Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

GENTE – Nieves Álvarez: En los 90 sería impensable presentar moda sin desfiles

17

Desde que Nieves Álvarez comenzara su trayectoria como modelo han pasado veintiocho años, en los que firmas como YSL, Givenchy o Stéphane Rolland han hecho de la madrileña su musa atemporal, que encuentra en “la pasión y la determinación” las claves definitivas para mantenerse en una industria que se reinventa constantemente y en la que la juventud y la novedad son una carta de ventaja.

Los nervios del primer desfile

 Nieves Álvarez (Madrid, 1974) es una de las modelos españolas con mayor trayectoria internacional. Su metro ochenta y sus facciones felinas y clásicas, acompañadas de pasión y trabajo han hecho de la maniquí un estandarte de la belleza española. Desde que Álvarez se subiera por primera vez a una pasarela con dieciocho años han pasado casi tres décadas.

“Mi primer desfile fue terrible, estaba tan nerviosa y lo hice tan mal que hasta mi madre se fue de la sala, pero en esta vida todo se aprende”, rememora entre risas Álvarez durante una videoconferencia online en el espacio virtual “Caixa Bank Talks”.

Casi veintiocho años después, la maniquí aterrizaba este domingo en Madrid tras volver de la Semana de la Alta Costura de París, epítome de la moda y donde Álvarez, además de haber lucido una melena rizada que ha levantado pasiones en redes sociales, ha protagonizado el “Fashion film” presentado por el diseñador Stéphane Rolland, del que la madrileña es musa, recuperando el ritmo de trabajo tras la cuarentena.

Un vídeo “ambientado en los años setenta”, en el que Rolland, al igual que muchos diseñadores, ha presentado mediante Álvarez y en formato virtual su  última colección: “Yo empecé en el año 92, y dos años después estaba desfilando en París, en aquel entonces habría sido impensable presentar las colecciones de una forma que no fuera presencial”, explica sobre este nuevo formato y sobre las tecnologías, que “han permitido que estos meses estemos unidos además de conectados”.

“En mi profesión, como en otras muchas, la cuarentena ha ralentizado el ritmo de trabajo, aunque he realizado algunas sesiones de fotos en mi casa con la cámara del móvil, guiada por el fotógrafo”, cuenta sobre sus últimos meses, y aunque cree que algunas fórmulas digitales que han surgido durante la cuarentena “han llegado para quedarse”, Álvarez cree que “no hay nada más bonito y humano que el contacto”.

Momentos para el recuerdo

A escasos días de aterrizar, la madrileña reflexiona sobre su trayectoria, que sigue viviendo “tan intensamente” como cuando comenzó, un punto que considera esencial para mantenerse en esta industria: “me mueve la inquietud y las ganas de crecer y aprender”, detalla como uno de sus secretos, que marida en una ilusión incombustible con el paso del tiempo.

Entre los recuerdos más apreciados de su carrera, Álvarez lo tiene claro: “Yves Saint Laurent marcó un antes y un después en mi vida, tuve la suerte de entrar en su taller durante doce años y empaparme del arte que es la moda”, explica.

“Cuando estoy frente a las cámaras o voy a desfilar, el corazón me va a mil por hora y me consumen los nervios, la gente siempre se sorprende de esta reacción después de tantos años, pero creo que es una sensación preciosa que me recuerda lo mucho que puedo dar y aprender”.

Perfeccionista

Aunque desde que Nieves Álvarez era una adolescente que “estudiaba las editoriales de Linda Evangelista” hasta ahora las cosas han cambiado, la madrileña sigue encontrando en la moda un conducto para “explorar la creatividad” y mostrar al mundo “las diferentes mujeres” que encarna al ponerse frente a los focos, en una actitud que sigue siendo perfeccionista: “tengo pendiente aprender a relajarme, se nos olvida que a veces nuestro peor enemigo somos nosotros mismos”, detalla.

Y es que, la industria de la moda no es un ámbito sencillo, ya que requiere “de una gran fortaleza mental para aprender a vivir con el rechazo en castings”, una parte inherente en la carrera del modelaje.

Aunque para Álvarez, es solo una pequeña parte de un compendio en el que sale ganando: “como en todas las profesiones exige elegir unas cosas sobre otras y trabajar duro, pero te permite conocer culturas y personas maravillosas”, cuenta sobre una profesión que es pasión, y de la que Nieves Álvarez es musa e icono.EFE

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.