Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Ponce, cogido al entrar a matar al primer toro en El Puerto

12

Actualizado:06/08/2020 21:21h Guardar

Una emoción contenida hasta las ocho en punto de la tarde se desató en El Puerto de Santa María. Todas se desbocaron, las del corazón y las de la razón. Sobraban los motivos. Es 6 de agosto, la fecha herrada con el fuego de la pasión en el calendario de la tauoromaquia. El acontecimiento de la temporada se celebra en una Plaza Real, como se recalcó por megafonía entre aplausos y vivas al Rey. A los Reyes, a Don Felipe y Don Juan Carlos, a quien recordaban en los tendidos por su incondicional apoyo a la Fiesta de los toros. La Fiesta de todos. Las notas del Himno Nacional treparon por la ciudad de los Cien Palacios. La gente en pie. Las lágrimas nublaban algunos ojos. Y asomaron completamente en el minuto de silencio por las víctimas del Covid-19, con un toque de trompeta en homenaje a los caídos. Son muchos los que se fueron antes de que saliera el sexto toro desu vida, tan cruel a veces. Aquella música callada se rompió con un mayúsculo «¡viva el Rey!» de una garganta de tendido alto. A coro respondió la parroquia con un viva, interrumpido solo por ese «pónganse la mascarilla a la altura de la nariz» y «fumen solo lo imprescindible».

Y apareció el primero, «Rompeolas», una pintura creda para embestir. Y así lo hizo en las verónicas de saludo, en las que Enrique Ponce ganó terreno con prestancia. Tras una buena lidia de la cuadrilla, Ponce hizo una faena de las suyas, con la elegancia y el temple de su sello. Hubo un cambio de mano que enamoró, y no solo a la A que dibuja en las arenas. Con el levante incordiando cada vez más, continuó con muletazos con relajo y algunos enganchones. Faltó limpieza por el viento, pero hubo momentos que encandilaron. Y de los aplausos al susto: pinchó en el primer encuentro y, en el segundo, al enterrar la estocada, el de Juan Pedro le prendió por el brazo, lo encunó unos segundos y lo lanzó al ruedo. Con Ponce inmóvil, afortunadamente el toro no hizo por él y no hubo consecuencias que lamentar. El valenciano saludó una gran ovación.

Ver los comentarios

Fuente: ABC https://www.abc.es/cultura/toros/abci-vivas-corrida-puerto-santa-maria-202008062032_noticia.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: