Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Once grandes cineastas, la alineación del cine de Ricardo Silva Romero

4

Cuando las luces se apagaron, el niño Ricardo Silva Romero, quien por entonces tenía 4 años, se adentró en la magia del cine y quedó extasiado desde su primera película, en una de las salas que luego desaparecieron de Chapinero. “Fuimos con mis papás a un matinal a ver ‘Pinocho’, la de Walt Disney, y recuerdo que era uno de esos teatros de la carrera 13, de los que seguían después de Cinelandia (…) La película era buenísima, pero también aterradora. El libro ya era muy perverso: Pinocho se ahorca en el capítulo siete… era una cosa brutal”.

Tal escena, adherida a la memoria cinéfila de Silva Romero, fue el comienzo de una pasión solo comparable a la que experimenta por los libros. El cine se convirtió en su vida, la única razón noble para salir de su madriguera de escritor durante esta pandemia que quizás fue pronosticada en algunas de sus novelas.

Los festines cinematográficos no solo transcurrieron en teatros que hoy son fantasmas –Almirante, Metro, Metropol, el auditorio de la Antigua Calle del Agrado, Magitinto…–, sino también en su casa, desde que su padre llevó a casa un artilugio con nombre de expectorante:

“Cuando mi papá compró el betamax, trajo cuatro películas, una para cada uno. A mí me tocó Super Ratón (que no era una película). A mi hermano le regaló una en la que el héroe era el general Custer, que se llama La última aventura, con Robert Shaw. A mi mamá le trajo La novicia rebelde. Y para él, se compró Butch Cassidy and the Sundance Kid, con Robert Redford y Paul Newman”.

Su conocimiento enciclopédico del séptimo arte se forjó luego en la academia, pero en su corazón permanecen otros directores, que no necesariamente reflejan el gusto de los cine clubes, sino más bien el de un aficionado a las palomitas de maíz y las historias de la década de 1980. Su gusto se alimentó en las tiendas de alquiler e incluso en el mercado negro:

“Me volví muy aficionado a las películas e iba a todos los alquileres de betamax, tenía tiqueteras en cada uno de ellos. De ese cine de los 80, le veo la gracia a todo: desde ‘Willow’, ‘Cocoon’, ‘Goonies’ y ‘Gremlins’ hasta ‘Indiana Jones’ y ‘Star Wars’. Todo lo que podía ver en salas lo veía, pero también conseguía lo demás en beta y hasta hace poco tenía íntimos amigos en San Andresito”.

De esa época también recuerda con cariño a dos ídolos de los puños, las patadas y las risas: Bud Spencer y Terence Hill, que llenaron las salas con ‘Dos puños contra Río’, ‘Lo llamaban Trinity’ y ‘Dos contra el crimen’. “Aún los sigo en Instagram, para mí eran lo mejor”.

La historia de esa pasión será el argumento de su autobiografía cinematográfica durante la charla ‘El cine y yo’, que se transmitirá el próximo jueves 24 de septiembre, a las 5 de la tarde, por ELTIEMPO.COM, sus redes sociales y las plataformas de la Cinemateca de Bogotá y el Instituto de las Artes, Idartes.

(Vea también otras charlas previas de ‘El cine y yo’:)
° El cine acompaña a Ramiro Meneses desde su infancia.
° Willington Ortiz habla de fútbol y películas, en ‘El cine y yo’.
° Mábel Lara cuenta cuáles son sus películas favoritas.
° Andrea Echeverri, su vida y sus recuerdos cinematográficos en ‘El cine y yo’.​

Su onceno ideal

Para hablar de sus películas favoritas, y como si fuera un técnico de fútbol, Silva Romero seleccionó once grandes directores, los titulares de su muy particular alineación del cine.

En el arco estaría Sergio Leone, “por aquello de los duelos y las pausas”. El decano del llamado western spaghetti, con películas de vaqueros producidas en Italia, es un símbolo del género gracias a títulos como ‘El bueno, el malo y el feo’ o ‘Por un puñado de dólares’.

En una hipotética defensa, estarían cuatro maestros del humor: Billy Wilder, Woody Allen, Charles Chaplin y Mike Nichols. Al fin y al cabo, la risa es el mejor mecanismo de defensa. Todos fueron ganadores del Óscar, y aunque su prestigio no puede ser medido por la Academia de Hollywood, entre los cuatro suman 54 nominaciones y 15 estatuillas.

En el mediocampo estarían Peter Weir y David Lynch como pareja de destrucción (destrucción de estereotipos) y los creadores serían nada menos que Francis Ford Coppola y Alfred Hitchcock. Un ‘cuadrado mágico’, como la selección brasileña de 1982, recargado de cintas clásicas.

Por último, la delantera de vanguardia tendría a Martin Scorsese y Steven Spielberg, dos de sus cineastas favoritos y quienes han inspirado a numerosos talentos jóvenes.

Con estos once ‘galácticos’, Silva Romero saltará al campo de la Sala Capital, en la Cinemateca de Bogotá, aunque lo hará sin público por razones de bioseguridad, como si del fútbol colombiano se tratara.

Si tuviera que escoger suplentes, no le faltarían nombres. Podría estar Vincente Minnelli, no solo por sus fastuosos musicales, sino en particular por ‘The Bad and The Beautiful’, en la que Kirk Douglas personifica a un director inescrupuloso que ‘fabrica’ su propio entierro. O Gene Kelly, que además de ser un gran bailarín dirigió para la posteridad ‘Cantando bajo la lluvia’.

Y un comodín de lujo sería François Truffaut, por sus admiradas ‘La noche americana’ y ‘Los 400 golpes’, pero sobre todo por su texto ‘El cine según Hitchcock’, que, según Silva Romero, es el libro que más veces ha leído en su vida.

Guionista sin películas

La del jueves será la primera sesión de ‘El cine y yo’ que se realice este año en su escenario natural, la Cinemateca de Bogotá. Allí, el escritor y columnista hablará de su vocación de creador de historias, aunque todavía ninguna haya prosperado en la pantalla gigante.

“He escrito guiones –revela Silva Romero–, sobre todo con mi amigo Carlos Manuel Vesga. Pero ha sido una pesadilla. Hay como una maldición, porque me han buscado para hacer series de televisión o películas, y siempre me dicen: ‘Nos fascina lo que usted hace, queremos que esa voz se traslade a la televisión’. Y hacemos cosas que nos parecen chéveres pero terminan siendo muy políticas o muy sofisticadas. En el 2008, hice una serie de mi novela ‘Autogol’, con Federico Arango, Andrés Burgos y la libretista Ana Parra. Nos habían aprobado todo, pero resultó que ese canal tenía derechos para transmitir fútbol y dijeron que no podían hacer una serie en contra del fútbol. Luego hice otra sobre una revista política, y cuando ya habíamos hecho 60 libretos aprobados, descubrieron que era demasiado política. Prefirieron perder la plata y finalmente la serie no salió”.

Paradójicamente, este año de pandemia que para muchos ha sido una condena, para él podría ser una bendición: durante la cuarentena, escribió una obra de teatro y se la mostró a una productora y un director. Estos se decidieron a montarla como una obra de teatro virtual y el proyecto parece dirigirse a buen puerto. “Puede ser curioso e interesante, porque no es cine ni teatro, pero funcionó. A ver si se acaba la maldición”.

Silva Romero estudió una maestría de cine en la Universidad Autónoma de Barcelona, con conferencistas de excepción como Jean Claude Carriere (guionista de Buñuel y autor prolífico) y compañeros provenientes de varios países. Pero allí en realidad aprendió a desentrañar los secretos del drama y, por consiguiente, a escribir novelas.

Al regreso de España, tuvo un encuentro afortunado, cuando se presentó a una convocatoria de la revista ‘Semana’ para ser el cronista de cine y ejerció esa función durante 12 años. Aún conserva en su apartamento un grueso volumen que nunca vio la luz y que recopilaba las reseñas de las películas que tuvieron la máxima calificación en su columna.

Es una joya inédita que permite ver sus gustos contemporáneos: notables cintas alternativas como ‘¿Quieres ser John Malkovich?’, reflexiones futuristas como ‘Sentencia previa’, bellezas animadas como ‘El viaje de Chihiro’ y comedias elegantes como ‘Perdidos en Tokio’.

Sin embargo, el propio crítico considera que su verdadero conocimiento cinematográfico lo aprendió sentado en la butaca del espectador, viendo películas. Muchas películas.

Hoy, considera que el único plan que amerita abandonar el refugio de trabajo en el que vive con sus dos hijos y con su esposa, quien también es su editora (Carolina López), es ir a cine.

Sentado en esas butacas, tuvo una experiencia casi trascendental, al lado de su esposa. Una película que quizás muchos no recuerden para ellos resultó inolvidable: ‘Cuestión de tiempo’ (en inglés, ‘About Time’), estrenada en el año 2013, con Rachel McAdams, Domhnall Gleeson y Bill Nighy.

“Es la historia de un tipo que cumple años y el papá le cuenta que los hombres de su familia tienen el don de volver en el tiempo. Cuando terminó, nos quedamos sentados, clavados en la silla. Prendieron las luces y simplemente no podíamos pararnos. Es muy conmovedora y tiene esa cosa de los ingleses, que pueden ser cursis mucho más fácil que los gringos. Pero es dolorosa, triste, porque es como para cuarentones, a quienes nadie nos tiene compasión. Todo el mundo siente compasión por los niños o por los viejos, pero nadie por los cuarentones, quienes tenemos que ser los papás de nuestros papás y nuestros hijos, al tiempo. Y otros tienen que dar un giro en su carrera. Esta película logra agarrar eso, en el punto cuando se le están muriendo a uno los papás. Fue como una premonición en mi caso, pues poco tiempo después murió mi papá. De todas las películas que hemos visto, la recuerdo como una cosa muy fuerte”.

JULIO CÉSAR GUZMÁN
EDITOR DE LA MESA VISUAL DE EL TIEMPO
@julguz

Una alineación con sus películas

Las cintas favoritas de los once directores seleccionados por Ricardo Silva Romero serán comentadas en ‘El cine y yo’ este jueves, a las 5 p. m.

En conversación con el periodista Julio César Guzmán, el escritor recorrerá su infancia y sus ancestros, como los detalló en su novela ‘La historia oficial del amor’, su proceso de formación y sus inquietudes literarias. La charla será transmitida por EL TIEMPO.COM, el canal de YouTube de EL TIEMPO y sus redes sociales, así como por las plataformas de la Cinemateca de Bogotá e Idartes.

Charlas presenciales de ‘El cine y yo’, durante el año pasado

Fuente: ElTiempo https://www.eltiempo.com/cultura/once-mejores-cineastas-de-la-historia-segun-ricardo-silva-romero-539316

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: