Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

La traición a los ecologistas le pasa factura a Macron, que ya desempolva el traje verde

5

29/06/2020 19:22Actualizado: 29/06/2020 21:03

“Tomo la decisión de dejar el Gobierno (…) No quiero mentir más”. Esta declaración de principios, pronunciada por quien fuera el fichaje estrella de Emmanuel Macron para asumir la cartera de Ecología, Nicolas Hulot, en pleno directo radiofónico, el 28 de agosto de 2018, resuena hoy con más fuerza que nunca. Las elecciones municipales, cuya segunda vuelta se celebró este domingo, suponen un verdadero batacazo para la formación macronista, gran perdedora del escrutinio, sacudida por la victoria histórica de Europa Ecología-Los Verdes (EELV).

Lejos queda el eslogan del presidente galo, ‘Make Our Planet Great Again’, en respuesta a la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París, una frase vacía de verdaderas políticas y compromisos ecológicos. El descalabro del partido presidencial, que no tuvo ningún reparo en sellar alianzas con la derecha conservadora en múltiples localidades para frenar el avance de los ecologistas, paga hoy las consecuencias de su duplicidad e inacción en materia medioambiental.

Ciudades como Lyon, Burdeos, Estrasburgo, Poitiers, Grenoble, Besançon o Colombes, se tiñen de verde. En París y Marsella, la victoria también está ligada a Europa Ecología-Los Verdes. Tras el escrutinio, la formación liderada por Yannick Jadot se erige de manera indiscutible como una fuerza política de primer orden. El éxito de los ecologistas pone de relieve los vicios de la estrategia macronista, cuyo estandarte original no era otro que “ni de izquierdas ni de derechas”. Sin embargo, lejos del equilibrio y de su aclamado centro, La République en Marche (LREM) selló 76 alianzas con la derecha y tan solo 33 con la izquierda en las ciudades con más de 9.000 habitantes en el marco de estas elecciones municipales.

El frente antiecologista se derrumba

Al fracaso de sus alianzas con la derecha frente a los verdes, se suman las críticas de aquellos que ven en dichas coaliciones un “frente antiecologista”. En el ojo del huracán, la ciudad de Lyon, donde el exministro del Interior, Gérard Collomb, selló una coalición junto al partido conservador Les Républicains (LR). “LR y LREM organizan una coalición anticlimática para bloquear a los ecologistas en Lyon y Burdeos (…) Antes de la pandemia, todos los discursos eran verdes, por ejemplo Gérard Collomb decía: ‘La ecología es fantástica’ y ahora que [los ecologistas] Bruno Bernard y Grégory Doucet han obtenido un muy buen resultado en Lyon, es urgente levantar una barrera [de cara a la segunda vuelta], un poco como los tanques del Ejército Rojo en 1981”, reprobaba el pasado 2 de junio Julien Bayou, secretario nacional de Europa Ecología-Los Verdes.

En Lyon, feudo del macronismo por excelencia, el resultado del escrutinio no deja lugar a dudas: con un 52% de los votos frente a un 29%, el ecologista Grégory Doucet se impuso al aspirante de la coalición conservadora Yann Cucherat. A pesar de la derrota, Gérard Collomb, al frente de la alcaldía durante dieciocho años, no lamenta su alianza con Les Républicains: “Veíamos que había una ola verde extremadamente fuerte (…) Tratamos de frenarla con esta coalición pero la ola era demasiado enérgica (…) Si no hubiéramos realizado esta alianza (…) habríamos perdido sin duda todos los distritos”, comentó el exministro macronista tras conocer los resultados electorales.

Emmanuel Macron se reunió este lunes con Angela Merkel. (Reuters)Emmanuel Macron se reunió este lunes con Angela Merkel. (Reuters)
Emmanuel Macron se reunió este lunes con Angela Merkel. (Reuters)

Lejos de cuestionar su estrategia, en el seno del partido presidencial apuestan por resaltar la tasa de abstención récord: el 59% de los franceses no acudieron este domingo, 28 de junio, a las urnas, una cifra histórica ligada a una crisis sanitaria que suma más de 28.800 víctimas mortales en Francia. En este contexto, los comentario del Palacio del Elíseo se limitaron a resaltar la “preocupación” de Emmanuel Macron “por la débil tasa de participación en las elecciones municipales”. Un discurso repetido por su acólitos. “Todo el mundo comenta esta noche las #Municipales2020 pero, en realidad (…) es la abstención la que prevalece”, escribió, por ejemplo, la diputada de la mayoría macronista Olivia Grégoire en su cuenta de Twitter. “No puede haber un mensaje de carácter nacional en un escrutinio local que ha desplazado al 35-40% de los franceses”, defendió también Pierre Person, delegado general adjunto del partido, evitando cualquier autocrítica.

Tratando de sobreponerse del batacazo y adelantarse a los posibles reproches dirigidos contra la estrategia ‘anti-ecolo’ de su partido, el delegado general de LREM, Stanislas Guerini, defendió la noche del domingo el historial verde del Ejecutivo. “Desde el inicio del quinquenio, hemos convertido la ecología en una prioridad. Con nuestra mayoría, cerramos centrales de carbón, votamos una ley prohibiendo la producción de hidrocarburos (…) Esta noche, los franceses nos dicen que tenemos que ir más rápido”, alegó en el plató de France 2.

Basta con retroceder de nuevo hasta 2018, para comprobar que el cambio de velocidad en materia ecológica evocado por el delegado macronista no es, ni mucho menos, un nuevo reclamo. Fue Nicolas Hulot, al dimitir de su puesto en el seno del Gobierno, quien acusó a su partido de “tratar de mantener un modelo económico que está causando todos estos desórdenes climáticos”. “Estamos dando pequeños pasos y Francia está haciendo mucho más que otros países, pero ¿son suficientes los pequeños pasos? La respuesta es no”, zanjó por aquel entonces el exministro.

Desenfundar el traje verde

Casi dos años después, parece que la conclusión sigue siendo la misma. A pesar de la abstención, existe un electorado que se ha movilizado para exigir un cambio de rumbo en materia medioambiental. Una movilización que LREM no podrá ignorar de cara a las próximas citas con las urnas. “La lección para LREM me parece clara: el futuro del progresismo no está en alianzas tristes con la derecha dura (…) Además de perder las elecciones, habremos perdido nuestra alma”, comentó el exdiputado macronista Matthieu Orphelin (Maine-et-Loire), miembro del ala izquierda de la mayoría parlamentaria, al diario ‘Le Monde’.

El centro de gravedad de la mayoría actual no es la ecología, no es lo social (…) No habrá verdes en el Gobierno

En este contexto, Emmanuel Macron se reunió la mañana de este lunes con los delegados de la Convención Ciudadana por el Clima. Un momento ideal para vestirse de verde. “Esta reunión es muy oportuna, permitirá al presidente dar una respuesta inmediata a lo que un cierto número de franceses ha expresado en las urnas”, comentó al mismo diario un consejero del Elíseo, anunciando “el momento ‘ecolo’ del quinquenio”.

Pero Europa Ecología-Los Verdes, no tiene previsto participar en este capítulo, ni formar parte del Gobierno de LREM. “El centro de gravedad de la mayoría actual no es la ecología, no es lo social (…) No habrá EELV en el Gobierno”, aseguró este lunes David Cormand, secretario nacional de la formación ecologista. Por su parte, el líder del partido, Yannick Jadot, conocedor de la destreza del presidente en materia de comunicación, instó a Macron a “actuar” sin valerse del “oportunismo ecológico”.

Fuente: El Confidencial https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2020-06-29/macron-francia-ecologistas-elecciones-verdes_2660787/

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: