Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

FÚTBOL SALA – Inter Movistar hace buenos los pronósticos y se lleva el título de liga

4

Sin Ricardinho, pero con una competitividad fuera de toda duda. Así se forjó el último título liguero de Movistar Inter, logrado en el Pabellón Martín Carpena en una fase final totalmente opuesta a lo habitual pero que ha vuelto a dejar pinceladas de un gran fútbol sala y ha vuelto a poner de manifiesto el enorme dominio del club de Torrejón.

Ni fue un partido fácil el de cuartos de final, ni el de semifinales y por supuesto, tampoco lo fue la final ante ese heróico Viña Albali Valdepeñas, cuya fe les llevó hasta el partido por el título y soñaron con todo hasta el final. Después de eliminar a Movistar Inter en la Copa, esta vez no pudieron con los madrileños, más certeros y más eficaces.

El final dela primera parte, clave

Fueron decisivos los dos últimos minutos de la primera parte, un momento clave en el que se forjó la victoria de Inter. Ahí anotaron dos goles y lanzaron un puñetazo al estómago del rival, que vio como recibían ambos tantos por un par de errores poco habituales en ellos.

Antes de eso, el conjunto de Valdepeñas había estado mostrando su mejor versión. Pese a encajar el primer tanto cuando el partido todavía se estaba desperezando, lograron equilibrar la contienda a eso del minuto diez merced a un buen lanzamiento de penalti.

Dominó el resto del primer acto Movistar, que encontró esos dos goles clave en el momento más importante de la final.

Se notó especialmente en los primeros instantes de la reanudación, pues le costó a Valdepeñas encontrar el ritmo al partido y encerrar a los azules, algo que terminaron logrando a base de empuje, de garra y de corazón. En otra jugada a balón parado lograron el 3-2, un resultado que seguí obligándolos a otros dos tantos, pues el empate valía a los madrileños gracias a su condición de haber acabado mejor en la liga regular.

Sigue el dominio de Inter Movistar

Nunca desfalleció Valdepeñas, que siguió intentándolo hasta el final. Primero chutó dos veces a los palos y más tarde, cuando faltaba algo más de un minuto para el final, lograban ese 3-3 que les dejaba a tan solo un gol de la mayor machada de la historia.

Pero no hubo tiempo para mucho más, el partido murió en esos segundos finales sin una última ocasión de Viña Albali, que vio como Movistar Inter sumaba su quinto título en seis años y el décimo cuarto entorchado de su historia.

[email protected]

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: