Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Cementerio de libros congrega a los lectores en las redes sociales

7

Mientras lee, alguien se detiene en una frase, y en vez de pasarle un resaltador o doblar la esquina de la hoja, le hace una fotografía y decide compartirla con su grupo. El grupo, en este caso, se compone de cientos de miles de seguidores de Cementerio de libros (en Instagram ya casi son un millón).

La cuenta también está representada en Twitter y en Facebook, y aterriza en el sitio web Cementeriodelibros.com, donde es posible, además, encontrar reseñas.

El fundador es Felipe Puerta, de 29 años. Llegado de Colombia de niño, vive en Guayaquil y desde aquí fue donde empezó con la idea de darle título y autor a frases, célebres y desconocidas, que a menudo se comparten sin precisar de dónde salieron.

Los lectores, llegan, dejan su aporte y a cambio llevan una frase nueva y una curiosidad extra. “Vienen de cualquier parte del mundo, todos los días y a toda hora. A la gente le gusta ser parte, ser mencionado, interactuar con otros seguidores”, dice Puerta, quien con otros dos miembros del equipo hace una verificación de los datos antes de publicar.

Los administradores gustan hablar con los seguidores de la cuenta, que empezó en Instagram y se extendió a Twitter y a Facebook para finalmente tener su página web respondiendo a los pedidos por reseñas de libros. Son los seguidores los que han hecho crecer la cuenta, asegura Puerta. “Queremos saber de dónde nos escriben, por qué leen”.

¿Y por qué lee la gente que sigue al Cementerio de Libros? “Creemos que conectan con emociones, sentimientos, experiencias, situaciones y personas”. No en vano Buzzfeed los eligió en 2016 como una de las 21 cuentas más románticas para seguir en Instagram. (No se asumen como una cuenta intelectual ni para intelectuales).

Estas emociones se agitaron durante la pandemia, y esto modificó también la dinámica. “Hubo un crecimiento exponencial de seguidores. La interacción se elevó. La gente se abocó a esto, en el país donde estuviera, necesitaban abstraerse de las noticias y enfocarse en los libros. Nos decían: ‘Necesito salir de la realidad por la que estoy pasando’”.

Una de estas experiencias fue la de una lectora que llevó al Cementerio un libro de su abuelo, un escritor aficionado cuyo mayor placer era leer para los nietos. Ella buscaba homenajear la memoria del abuelo, fallecido a causa de la pandemia.

¿Qué dicen los escritores? El apoyo a las cuentas sobre literatura

Otro factor del crecimiento del Cementerio de Libros se debe también al apoyo de escritores contemporáneos que lo recomiendan o, al visitar Ecuador, le extienden invitaciones a sus recitales y presentaciones. Entre ellos están la escritora y poeta española Elvira Sastre, el poeta y cantautor español Marwan, el poeta colombiano Jorge Valbuena y el español de origen rumano Miguel Gane.

El equipo de Cementerio de Libros empezó con Puerta y su biblioteca personal, y ocasionales colaboraciones de amigos. Ahora son diez personas en Latinoamérica y Europa, escribiendo, editando, ilustrando y seleccionando los aportes de los lectores. A esto último se dedican tres editores, cuyo norte es promover la lectura, sin darle a la cuenta afinidad política, religiosa ni deportiva.

“Hemos aprendido sobre la marcha el manejo de las redes, hemos hecho algo empírico”, dice el fundador. “Cuando nos damos cuenta de que algo se nos ha pasado, lo bajamos y pedimos disculpas, porque tratamos de que nuestra palabra no sea la única que valga”.

Seguidores de toda Latinoamérica

El Cementerio empezó como un hobby, y aunque el equipo dedica muchas horas al día a generar contenido y hablar con la gente, Puerta no siente que sea un trabajo. “Es nuestro proyecto de vida. Los seguidores leen la frase y por ella se van al libro. Intentamos crear un lugar donde puedan encontrar más libros del género que les guste”.

Antes de la pandemia, habían desarrollado actividades presenciales, a través del sistema de intercambio de libros, pero hasta ahora eso no ha ocurrido en Ecuador, sino en países donde está la mayoría de los seguidores: Colombia, México, España y Argentina.

Así que quieren persistir en este rescate de los lectores, una cultura que se pierde, opina, “porque no encontramos el género que nos gusta. Cuando somos niños nos dan a leer cosas que son magníficas, como los clásicos”, pero esto termina por alejar a muchas personas de los libros, y a temprana edad.

Si uno encuentra el tipo de lectura que le gusta, caminará solo y nadie más tendrá que decirle que lea.

Leer, entonces, no es una actividad intelectual ni debe ser forzada. No hay listados para ser buen lector o ‘leer bien’, es algo que han aprendido en estos años de recorrido. Ni hay razón para sentirse culpable por no haber leído o no haber gustado de algo que nos han recomendado.

En cambio, leer crea lazos, continúa Puerta, quien es economista, y al momento está trabajando con el grupo en un canal de YouTube para hacer reseñas, y buscando alianzas con escritores para tener conversatorios en vivo con los lectores. “Queremos ser un vínculo”. (I)

Fuente: EL UNIVERSO https://www.eluniverso.com/entretenimiento/2020/09/06/nota/7968673/libros-lectura-redes-sociales-cementerio-libros

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: