Portal #1 de los Dominicanos en la Ciudad de New York

El hombre que cambió el rumbo del baloncesto español

35

ACB Liga Endesa La opinión de Nacho Duque

Rudy Fernández señala durante un partido del Real Madrid.
Rudy Fernández señala durante un partido del Real Madrid.
ACB Photo

Rudy Fernández, con su fichaje por el Madrid, modificó el panorama de la canasta en España. Con permiso de Laso y de todos los apóstoles del Lasismo que han pasado por la plantilla, la llegada del alero fue el origen de esta victoriosa era blanca.

Dentro de la peor semana de la temporada, el Madrid recibió una buena noticia para eliminar un poco el mal sabor de las dos derrotas en Moscú. El club anunció la renovación de Rudy Fernández por dos temporadas más, hasta junio de 2022. El alero finalizará su vinculación con 36 años. Será ya blanco de por vida, como ha deseado en público en más de una ocasión. No es descartable que incluso ocupe un cargo en la entidad cuando decida retirarse.

“He renovado dos años por el Madrid, el mejor club del mundo, que me lo ha dado todo. Ojalá podamos seguir cosechando títulos como estos últimos años”, declaró Rudy en las redes sociales después de hacerse oficial su continuidad como jugador del club blanco, con el que ha conquistado 17 títulos: cinco Ligas, cuatro Copas, cinco Supercopas, dos Euroligas y una Intercontinental.

El alero está en disposición de alcanzar las 10 temporadas con el Madrid. Disputó algunos partidos durante el cierre patronal de la NBA en el curso 11-12 y al siguiente ya llegó para quedarse. Su aterrizaje cambió el rumbo del baloncesto español. Hasta entonces mandaba el Barça de Xavi Pascual, que aplastaba a los blancos en cada Clásico. En Valdebebas aún se felicitan por aquella operación, pues los azulgranas también pretendían a Rudy. De haberle sumado a Juan Carlos Navarro y todo el potencial de que disponían, podían haber extendido su dinastía en España e incluso haberla llevado a Europa.

Pero el Madrid supo convencer al mallorquín y él puso al equipo en otro nivel. Con permiso de Pablo Laso y todos los apóstoles del Lasismo que han formado parte de la plantilla en los últimos años, el salto de calidad lo dio Rudy, alguien que podría formar la Santísima Trinidad de la canasta en España junto a Pau Gasol y Navarro. “Es uno de los grandes jugadores españoles de todos los tiempos y lo sigue demostrando”, dijo el entrenador madridista hace poco.

El alero dispone de una asombrosa clarividencia sobre la cancha. Pocos ven y entienden el juego como él tanto en defensa como en ataque. La mejor parte de su anatomía es su cerebro. Eso le ha servido para reciclarse. En su juventud se basaba especialmente en el físico. Su despliegue le permitía jugar por encima del aro y hacer entradas suicidas. Tanta costalada, especialmente una en un partido de los Blazers tras un castañazo de Trevor Ariza, le destrozó la espalda. Se acabó volar. En su madurez, su juego se ha vuelto más perimetral y cerebral. Tiene mérito.

El alero, ahora parado por molestias en esa dichosa espalda, es uno de los mejores two-way players de Europa, decisivo a los dos lados de la pista. Su intensidad y su capacidad para anticiparse a lo que va a pasar es decisiva en defensa. La racha de tiro que llevaba antes de lesionarse (17/24 en triples), en ataque. Su baja se notó en la doble jornada en Moscú, la primera de los blancos con dos derrotas. Metieron 55 puntos al CSKA, su peor ataque del curso añorando los triples de Rudy (y Randolph). Y recibieron 102 del Khimki, su peor defensa echando de menos su defensa. Su presencia cambia al Madrid como cambió el baloncesto español.

Fuente: MARCA https://www.marca.com/baloncesto/acb/opinion/2020/01/18/5e232ba7ca4741c8448b459f.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: