Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

Bill Russell, Emiliano, Meneghin, Lolo Sainz y otras leyendas de máximo riesgo

22
Bill Russell muestra a MARCA dos de los 11 anillos de c ampeón que...
Bill Russell muestra a MARCA dos de los 11 anillos de c ampeón que ganó con los Celtics.
ÁNGEL RIVERO

Hace muchos años que sus zapatillas de deporte están confinadas en los trasteros y sus chándales y camisetas sin mangas ya no ocupan sitio en sus armarios. Si acaso, en los museos, junto a los trofeos y medallas que conquistaron en un tiempo lejano. Hace más de 30 años que ninguno de ellos juega al baloncesto, pero estos días convulsos están disputando el partido de sus vidas, y ante el peor rival al que jamás se hayan enfrentado: el coronavirus.

Las leyendas del baloncesto mayores de 70 años están entre la población de alto riesgo, esa con la que se está cebando el maldito virus. Por su edad, son los más vulnerables a esta letal epidemia. Están entre los abuelos y padres de edad avanzada que estos días nos tienen en vilo a todos, y como ellos, se mantienen enclaustrados en sus casas, sin ver a sus seres queridos para evitar contagios, y extremando al las precauciones para fintar a una enfermedad inmune a su glorioso pasado.

En esa franja más frágil se encuentran mitos de muchos equipos españoles, como los madridistas Carmelo Cabrera (70 años), Clifford Luyk (78), Walter Szczerbiak (70), Vicente Paniagua (72), Vicente Ramos (73), Wayne Brabender (74), Carlos Sevillano (79), Lolo Sainz (79) o Emiliano Rodríguez (82), entre otros. También los estudiantiles Juan Martínez Arroyo (76) y Gonzalo Sagi-Vela (70), o el ilustre Nino Buscató (79), exjugador del Joventut y el Barcelona. Toda una generación de pioneros, los que pusieron los cimientos sobre los que el baloncesto española edificó sus éxitos muchos años después.

Todos ellos son conscientes de lo vulnerables que son estos días. Al contrario que algunos jóvenes, se tomaron muy en serio las advertencias de las autoridades sanitarias desde que se inició el combate con este devastador COVID-19. Son conscientes de que les va la vida en ello. Lolo Sainz, leyenda viva del madridismo como jugador y entrenador, y exseleccionador español, es uno de esos padres del baloncesto español que vive estos días con preocupación e incertidumbre.

Desde su casa, donde lleva más de dos semanas enclaustrado, el mito blanco atendió a MARCA y contó sus sensaciones ante esta pandemia, inquietudes idénticas a la que vive toda la gente de edad avanzada estos días difíciles. “Nosotros no tenemos ningún síntoma”, dice refiriéndose a él y a su mujer, Marita. “Pero la situación es un poco triste. Parece que descargamos todo en las personas mayores, que son los más indefensos, pero parecen culpables de todo. Habría que luchar por las personas mayores y protegerlas mucho más, porque ves cada cosa que te pone los pelos de punta“.

Lleva el confinamiento de forma ejemplar, aunque lamenta no poder dar esos paseos interminables que acostumbraba a dar a diario con su esposa: “Hay que tener mucha paciencia, yo soy deportista y obedezco las leyes, pero es duro. Estás acostumbrado a una manera de vivir y esto te cambia. Yo llevo años saliendo cada día a pasear con mi mujer y ahora tenemos que hacerlo por un pequeño jardincito que tenemos alrededor de la casa. Y acabamos mareados. Es un desajuste para las personas, rompe tus hábitos y los de tu trabajo”.

ALEJADOS DE SUS NIETOS

Aunque lo que más echa de menos es no poder ver a sus ocho nietos, dos chicos y seis chicas a los que adora, para evitar en la medida de lo posible un contagio involuntario. Es un abuelo facilón: “Me encantan mis nietos, pero ahora no los veo. Pueden ser portadores de la enfermedad aunque no tengan síntomas y podrían transmitírnoslo. Además, hay tres que están en Sevilla, pero hablo de vez en cuando con ellos a través de Facetime”. Tiene claro que toda precaución es poca ante este asesino despiadado: “No salimos a la compra, nos la traen a casa nuestros hijos, Y seguimos las normas de higiene, lavándonos mucho las manos y todo eso”, confiesa.

Sin salir de Europa, otra leyenda, Dino Meneghin, uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto italiano, vive con angustia la situación de su país, que presenta un balance de víctimas dramático: 81.000 infectados y más de 8.000 muertos. “Cada día es una nueva tragedia. Cientos de personas mueren, miles enferman y no vemos el final”, asegura el mítico pívot del Varese y el Olimpia Milán, entre otros equipos. “Estamos muy tristes. Gracias a Dios que mi familia está bien, pero perdí a dos amigos durante la pandemia. Ni siquiera pudimos ir al funeral”.

El exjugador de 70 años sigue el confinamiento a rajatabla: “Reconocimos de inmediato que esto sería muy peligroso y nos encerramos. No somos jóvenes y tenemos que tener cuidado. Si la gente se quedara en casa de inmediato, todo sería diferente ahora. A los jóvenes no les importaba esto, pensaron que eran como Superman. Hace diez días las calles estaban llenas de jóvenes, estaban entrenando, caminando, haciendo deporte, había niños en todas partes”, lamenta.

Y lejos de Europa, en Estados Unidos, donde la pandemia comienza a hacer estragos (78.000 infectados y más de 1.000 muertos) son muchas las leyendas de la NBA que debido a su avanzada edad intentan no ponerse a tiro de esa letal enfermedad que no sabe de anillos ni tiene miramientos con los MVP. Como Bill Russell (86), el más laureado de la historia con 11 títulos de campeón y cinco galardones de MVP conquistados con los gloriosos Celtics.

SEPTUAGENARIOS DE LA NBA

También Elgin Baylor (85), ex de los Lakers; Oscar Robertson (81), ex de los Royals y los Bucks y elegido como uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA; el mito angelino Kareem Abdul-Jabbar (72); o el inolvidable Dr J, Julius Erving (70), que como hacía en los Sixers intenta un salto infinito por encima de esta cruel pandemia que amenaza a la población de su edad, toda una generación que vive estos días angustiada.

Bill Russell cumplió 86 años el mes pasado, mantiene su aspecto robusto y sigue con buena salud. Todavía se le puede ver en los grandes eventos de la NBA como en los All Star o en las Finales, donde el trofeo de MVP lleva su nombre. “Es una gran preocupación para mi generación, hay que ser inteligentes, cuidarnos y mantenerse seguros”, afirma el mito, que se congratula de la suspensión de la NBA por esta pandemia: “David Stern estaría orgulloso de Adam Silver y su decisión de suspender la temporada de la NBA. Fue la decisión correcta. Mantener a todos a salvo es la prioridad número uno en momentos como estos”.

El día que el señor de los anillos Bill Russell saltó sobre un rival… desde el tiro libre

También aplaudió la cancelación temporal de la NBA el legendario Kareem Abdul-Jabbar (72), que además cargó contra el presidente de Estados Unidos: “La NBA podría haberse arrastrado, como han hecho algunos Estados, y sacar hasta el último dólar a la gente antes de cerrar. Pero no, han puesto la salud pública por encima del interés particular. Algo que Trump no puede decir”, criticaba el creador del mítico Sky Hook o gancho del cielo que patentó él.

Suscríbete a la Newsletter de Basket de MARCA y recibe en tu correo electrónico, de lunes a domingo y a primera hora de la mañana, las noticias exclusivas, entrevistas, reportajes, gráficos y vídeos que marcarán el día en la NBA, Liga Endesa, Euroliga y el resto del mundo de la canasta.

Fuente: MARCA https://www.marca.com/baloncesto/2020/03/28/5e7e66df46163f96038b45ec.html

Anuncios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: