Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Anda Seat Fnatic Edition: una semana probando una silla gamer y mi espalda me lo va a agradecer mucho tiempo

5

Ilustración para el artículo titulado

Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo

Cuando me propusieron analizar la nueva Anda Seat Fnatic Edition, una silla Gamer que también está destinada al trabajo u oficina en casa, tuve mis dudas. En primer lugar, porque le suelo dar al diseño en general, y al de los muebles en casa en particular, un alto valor y, seamos sinceros, la sillas Gamer son todas, sin excepción, un atentado al buen gusto. Esta tenía el añadido de ser una edición limitada de un equipo de Esport, con su logotipo lo suficientemente grande como para que alguien ajeno al mundillo como yo nunca más pueda tener la puerta del despacho abierta sin sentir vergüenza ajena. Y naranja.

Advertisement

Finalmente acepté, y lo cierto es que, no solo no me arrepiento, ahora me cuesta pensar en otro tipo de silla para pasar tantas horas sentado delante de la pantalla. Mi espalda me lo va a agradecer durante mucho tiempo.

Los que trabajamos en casa, y supongo que en 2020 cada vez somos más, sabemos de la importancia del orden en el escritorio donde vamos a pasar muchas horas. Cuando hablo de orden no me refiero a tener los papeles y bolígrafos perfectamente alineados junto con el resto de elementos que mantienen nuestro TOC bajo mínimos, me refiero a una serie de conceptos básicos que debemos ir ajustando para que la rutina en un entorno donde apenas nos movemos no acabe dañando nuestras articulaciones, principalmente la espalda.

Por ejemplo, el monitor debe quedar a la altura de nuestros ojos, con una distancia en horizontal en la que debemos ser capaces de tocar la pantalla con la punta de los dedos (con el brazo totalmente estirado). El teclado y ratón, a poder ser, deberían ir en el borde de la mesa, de forma que podamos llegar a ellos sin modificar los brazos de su ángulo de 90 grados. También, cada cierto tiempo (yo lo hago cada hora), conviene levantarse unos minutos, moverse un poco y, a poder ser, realizar alguna serie de ejercicios para estirar.

Advertisement

Sea como fuere, todo esto, que seguramente ya lo has escuchado antes, sirve de muy poco si la silla que tienes no cumple unos mínimos requisitos. Y es en este punto donde muchos fallamos, ¿qué silla me compro?

Lo cierto es que no hay una respuesta universal, porque dependerá de varios factores, como tu peso, altura o si quieres algún tipo de ajuste especial para paliar alguna dolencia. Dicho esto, lo que nunca debes hacer cuando estás buscando una silla de trabajo donde vas a pasar gran parte del día es fijarte única y exclusivamente en el diseño. Yo siempre lo hice, y ahora que tengo la espalda de un señor (aún más) mayor, la Anda Seat me ha cambiado la perspectiva por completo.

Advertisement

Y sí, a pesar de que tenga motivos naranja.

Anda Seat, de Mercedes Benz y BMW a los Esport

Ilustración para el artículo titulado

Imagen: Anda Seat

Advertisement

Anda Seat se fundó en el año 2007 como una marca deportiva, de hecho, en sus comienzos era el fabricante de asientos para autos Mercedes o BMW de carreras. Luego se expandieron ofreciendo soluciones de asientos para estadios de fútbol. Finalmente, en 2012 cambiaron radicalmente su negocio con la floreciente industria de los juegos y los Esport, proporcionando sillas OEM para marcas líderes. En 2014, Anda Seat comienza a ofrecer sillas de juego bajo su propia marca, y así hasta hoy.

El modelo que nos enviaron es su último lanzamiento, la silla Fnatic Edition que, como su nombre indica, refleja el acuerdo que tienen con su último socio, el grupo de Esport más exitoso de la última década, una organización que nació en 2004 y cuyos equipos compiten en títulos como Counter-Strike: Global Offensive, Dota 2, Heroes of the Storm y, sobre todo, League of Legends, siendo los ganadores del primer LOL World Championship en 2011 y en poder de varios récords del campeonato europeo.

Advertisement

Montaje, calidad y diseño

La Anda Seat tras sacarla del embalaje

La Anda Seat tras sacarla del embalaje
Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo

Advertisement

Lo primero que asusta si no estás familiarizado con las sillas gamer es el tamaño de la caja y el peso de la misma. Sin embargo, el montaje no lleva más de 30 minutos como mucho (lo hice yo solo). Básicamente, son tres grandes partes (base, asiento y respaldo) y Anda Seat incluye dos llaves Allen con las que enroscar y ensamblar el conjunto siguiente fácilmente las instrucciones.

Una silla Gamer buena que se precie, y en general cualquier silla de trabajo, debe ser pesada, y la Anda Seat lo es. Pero una vez armada cobra sentido, porque los 30 kilos que arrastra dan como resultado un conjunto robusto, fuerte y cómodo.

Advertisement

Se trata de una silla XL (las dimensiones son 42 x 60 x 91 cm), por tanto, muy muy grande, lo que en realidad significa que prácticamente la puede utilizar cualquiera. El asiento es enorme, con espacio de sobra para todo tipo de traseros, y es apta, según Anda Seat, para personas de hasta 200 kg con el asiento bloqueado en posición vertical (más adelante hablaremos de esto).

Nada que objetar a la calidad final una vez construida, y aquí probablemente vemos el trabajo recorrido anteriormente por la compañía cuando fabricaban asientos para BMW o Mercedes. La silla, una mezcla de estructura de metal, cuero sintético y una espuma que moldea y promete aguantar “toda una vida”, luce como el asiento de un auto de carreras.

Advertisement

La Anda Seat montada

La Anda Seat montada
Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo

El cuero sintético puede resultar una decepción para algunos, pero si Anda Seat la hubiera forrado con cuero real el precio de la silla hubiera subido por las nubes. En cualquier caso, el material utilizado es de primera calidad (el mismo que te encuentras en muchas de las marcas de alta gama en los autos). Además, la cubierta es bastante gruesa, lo que supongo que repercutirá en una vida realmente larga.

Advertisement

El diseño no va a engañar a nadie antes de comprarla. Si eres fan de Fnatic te va a entrar por los ojos. Si eres fan de los Esport, seguramente te gustará, e incluso si simplemente te gusta el diseño que suele llevar la etiqueta “gamer”, la silueta de la Anda Seat Fnatic Edition te va a encantar.

Y sigo, porque el logotipo de Fnatic está cosido en el costado del reposacabezas y en la almohadilla de la zona lumbar, y la parte delantera y trasera de la silla muestran el logo de Anda Seat cosido, todo en un conjunto negro con motivos naranja brillante que no deja indiferente a nadie. Soy consciente que, en este sentido, el diseño de una silla gamer no está dirigida a mí, sino a un sector más amplio (y posiblemente joven) de la población.

Advertisement

Sin embargo, eso iba a dar igual si la silla cumplía con su cometido.

Una silla para todo

Ilustración para el artículo titulado

Imagen: Anda Seat

Advertisement

La espalda, y mi columna vertebral, ha ido menguando y agarrotándose con el paso de los años. Cada cierto tiempo sufro de dolores y tirones crónicos, y en muchos casos por mi culpa, porque al pasar largas jornadas de trabajo frente a la pantalla acabo adoptando posturas que van deteriorando mi columna en sillas que, estéticamente se veían muy bien, pero en el fondo eran malas para mi maltrecha condición.

En esta semana larga que llevo con la Anda Seat esos dolores no han aparecido ni una sola vez, y no creo que sea casualidad. Para empezar, porque incluye dos respaldos extraíbles que, fuera de la estética y los gustos de cada uno, son tremendamente funcionales.

Advertisement

En ambos casos la silla permite adaptarlos a la altura que tengamos, fijándolos con un par de cordones elásticos que corren alrededor del respaldo. Se trata de dos almohadas, una de apoyo lumbar y otra para el cuello, de espuma viscoelástica densa (de poliuretano).

Advertisement

Me gustaría destacar en este caso la lumbar, ya que el soporte de espuma es tan grande que ocupa prácticamente la mitad de la espalda. Un detalle nada baladí, ya que una vez ajustada a tu posición se convierte en la joya de la corona de la Anda Seat. Solo así he conseguido trabajar largas jornadas sin preocuparme por mi postura, si estoy o no encorvando la espalda.

Advertisement

Como digo, es opcional colocarlas, pero sin ellas, al menos en mi caso, la silla pierde muchísimo. Otra vez, estéticamente no me convencen, con unas tiras que, vistas desde atrás, parecen un par de tirantes en una silla, pero son fundamentales ofreciendo un confort superior al poder adaptarlas a la posición y altura del que se sienta. Ambas almohadas están revestidas de terciopelo sintético muy suave, lo que es un plus para largas horas, ya sea trabajando o jugando, y harán que tu espalda no sude (o no tanto) como, por ejemplo, con el cuero sintético.

El otro punto destacable de esta silla Premium son sus ajustes. La silla cuenta con una reclinación de 90 a 160 grados con 5 posiciones bloqueables. Dicho de otra forma, con la silla podemos trabajar y jugar largas horas o, llegado el caso, echarnos una siesta. Por supuesto, la altura también se puede ajustar con los pistones de gas hidráulico de clase 4 de la base.

Advertisement

Además, incluye apoyabrazos 4D bastante grandes. Esto es muy práctico en casi todos los casos, ya que brinda un espacio enorme para descansar los brazos y aliviar parte de la tensión. Que sean “4D” significa que prácticamente se pueden ajustar en todas las direcciones (subirlos, bajarlos, moverlos adelante, atrás o inclinarlos hacia adentro o hacia fuera), por lo que puedes personalizarlo para encontrar la posición adecuada en cada momento.

Ilustración para el artículo titulado

Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo

Advertisement

Solo un pero a los 4D. En este caso tengo mis dudas para alguien que tenga un brazo más pequeño de lo normal, ya que queda un hueco cuando lo reclinamos hacia atrás y llegamos al tope.

Por cierto, la superficie que cubre los apoyabrazos no es plástico duro, es un tipo de espuma de alta densidad cuya textura ofrece elasticidad y agarre, otro detalle que destaca en la silla de alta gama.

Advertisement

El último de los ajustes se encuentra en la base inferior. Se trata de una palanca que desbloquea el control de reclinación, permitiendo reclinarte para relajarte. En Anda Seat lo llaman modo “ocio” y, en esencia, evita que el respaldo se bloquee si nos reclinamos hacia atrás, dando la sensación de que perdemos el equilibrio, aunque jamás nos caemos.

Conclusión

Estéticamente no hay mucho más que pueda añadir, le gustará a muchos, y a otros no tanto, pero una silla Premium es mucho más que la estética. Su precio, 349 libras / 400 euros / 449 dólares, la sitúa en una gama por encima de la media sin ser extremadamente cara, un buen precio para aquellos que buscan algo más que una silla estándar económica.

Advertisement

La recomiendo para aquellos que trabajen o pasen largas horas delante de una pantalla y tengan problemas de espalda. Cuenta con un tamaño apto para casi todos los usuarios, además de un gran número de ajustes y soportes lumbares y de cuello para mantener una postura correcta y adaptarse a diferentes posturas.

Además, y como plus, Anda Seat ofrece una garantía de estructura de por vida en el marco y seis años para las piezas, lo cual nos da una idea de la confianza que tiene la compañía en que este pequeño monstruo se vaya a destrozar.

Fuente: Gizmodo https://es.gizmodo.com/anda-seat-fnatic-edition-una-semana-probando-una-silla-1845075913

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: