Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Colombia, beneficiada por bajas tasas de interés

4

El reciente anuncio de la Reserva Federal de EE.UU., en el que aseguró que mantendrá su tasa de interés en 0% al menos hasta 2023, llegó para confirmar lo que muchos esperaban: la economía mundial de los próximos años se caracterizará por una lenta recuperación, baja inflación y, sobre todo, tipos de 0% o incluso negativos.

(Lea: Siguen las críticas por el lento recorte en las tasas de interés)

Y es que esta situación, denominada como la ‘japonización’ de la economía, se ve reflejada en los grandes emisores. La Fed tendrá sus tasas entre 0% y 0,25% hasta finales de 2023 o 2024, mientras que el Banco Central Europeo tiene su indicador principal en 0% y el de depósitos en -0,5%, el Banco de Inglaterra las mantuvo en 0,1% y se plantea llevarlas a negativo en caso de un ‘Brexit duro’, y el Banco de Japón lleva años con su indicador en -0,1%.

(Lea: La baja de tasas de interés no llega aún a vivienda)

Ante esto, la pregunta es qué implicaciones tiene esta situación para economías como la de Colombia, y lo cierto es que aunque la situación abre grandes oportunidades para el país, también pone ante sí importantes desafíos.

(Lea: ¿Por cuánto tiempo la Fed mantendría sus tasas en cero?)
El principal beneficio es que las tasas bajas en las principales economías del mundo pone a países como Colombia en el mapa, y les otorga un mayor atractivo para la llegada de capitales.

Como explica José Ignacio López, jefe de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, “ahora que estamos frente a un periodo prolongado de tasas bajas, eso tiene implicaciones importantes en los mercados, y para países como Colombia fue generar que los inversionistas tendrán que buscar cómo diversificar sus portafolios, buscar retornos mayores en países emergentes como el nuestro, y eso si bien no asegura como tal un flujo de recursos, sí incrementa el interés de invertir en TES, bonos o acciones. Es decir, llegarán más recursos globales”.

Esto se traduce en un beneficio importante, sobre todo en época de pandemia, pues significa que Colombia podrá financiarse de una forma más barata.

Según Camilo Pérez, gerente de estudios económicos de Banco de Bogotá, “mientras que un inversionista antes lograba un 2% en Alemania, hoy ese país tiene tipos negativos, por lo que se tienen que buscar países más riesgosos como Colombia para tener esa misma rentabilidad, y esto para nosotros es menor costo de financiamiento. A principio de siglo, el país pagaba 12% en pesos y 8% en dólares; ahora eso es 7% y 4% respectivamente, es un descenso importante, y con este panorama de tasas podría ser más bajo”.

No obstante, como resaltan los expertos, esta situación, que en principio beneficia al país, puede convertirse también en un riesgo.

El primer reto, según Pérez, es que esta toma de riesgo puede desembocar en burbujas o en preocupaciones por los precios de los activos, como se ha visto con algunos mercados. También, en un caso extremo, a una crisis financiera.

Pero no es el único desafío. Otro relacionado con el anterior es que los mercados de la región se vean envueltos en una mayor volatilidad, “pues estas inversiones no son estructurales, sino que entran y salen y eso podría crear grandes cambios durante los próximos años”, apunta López.

Y el experto de Corficolombiana resalta otro riesgo del país, y es que el bajo costo de la financiación desincentive a Colombia de realizar reformas estructurales y generar mayores desórdenes fiscales en medio de la recuperación, o que impulse proyectos menos productivos.

En twitter: @rlopezper

Fuente: Portafolio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: