Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Ajo, cebolla, vino y una pizca de bilis de buey: la poción medieval capaz de matar superbacterias

4

La receta del colirio de Calvo, como se encuentra en un texto médico anglosajón antiguo

La receta del colirio de Calvo, como se encuentra en un texto médico anglosajón antiguo
Imagen: University of Warwick

Una receta de 1000 años para tratar infecciones oculares podría conducir a una forma poco ortodoxa de combatir la resistencia a los antibióticos. Es el segundo estudio que realizan sobre el brebaje.

Advertisement

Ajo, cebolla, vino y una pizca de bilis de buey. Todo un brebaje de brujas, aunque como muestra un nuevo artículo de Scientific Reports, esta receta medieval, llamada “colirio de Bald”, es efectiva para evitar varias cepas desagradables de bacterias, incluidas las que han evolucionado a antibióticos resistentes.

De hecho, el nuevo documento, dirigido por Freya Harrison de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Warwick, destaca una forma poco apreciada de obtener compuestos antibacterianos. Muchos antibióticos previamente efectivos ya no funcionan, ya que los gérmenes están desarrollando nuevas defensas contra ellos, por lo que es importante desarrollar estrategias alternativas. Los textos medievales, si bien una fuente aparentemente extraña de información médica, podrían ayudar a este respecto.

Advertisement

Las plantas se han utilizado como medicamentos contra la infección durante milenios, y solo hemos arañado la superficie para comprender su verdadero potencial”, dijo Cassandra Quave, una etnobotánica de la Universidad de Emory que no participó en la nueva investigación. “Este estudio es emocionante porque demuestra cómo las mezclas de ingredientes vegetales específicos, como los que se encuentran en el colirio de Bald, a veces pueden funcionar mejor que los componentes individuales en la lucha contra la infección”.

De hecho, como muestra la nueva investigación, la potencia del colirio de Bald no podría reducirse a un solo ingrediente. Para que funcionara, todos los ingredientes tenían que estar presentes, destacando la importancia de estudiar combinaciones de compuestos.

Advertisement

El nuevo estudio es una continuación de una investigación previa realizada por Christina Lee de la Universidad de Nottingham. Lee había estado estudiando el Leechbook de Bald, un libro de texto médico anglosajón que contenía consejos y recetas de medicamentos, lociones (o ungüentos) y tratamientos. El libro, escrito alrededor de 905 CE, fue encontrado en la Biblioteca Británica. Intrigada por el colirio de Bald, Lee, con la ayuda de otros expertos, descubrió que la loción era sorprendentemente efectiva como un compuesto antibacteriano contra Staphylococcus aureus (MRSA), un estafilococo que puede causar infecciones graves e incluso mortales.

El colirio de Bald recreado.

El colirio de Bald recreado.
Imagen: University of Warwick

Advertisement

Para el nuevo estudio, Harrison y sus coautores recrearon la infusión, probándola contra cinco cepas bacterianas, incluidas las bacterias planctónicas y las biofilms, siendo esta última una colonia bacteriana compleja a menudo equipada con atributos resistentes a los antibacterianos.

Específicamente, el colirio de Bald se aplicó a modelos de infección de tejidos blandos, incluidas las infecciones por Acinetobacter baumanii (a menudo encontradas en heridas de guerra), Stenotrophomonas maltophilia (comúnmente relacionado con infecciones pulmonares), Staphylococcus aureus (a menudo relacionado con infecciones quirúrgicas) y Staphylococcus epidermidis (asociado con infecciones como amigdalitis, escarlatina, celulitis y fiebre reumática). Estas bacterias también se encuentran en las úlceras del pie diabético, y todas han mostrado diversos grados de resistencia a los antibióticos estándar.

Advertisement

Según el documento, las pruebas del colirio de Bald demostraron una “actividad antibacteriana prometedora” contra estas bacterias, ya sea en forma de plancton o biofilm. La mezcla medieval no era dañina para las células humanas o los ratones, lo cual es una buena noticia, ya que sugiere que el compuesto podría reconstituirse como un tratamiento efectivo para las infecciones.

Que una mezcla de cebolla, ajo, vino y bilis de buey pueda funcionar tan bien en este contexto es bastante sorprendente, y está claro que el inventor de esta infusión tenía conocimiento. En cuanto a cómo funciona, eso ahora presenta un poco de misterio.

Advertisement

El ajo contiene alicina, que, si bien es eficaz contra las formas planctónicas de bacterias, no es muy eficaz para combatir los biofilms, como el tipo de bacteria que se observa en las úlceras del pie. En consecuencia, los investigadores dicen que el colirio de Bald es la suma de sus partes totales. 

Hemos descubierto que la potente actividad anti-biofilms del colirio de Bald no se puede atribuir a un solo ingrediente y requiere la combinación de todos los ingredientes para lograr la actividad completa”, escribieron los investigadores.

Advertisement

De hecho, la nueva investigación muestra la importancia de obtener compuestos antibacterianos con múltiples ingredientes, como explicó Harrison en un comunicado de prensa de la Universidad de Warwick.

La mayoría de los antibióticos que usamos hoy en día se derivan de compuestos naturales, pero nuestro trabajo resalta la necesidad de explorar no solo compuestos únicos sino también mezclas de productos naturales para tratar infecciones de biofilms”, explicó Harrison. “Creemos que el descubrimiento futuro de antibióticos a partir de productos naturales podría mejorarse mediante el estudio de combinaciones de ingredientes, en lugar de plantas o compuestos individuales. En esta primera instancia, creemos que esta combinación podría sugerir nuevos tratamientos para las heridas infectadas, como las úlceras diabéticas de pies y piernas”.

Advertisement

Esta no es la primera vez que los científicos han encontrado valor en las medicinas antiguas. El año pasado, Quave fue coautor de un artículo que investiga las plantas medicinales utilizadas durante la Guerra Civil de EE. UU. Los remedios, encontrados en una guía de campo de la Guerra Civil Confederada, describieron tres remedios tópicos basados en plantas, todos los cuales exhibían potencial antimicrobiano.

Fuente: Gizmodo https://es.gizmodo.com/ajo-cebolla-vino-y-una-pizca-de-bilis-de-buey-la-poc-1844567858

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: