Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Desempleo, una amenaza global

29

En el momento en el que la crisis sanitaria del coronavirus empezaba a golpear diversos países, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó la advertencia de que la pérdida de empleos a nivel mundial podría llegar a los 25 millones.

(Lea: Coronavirus ya deja 10 millones de desempleados en Estados Unidos)

Hoy, con bastante más de 1’000.000 de contagiados en todo el planeta, algunos empiezan a pensar que ese dato podría ser incluso conservador si la pandemia no se logra frenar pronto y se extienden las cuarentenas y confinamientos.

(Lea: ¿Quiénes pueden acceder al subsidio de desempleo?)

Estas medidas, que ya aplican para más de la mitad de la humanidad, según los datos recopilados por la agencia AFP, han impulsado el cierre de fábricas y comercios, así como fuertes golpes a sectores como el turismo y otros segmentos de servicios, grandes generadores de empleo y que, ante la baja en sus ingresos y operaciones, muchos han incurrido en despidos.

(Lea: Las medidas con las que se busca proteger el empleo en el país)
Los datos hacia esa dirección hablan por sí mismos. Estados Unidos se ha convertido en el epicentro de la pandemia, no solo porque desde hace días es el país con más contagiados, sino porque sus cifras laborales son las más preocupantes.

La semana pasada se apuntaron como desempleados 6,64 millones de estadounidenses, que se unen a los 3,28 millones de la semana anterior. Es decir, en 15 días suma más de 10 millones de empleados que pidieron la prestación social, la mayor subida desde 1982.

Otro reporte del país indica que en marzo se eliminaron en la principal economía del mundo 701.000 empleos, lo que aumentó el dato de desempleo hasta el 4,4%, desde el mínimo histórico de 3,5% en el que se encontraba en febrero. Algunas autoridades han apuntado que, de seguir la tendencia, el nivel de desocupación en el país podría ascender hasta el 10% (el mayor dato desde 2010), mientras que otros expertos e informes plantean incluso la posibilidad de un 20%.

Pero esta situación no se limita tan solo a Estados Unidos, sino que es ya es una situación que golpea a gran parte de los países y, especialmente, a los más afectados por la pandemia del coronavirus. Por ejemplo, España anunció que en las últimas dos semanas se registraron 900.000 personas menos afiliadas a la seguridad social, mientras que el desempleo aumentó 302.265 personas, hasta los 3,5 millones totales. Ambos cambios son los mayores en la historia del país, a pesar que el Gobierno prohibió los despidos por la crisis sanitaria.

Francia también presentó cifras al respecto. En ese país el Gobierno lanzó un plan de desempleo parcial, al cual se acogieron ya más de 4 millones de trabajadores del país, lo que alcanza al 20% de la cifra global del país. La razón de esta medida es evitar los despidos masivos.

De hecho, el resto de Europa ya está viendo los golpes por desempleo, tanto los países con más dificultades, como los más ricos. Por ejemplo, Noruega, que se encuentra entre los primeros puestos de calidad de vida, cuenta al cierre de marzo con un desempleo de 11,7%, su dato más alto desde la Segunda Guerra Mundial. Su vecino nórdico, Suecia, estima que el dato podría llegar hasta el 9% en el 2020.

Peor le ha ido a Austria, cuyo nivel de desempleo se ubica en el 12,2%, una cifra que no registraba desde 1947 y que supone un incremento de 52,5% en las últimas dos semanas. El banco central de Irlanda, por su lado, aseguró que esta tasa podría llegar incluso hasta el 25% en el segundo semestre, mientras que Alemania ya da por hecho que se incrementarán los desocupados en su economía, lo que supondría la primera alza en años.

Por supuesto, Latinoamérica no es ajena a esto, e incluso enfrenta la situación con niveles más elevados. Por ejemplo, Colombia presentó un desempleo de 12,2% en febrero, sin que aún se registrara influencia del coronavirus. En América Latina en su conjunto, las personas sin trabajo podrían pasar de los 25 millones actuales a 27 millones, según las estimaciones que hizo la OIT.

Incluso, el organismo mundial apuntó recientemente que el impacto será más pronunciado en los jóvenes de la región, de los que afirmó que en este momento hay alrededor de 9,4 millones sin empleo, 23 millones son los conocidos ‘ninis’ (ni estudia ni trabaja) ,y 30 millones solo tienen labores precarias.

“Estamos asistiendo a una subida histórica del desempleo, pues vemos incrementos en el número de personas sin trabajo muy altos y generalizados en el mundo, lo que va a hacer que muy pronto podamos llamar la situación actual como una depresión económica. Estamos viendo por un lado la fuerte caída de ingresos de la producción, así como el efecto financiero, la pérdida de valor, y si a esto le sumamos esa destrucción de trabajos en el mundo, si no cambia la cosa esto no será una recesión, sino una depresión”, apunta Jorge Restrepo, profesor de economía de la Universidad Javeriana.

Eso sí, cabe destacar que la situación, según los expertos, varía según el sistema de cada país en cuanto al golpe social que supondrá el coronavirus. “Vemos una clara diferencia entre los países europeos y Estados Unidos, que históricamente ha procurado impulsar que se subsidie lo menos posible, tan solo con el Obamacare se incluyó una pequeña protección. Esto quiere decir que Europa está un poco más protegida, no es lo mismo una tasa de 20% en una economía con tradición de estado de bienestar, que la misma cifra en Estados Unidos”.

No obstante, las cifras y el miedo que ha generado el coronavirus ha generado que el desempleo se haya convertido en una de las preocupaciones principales de los ciudadanos a nivel internacional, y uno de los impactos más visibles de la pandemia mundial.

Fuente: Portafolio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.