da un poco de vértigo porque la gente ya tiene una expectativas y nos da un poco de miedo que piensen que estas canciones no son tan buenas como las anteriores y que somos una banda de un solo single. Por lo que estamos viendo con los temas que hemos ido sacando de este disco, la cosa parece que está bien recibida.

Juls (J): Al final, cuando una cosa te importa creo que tienes esa expectación de cómo reacciona la gente. Estamos con mucha ansia.

P: Ya dormiré cuando me muera, ¿es una frase que repetís mucho entre vosotras?

S: Es que todas rondamos los veinte. Nos gustan los festivales y salir de fiesta. Si nos recogemos a las siete de la mañana es como “bueno, mira, ya dormiré cuando me muera, ¿no?” (ríe) En verdad es una frase de Steve Aoki, pero espero que no se ofenda. Nos da un poco de cosa habérsela robado, pero es que nos parece maravillosa.

Ginebras / Foto cedida por Vanana Records / Manuel León

P: ¿Y este año cómo lo habéis llevado entonces?

J: Al principio nos chocó un poquito y nos costó asimilarlo. Teníamos un montón de festivales y muchas ganas de estar en ellos. Fue un poco palo, pero tuvimos que pensar que si no podía ser este año, ya sería el que viene. Es el pensamiento que tenemos ahora. Vamos a disfrutar lo que tenemos ahora y a ver qué pasa en el futuro.

P: Supongo que no habrá sido nada fácil arrancar musicalmente en mitad de una pandemia mundial…

S: Da un poco de pena. Nosotras hemos tenido bandas antes y sabemos lo que es dar un concierto delante de diez personas. Eso es entre triste y mágico. Toda esa parte nos la estamos perdiendo porque hemos entrado en una pandemia. Nos da un poco de pena haber arrancado con este problema social mundial. Pero también nos llevamos cosas buenas, cuando salgamos de esta vamos a tener muchísimos más oyentes de los que jamás hubiésemos pensado. Todo de golpe.

P: Se agradece un disco tan optimista en estos tiempos…

J: Además, para las canciones de este disco, queremos que las personas las vivan bailando pegadas con una cerveza, un aquarius o un agua en la mano, cuando se pueda.

S: Queremos ver a las personas ligando en nuestros conciertos. Queremos que salgan parejas, que triunfe el amor y ver a la gente perrear. Ahora estamos viendo a la gente sentada.

Queremos ver a las personas ligando en nuestros conciertos

P: Referencias a Crystal Fighters, Liam Gallagher, los Beatles, Putochinomaricón… pero cómo describiríais el sonido de Ginebras.

J: Diverso, porque es diferente cada tema. No lo podemos describir porque cada una escucha música diferente.

S: Nosotras lo que intentamos es divertir a la gente. Esa es la esencia que junta todas las canciones. Si metemos un rock’n roll es adaptado al rollo diversión. No tenemos un estilo súper claro y definido. Estamos bastante abiertas a eso.

P: ¿Es complicado hacer reír a la gente con la música? Porque parece que es más fácil hacer llorar con una canción…

S: Hay muchas canciones tristes porque la gente compone cuando está triste. Si tú estás feliz y compones, te saldrán canciones felices. Si nosotras estamos todo el rato de risas, acabaremos metiendo bromas en nuestras canciones. De hecho, apuntamos muchas veces las frases que se nos ocurren.

Ginebras / Foto cedida por Vanana Records / Manuel León

J: Cuando estás triste salen canciones como Paco y Carmela que, aunque sea una fiesta, habla de lo mal que nos va en el amor. Es una manera de reírse de uno mismo.

P: Hay un tema con el que muchas personas se van a sentir identificadas: En el Metro yo me enamoré. Era necesario escribir un tema así, ¿está inspirado en hechos reales?

S: Sí, recuerdo que estábamos hablando y pensamos hacer un rock’n roll. Un día me puse a leer una nota que tenía en el móvil sobre una persona en la que me fijé del metro. Leyendo esa historia, pensamos en meterle la melodía. Nuestro objetivo es ese, que las personas se identifiquen con las letras.

P: ¿La creación de las letras son collages de vuestras vivencias?

S: Si no es de nosotras directamente, puede ser de un amigo o de algo que pase generacionalmente.

J: Pueden ser pensamientos o vivencias, pero sí.

P: Dedicáis una canción entera a los Beatles, Campo de fresa, ¿qué tienen los Beatles que todas las generaciones caemos rendidos ante ellos?

S: Me hace gracia porque cuando decimos que nos gustan los Beatles pueden pensar “ay, qué típico”, pero una vez nos preguntaron sobre qué grupo escucharíamos durante toda la vida y todas dijimos Los Beatles. Se quedó sorprendido porque era un hombre mayor. Ellos tenían cinco hits, por lo menos, en cada disco. Esta canción es homenaje a ellos, pero sin caer en los tópicos de canción homenaje a una banda que te gustan mucho.

J: Hay gente que no entiende que seamos fans de los Beatles. Hicieron música diferente y causaron una gran expectación en la música. Hicieron letras y melodías que te pasabas tres días seguidos cantando.

Hay gente que no entiende que seamos fans de los Beatles

Ginebras / Foto cedida por Vanana Records / Manuel León

P: ¿Por qué tenéis una canción dedicada al color morado? ¿Tiene algún tipo de connotación?

S: El color morado nos encanta como color. Es verdad que hay muchas connotaciones que tiene el color que nos gustan como el día de la mujer, el feminismo… Esta canción es un poco un juego, no hay que tomárselo todo súper a pecho. No hay un mensaje más allá de eso. No solo consumimos chocolate milka. De hecho, yo no como porque soy intolerante a la lactosa.

P: Habláis de relaciones homosexuales y del amor en una edad madura como en Paco y Carmela, ¿es importante para vosotras dar visibilidad a colectivos que parecen olvidados en la música?

J: Estas canciones surgen sin pensarlo realmente, pero si al final ayudan a que sea visible la normalidad en el amor. Al final buscamos hacer letras para que la gente se lo pase bien y si se identifican, mucho mejor.

S: No se hace con pretensión de tener un tema para los homosexuales o para los abuelos. Sale solo. También todo el mundo debería tener canciones donde se sienten identificados. En El Metro de Madrid hablamos de que nos gusta un chico o una chica.

P: Sois un grupo de chicas, ¿pensáis que lo habéis tenido más complicado?

S: No es que lo tengas más complicado, pero hay menos y es más probable que la gente te compare. Hay una serie de prejuicios que la gente tiene con los grupos de chicas que no tiene con uno de chicos. Es verdad que todo está cambiando porque cada vez hay más grupos de chicas donde todas tocan instrumentos y cantan. Pero sí que creo que continúa habiendo una predisposición por parte del público sexista, en este sentido. Nosotras no hemos tenido problemas en una sala o en conciertos. Hemos tenido situaciones machistas, pero las mismas que se dan en la sociedad y que nos pasan cuando vamos por la calle.

J: Eso es lo que va a cambiar y lo que está cambiando. Si vamos a servir como referente para todas aquellas chicas que quieren tocar, las invitamos a que lo hagan y se diviertan.

P: El año pasado hicisteis una versión rock de Con Altura que tuvo mucho éxito el año pasado, ¿qué canción de reguetón de este 2020 cantaríais?

J: A mí me gusta mucho la que sale en TikTok de pegados. (Se pone a cantar el estribillo de Peago de Omega).

S: No, esa no me gusta nada. Me parece horrible. La verdad es que como no he salido porque o estaba trabajando o componiendo cosas nuevas, no me he puesto a escuchar música diferente a lo que suelo escuchar en mi día a día. Si salgo de fiesta o de discoteca, pues escucho lo que me pongan-

J: Estuvimos hablando y si tuviésemos que hacer una canción de reguetón sería una de Henry Méndez porque creemos que es el menos machista en ese campo.

P: Estuvisteis en el Phe Festival el pasado mes de agosto, ¿cómo fue la experiencia?

S: Técnicamente sí que dimos un concierto antes, en la sala Moby Dick en la fase 2 en Madrid, y fue rarísimo. Era como un concierto del palo de “esto es excepcional y pronto se solucionará”. Cuando ya tocamos en el Phe Festival ya vimos que era una cosa no excepcional. Fue un palo. Fue el primer festival en el que tocábamos de nuestra vida.

J: La gente no se creía que fuese el primero. Estaba todo súper bien organizado, con las medidas de seguridad y un equipo increíbles. Salimos de allí y estuvimos tres días en modo depresión total. Era como “vuelta a la realidad”. Lo que a mí más me sorprendió es que la gente se puso de pie a aplaudirnos. Fue como ‘Dios, algo estamos haciendo bien’.

S: Y que tengas que gritar ‘por favor, sentarse que nos echan de aquí’ (risas). Daba un poco de pena el ver a la gente, que ya empezaba a saberse nuestras canciones, sin poder bailar.

P: ¿Dónde os veis dentro de cinco años?

S: Espero que haciendo música y haciéndola bien. Creo que durante este tiempo hemos visto una evolución en nosotras y ahora tenemos más soltura sobre el escenario. Espero que sigamos creciendo y que podamos dedicarnos a esto sin tener un segundo trabajo. Ojalá estemos dando conciertos con las salas llenas y la gente magreándose. Que el coronavirus nos haya dado una tregua.

Acabamos de empezar y esto no nos ha venido nada bien

P: ¿A día de hoy no podéis vivir de la música?

J: Ahora mismo las cuatro conservamos nuestro trabajo. Es verdad que si no hubiese pasado lo del coronavirus tendríamos que habernos planteado dejarlo. Al final somos una banda que acabamos de empezar y esto no nos ha venido nada bien, pero hay que tener la mente positiva. Y esperemos que en cinco años podamos.

S: Vivir malamente, tirando de ahorros, pero viviendo de la música. Ahora es imposible.

Fuente: Los40 https://los40.com/los40/2020/09/25/musica/1601036581_814373.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: