Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Acuerdo de Punto Final para salud, a paso lento

8

Una de las promesas de Iván Duque durante su campaña a la presidencia fue la consolidación de una política central de saneamiento financiero en el sector salud. En otras palabras, un Acuerdo de Punto Final, que fue incluido en la ley del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022.

Para hacerlo realidad, el Gobierno ofreció apropiar un presupuesto vía endeudamiento de 6,7 billones de pesos a fin de pagar las deudas que el sistema de salud tiene con el régimen contributivo (unos 5,2 billones) y el régimen subsidiado 1,2 billones).

Pero mientras en el subsidiado la cobertura de esas deudas se acerca al 60 por ciento, en el contributivo es menos del 1 por ciento, porque las EPS no pasan las cuentas de cobro.

Lea también: ‘Hay que recuperar confianza en sistema de salud’: gerente de Coomeva 

En buena medida, estas deudas corresponden a servicios de salud que, pese a no estar cubiertos por el plan obligatorio de salud (o no POS, hoy Plan Básico de Salud), han sido prestados a los afiliados por las EPS y recobrados al sistema.

Vale anotar que la ejecución del acuerdo ha ido avanzando con el cubrimiento de deudas del no POS (no PBS) del régimen subsidiado. A la fecha se han cubierto cerca de 700.000 millones del monto para este régimen.

La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) asegura, sin embargo, que en el contributivo ese avance ha sido menor. Al revisar el cronograma que diseñó la Administradora de los Recursos del Sistema de Salud (Adres) para sacar adelante este proceso, a la fecha las EPS del régimen contributivo deberían haber radicado facturas por 3 billones de pesos, pero solo hay cuentas por 170.000 millones radicadas y 20.000 millones aprobados.

Qué ocurre

El orden establecido para este proceso indica que las cuentas deben ser presentadas, radicadas y revisadas por las EPS del contributivo; para esto, el Gobierno ha facilitado medios y métodos para reconstruir todas estas cuentas a través de una malla de validación; no obstante, ni este tema puntual ni el acuerdo en general avanzan.

Las EPS del régimen contributivo tienen una explicación para la demora en la radicación de cuentas. En una carta remitida al Presidente de la República la semana pasada, Gustavo Morales, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), manifiesta el propósito de las EPS afiliadas a ese gremio de avanzar en el proceso de saneamiento definitivo de las cuentas acumuladas por recobros en el régimen contributivo.

Afirma que han sostenido reuniones con el Ministerio de Salud para revisar puntos que consideran necesarios para facilitar el logro de dicho propósito; entre estos se cuentan la posibilidad de hacer desistimientos parciales de las demandas en curso, las reglas sobre prescripción de facturas, la interpretación de algunos aspectos de los fallos de tutela y temas relacionados con la aplicación en los tiempos de los valores máximos de recobro y controles de precios de medicamentos.

Todo con la idea de acordar interpretaciones razonables y despejar inquietudes aún existentes. “En ese empeño estamos comprometidos desde el inicio del proceso y esta carta es la expresión formal de dicha convicción”, remata Morales.

Lea también: La encrucijada de los hospitales y clínicas en plena emergencia

La ACHC también envió una comunicación al presidente Iván Duque en la que manifiesta la preocupación del sector hospitalario por la dilación del proceso, pues las EPS recobran a la Adres los servicios no POS prestados a sus afiliados y, al validar a través de mallas de información esos montos, la Adres gira directo a los hospitales lo que les deben las EPS.

Por eso, los prestadores, que siempre han visto en el acuerdo la posibilidad de recuperar lo que se les debe, piden la directa intervención de Duque para que se materialice lo prometido.

Insisten en que se haga un corte para que las EPS se ajusten desde el plano técnico y financiero a las condiciones que exige el acuerdo, pues consideran que han tenido suficientes plazos para ponerse en orden: “Asaltan dudas frente a las razones para no querer sanear esas cuentas de manera real, en sus registros contables”, advierte Juan Carlos Giraldo, director general de la ACHC.

Juan Gonzalo López, presidente de la junta directiva de Acemi, reitera que este es un tema complejo y no puede verse como un simple asunto de presentar cuentas; afirma que se trata de un complejo análisis de soportes, requisitos, mallas de validación, auditorías y revisiones, que requieren reprocesamiento permanente.

Pese a eso, Giraldo insiste en que los mecanismos fijados por el acuerdo sean acogidos de forma obligatoria y reitera la solicitud de que se preserven “las fuentes de financiación (los 6,7 billones anunciados) y que sean evaluadas otras opciones en caso de que esto no se concrete”.

¿Y las deudas corrientes?

En un reciente informe sobre la cartera del sector salud a diciembre del 2019, la Supersalud concluyó que la brecha en la cartera entre las EPS y las IPS (hospitales y clínicas) es de 2,8 billones de pesos.

En concreto, la diferencia entre las cuentas por cobrar de los hospitales y las que tienen que pagar las EPS por servicios prestados a sus afiliados se encuentra en un monto que, si bien es de ese nivel, constituye un mejor reconocimiento de facturación respecto a reportes anteriores.

Le puede interesar: Deudas a hospitales y clínicas superan los $ 40 billones: Procuraduría

Este informe de cartera presenta, en esencia, el conjunto de obligaciones pendientes de pago, entre las cuales están las cuentas por cobrar, radicadas y no radicadas por los hospitales, a las cuales se les han descontado los giros directos que han recibido y se comparan con las reservas y los pasivos de las EPS (sin incluir las indígenas).

En ese sentido, mientras que en diciembre de 2019 las cuentas por cobrar de los hospitales bordearon los 18 billones de pesos, el reconocimiento de las aseguradoras fue de 16,8 billones.

En el mismo sentido, agrega la Supersalud, teniendo en cuenta que las EPS reportaron 2,6 billones de las cuentas por cobrar a los hospitales por concepto de giros anticipados y otros, estos a su vez reportaron 1,1 billones de cuentas por pagar a las EPS por conceptos similares, lo que deja una cartera neta de 14,1 billones reconocidos por pagar y de 16,9 billones por cobrar de los hospitales, que representan los 2,8 billones mencionados.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Fuente: El Tiempo https://www.eltiempo.com/economia/sectores/en-que-van-el-saneamiento-de-las-deudas-entre-actores-del-sector-salud-537612

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: