Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Reviva el concierto de Metallica en Bogotá en 1999

5

Durante más de 20 años ha permanecido el mito de que aquel 2 de mayo de 1999 se encontraron más de 100.000 personas en el Parque Simón Bolívar para recibir por primera vez a la banda californiana Metallica, el concierto que para muchos colombianos es el más impactante que se ha vivido en el país, incluso hasta hoy, cuando se han visto muchos más espectáculos de gran impacto.

¿Será realidad aquella cifra o el producto de una exageración de los cronistas del momento? Se dice que en el área donde se desarrollan los conciertos en el parque no pueden entrar físicamente más de 70.000 personas, eso respetando las disposiciones de seguridad y los espacios que requieren las tarimas. Pero esa noche el parque metropolitano bogotano estaba a reventar.  Así que el dato nunca se podrá comprobar.

Sin embargo, videos de la misma jornada, como la apertura de la banda colombiana Darkness, dan cuenta de cómo el área de conciertos ya estaba llena para horas de la tarde, en medio del sobrevuelo de helicópteros.

Lo que sí es definitivo es que hubo un antes y un después en los conciertos en Colombia esa noche y que también fue una fecha muy importante para Metallica: este lunes, el décimoquinto de los ‘Metallica Mondays’ que la banda ha organizado durante la cuarentena obligatoria para mantenerse en contacto con sus fanáticos, fue dedicado al concierto del 2 de mayo en Bogotá, con una retransmisión a través de Youtube.

Lars Ulrich, el baterista de la banda y el encargado de sus “relaciones sociales”, fue quien antes de transmitir el concierto salió frente a las cámaras celebrando el haber encontrado este material en formato VHS en sus archivos, lo que permitió digitalizarlo y llevarlo a los fanáticos de todo el mundo. 

Metallica en Bogotá en 1999Metallica en Bogotá en 1999

Las mejores imágenes del concierto de Metallica en Bogotá

Así se vio el concierto de Metallica en Bogotá en 1999 (la fotografía corresponde a un concierto más reciente).

A este concierto le precedía la mala prensa. Así lo explicaba una nota de este diario, publicada ese día, antes del show: “No pocos han recordado los disturbios de la visita de Guns N Roses en las cercanías del estadio El Campín, que motivaron la clausura de este escenario para más conciertos y rompieron las negociaciones con otras bandas que iban a venir, entre ellas Metallica”.

También fue un concierto diferente a los otros tres que traerían a Metallica a Bogotá (2010, 2014 y 2016), pues fue el único con Jason Newsted como bajista de la banda. El músico sería separado posteriormente, en uno de los episodios que marcaron al grupo de manera irreversible.

La calidad visual del material impide comprobar si realmente había tal cantidad de personas en el parque, entre recesos de canciones apenas es posible visualizar en la oscuridad las luces de los puestos de seguridad y logística, y se escucha a la masa corear las canciones de la banda.

El anuncio del ‘Metallica Monday’ dedicado a Bogotá se dio el mismo lunes, en horas de la mañana, lo que despertó la melancolía de los fanáticos:

Esto dijo la crónica del día siguiente

Estos son apartes de la crónica que EL TIEMPO publicó al día siguiente, el 3 de mayo de 1999:

“Las puertas se abrieron a las 12 del mediodía, El Pájaro (un fanático que había llegado desde Armenia) logró meterse en el primer grupo, sin importarle el tener que dejar tirada la carpa y la comida que trajo desde la zona cafetera, corrió afanado a pesar de que faltaban todavía cinco horas para que empezara el espectáculo.

Después de pasar tres filtros de requisa, donde le hicieron quitar hasta los zapatos, desbaratar el cinturón y dejar los cigarrillos, este paisa entró a la plaza de eventos, que hacia las 3 p.m. ya parecía un hormiguero: más de 100.000 personas fueron llenando cada rincón.

El ambiente fue pesado: en la filas había gente consumiendo alcohol y el olor a marihuana llegaba de todas partes. Ayúdenme, se muere , gritaba un joven de pelo largo, quien cargaba a otro hombre herido. Según el muchacho, al pelao le dio un barillazo en la cabeza, un man de Fuerza de Paz . Gente de la cruz Roja se lo llevó a una de las ocho carpas, junto con varios desmayados.

La botellas y bolsas llenas de agua o comida volaban e iban a parar en la cabeza o en el cuerpo de algún descuidado. Los coros de hijuep…, hijuep… , se repetían por todo el escenario. Hombres y mujeres mechudos, con tatuajes en los brazos, el pelo pintado de colores y, algunos, con pantalones de cuero, levantaban la mano para hacerles pistola a sus vecinos de enfrente.

Sueños de metal Ya adentro y ubicados, la cosa se fue calmando. Un perrito caliente, una bolsita de agua y un cachito , mientras empieza lo bueno . La emoción y la dificultad de la entrada se fue olvidando. Quienes insistieron en hacerse en primera fila no pudieron sentarse en todas la tarde y aguantaron los empujones de los de atrás.

Quienes decidieron que el mejor puesto era un poco más lejos, tuvieron tiempo de hablar, mostrarse sus camisetas y hasta de dormir, estoy desde la 5 a.m. y lo todavía falta mucho, por eso voy a descansar un poco , afirma Gabriel Blanco.

Mientras tanto, las 600 personas de Fuerza de Paz, las 80 de la Cruz Roja, los 20 del Instituto Distrital de Recreación y Deporte, además de la gente de la Defensa Civil y los cientos de agentes de la Policía y de Bomberos, revisaban todo, tratando de aplacar los ánimos que a veces se tornaban ásperos.

(Le puede interesar: así ha sido el amor de Juanes y Metallica)

Las graderías del Simón Bolívar se convirtieron en una pasarela. Chifladas a la gorda que se parecía a Marbelle, besos y silbido para la mona de voluptuosas figuras y groserías para el que pasaba haciendo amagues de bajarse los pantalones al estilo Mockus.

Hacia las 4:30 p.m., el cielo amenazaba con lluvia, y los asistentes que dormían empezaron a despertar de su letargo. Los que permanecieron despiertos, ahora lo estaban más: llegó el momento de pelearse, a codo, el mejor puesto.

Cuando no había empezado la música, el saldo del concierto era de 100.000 personas reunidas en el concierto más grande que se ha visto en Colombia, un herido grave y cerca de 20 desmayados”.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Fuente: ElTiempo https://www.eltiempo.com/cultura/musica-y-libros/reviva-el-concierto-de-metallica-en-bogota-en-1999-512500

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: